Los apa­ra­tos II

Perfil (Domingo) - - IDEAS - JAIME DU­RAN BAR­BA*

En la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, nues­tras so­cie­da­des se ur­ba­ni­za­ron gra­cias a la mi­gra­ción in­ter­na y a la apa­ri­ción de nue­vos va­lo­res que ter­mi­na­ron con su men­ta­li­dad ru­ral. Las pe­que­ñas ciu­da­des, en las que ca­si no exis­tían au­to­mó­vi­les y en las que ca­mi­na­ban ani­ma­les por cual­quier si­tio, se con­vir­tie­ron en me­gá­po­lis in­tran­si­ta­bles, con ca­lles pa­vi­men­ta­das, ates­ta­das de co­ches. Des­apa­re­ció la re­la­ción ver­ti­cal de au­to­ri­dad en­tre los pa­dres y los hi­jos, los maes­tros y los es­tu­dian­tes, los ecle­siás­ti­cos y los fe­li­gre­ses, los di­ri­gen­tes y los di­ri­gi­dos. Las re­la­cio­nes en­tre los se­res hu­ma­nos per­die­ron ca­li­dez, des­apa­re­cie­ron los ros­tros y se hi­cie­ron se­ria­les. Es inima­gi­na­ble que aso­me en un cen­tro co­mer­cial al­guien co­mo Ca­ye­tano Gang­hi, que con­fra­ter­ni­za­ba con los pa­rro­quia­nos mien­tras re­par­tía bol­sas de co­mi­da pa­ra pe­dir­les sus car­nets de vo­ta­ción. Per­so­na­jes así so­la­men­te so­bre­vi­ven en las zo­nas más apar­ta­das de al­gu­nos paí­ses, que son por­cen­tual­men­te mar­gi­na­les en cuan­to al nú­me­ro de vo­tan­tes y no de­ter­mi­nan el re­sul­ta­do de una elec­ción pre­si­den­cial.

El elec­to­ra­do cre­ció. Pa­sa­mos de so­cie­da­des en las que par­ti­ci­pa­ba en las elec­cio­nes un re­du­ci­do por­cen­ta­je de ciu­da­da­nos, a otras en las que vo­ta más del 90% de la po­bla­ción adul­ta. Los nue­vos elec­to­res no se des­po­li­ti­za­ron por­que nun­ca es­tu­vie­ron po­li­ti­za­dos. Ocu­rre sim­ple­men­te que an­tes no par­ti­ci­pa­ban del jue­go del po­der y aho­ra lo ha­cen a su mo­do. Mez­clan los va­lo­res, ac­ti­tu­des y creen­cias que les trans­mi­tie­ron sus an­ces­tros, con lo que apren­den en la te­le­vi­sión, las re­des y otras he­rra­mien­tas de la sociedad “ba­na­li­za­da”.

Par­ti­dos co­mo el PRI en Mé­xi­co o el pe­ro­nis­mo en Ar­gen­ti­na per­ma­ne­cie­ron en el po­der mu­cho tiem­po y pu­die­ron or­ga­ni­zar enor­mes apa­ra­tos que exis­ten co­mo ma­qui­na­rias elec­to­ra­les que obe­de­cen a las au­to­ri­da­des, que cuen­tan con fon­dos pa­ra man­te­ner­los. Los par­ti­dos de opo­si­ción no tie­nen apa­ra­tos im­por­tan­tes, por­que no tie­nen có­mo man­te­ner­los, y los idea­les que los mo­vían en la an­ti­güe­dad que­da­ron ob­so­le­tos.

Es dis­pa­ra­ta­do su­po­ner que se pue­da ha­cer po­lí­ti­ca ac­tual­men­te ca­mi­nan­do por las ca­lles, mi­ran­do lo que pa­sa y con­ver­san­do con di­ri­gen­tes que “tie­nen” vo­tan­tes. Las ciu­da­des cre­cie­ron de­ma­sia­do y no hay za­pa­ti­llas que aguan­ten pa­ra re­co­rrer­las en su to­ta­li­dad, hay que apren­der a ma­ne­jar co­ches, el goo­gle dri­ve y dro­nes. Tam­po­co es po­si­ble co­no­cer los pro­ble­mas de la gen­te mi­ran­do lo que pa­sa. Se desa­rro­lla­ron las cien­cias so­cia­les, exis­ten uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes que pro­du­cen in­ves­ti­ga­cio­nes que pro­por­cio­nan una in­for­ma­ción que es in­vi­si­ble a la mi­ra­da inocen­te de los ca­mi­nan­tes. La psicología ex­pe­ri­men­tal pro­du­jo mon­ta­ñas de li­bros que per­mi­ten co­no­cer las di­fi­cul- ta­des que te­ne­mos pa­ra com­pren­der la reali­dad, có­mo su­pe­rar­las, y si no es­tu­dia­mos el te­ma, las ca­mi­na­tas pue­den ser inú­ti­les. Ac­tual­men­te, ade­más de ca­mi­nar por las ca­lles, hay que sen­tar­se en las bi­blio­te­cas.

Fi­nal­men­te, hay que entender que los elec­to­res son más in­de­pen­dien­tes. Vo­tan mi­llo­nes de per­so­nas que de­di­can su tiem­po a co­sas que es­tán más allá de la po­lí­ti­ca: van a par­ti­dos de fút­bol, a es­pec­tácu­los mul­ti­tu­di­na­rios, rea­li­zan ac­ti­vi­da­des que des­pla­za­ron a los co­mi­tés po­lí­ti­cos de los ba­rrios co­mo cen­tros de so­cia­li­za­ción. No son pa­rro­quia­nos su­mi­sos que de­pen­den de di­ri­gen­tes lo­ca­les y la po­lí­ti­ca ocu­pa un lu­gar me­nor en sus preo­cu­pa­cio­nes.

Pa­sa lo mis­mo con los di­ri­gen­tes lo­ca­les, que ya no son obe­dien­tes co­mo lo eran en la épo­ca de las pi­rá­mi­des clien­te­la­res. Su pa­pel en la cam­pa­ña es vi­tal, no exis­ten me­dios elec­tró­ni­cos que pue­dan re­em­pla­zar­los, son los que me­jor co­no­cen lo que ocu­rre en ca­da si­tio, pe­ro aho­ra no quie­ren ser lí­de­res que obe­de­cen cie­ga­men­te a una cú­pu­la, sino que quie­ren ad­mi­nis­trar su por­ción de po­der. Tam­bién cam­bió su re­la­ción con los elec­to­res co­mu­nes, con los que ne­ce­si­tan desa­rro­llar una nue­va re­la­ción, es­cu­chán­do­los, com­pren­dién­do­los y per­sua­dién­do­los. En to­do el con­ti­nen­te, los di­ri­gen­tes an­ti­guos que no en­tien­den la ne­ce­si­dad de re­ci­clar­se es­tán en pro­ce­so de des­apa­ri­ción. *Pro­fe­sor de la GWU. Miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

CEDOC PER­FIL

EVI­TA. Hoy se­ría im­po­si­ble cons­truir una es­truc­tu­ra tan gran­de co­mo su fun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.