Acer­ca del re­for­mis­mo de Fran­ces­co

Perfil (Domingo) - - IDEAS - CAR­LOS GABETTA*

El dia­rio español El País, uno de los re­fe­ren­tes mun­dia­les de la bue­na pren­sa li­be­ral, pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do en el papa Fran­ces­co la ma­ne­ra de con­ci­liar su tra­di­ción lai­ca con el apo­yo al Va­ti­cano. Con bue­nas ra­zo­nes, pe­ro has­ta el pun­to de de­jar de la­do al­gu­nas re­glas ele­men­ta­les del pe­rio­dis­mo.

Un pri­mer, ex­ce­len­te ar­tícu­lo de Je­sús Ro­drí­guez, “La lu­cha por el po­der en la Igle­sia”, pu­bli­ca­do el 1812-16, re­su­me la fer­vo­ro­sa ac­ti­vi­dad in­ter­na de Fran­ces­co, cu­yo ob­je­ti­vo se­ría ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de su po­lí­ti­ca re­for­mis­ta. El de­ta­lla­do informe es­tá tru­fa­do de en­tre­vis­tas a al­tas per­so­na­li­da­des de la Igle­sia, tan­to del sec­tor con­ser­va­dor co­mo ofi­cia­lis­ta. “A es­te rit­mo de nom­bra­mien­tos, el papa Fran­cis­co ten­drá en me­nos de cin­co años el con­trol del Co­le­gio Car­de­na­li­cio”, nos di­ce. O sea, de quie­nes ele­gi­rán a su su­ce­sor y, por lo tan­to, la po­lí­ti­ca fu­tu­ra. “Fran­cis­co es­tá des­ha­cien­do los nu­dos del Va­ti­cano, lo que es­tá pro­vo­can­do una reac­ción fu­ri­bun­da en­tre los con­ser­va­do­res. Al­gu­nos ha­blan de po­la­ri­za­ción; los más alar­mis­tas, de gue­rra ci­vil”, apun­ta un mon­se­ñor. El ar­tícu­lo de­mues­tra que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo –y desafío– de Fran­ces­co es po­ner en mi­no­ría al sec­tor con­ser­va­dor. Así, sus ati­na­das in­ter­ven­cio­nes en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, su pro­gre­sis­mo, es­ta­rían su­bor­di­na­das a las ne­ce­si­da­des de la lu­cha in­ter­na. De lo que real­men­te se tra­ta es de re­for­mar la Igle­sia.

Los da­tos y la ar­gu­men­ta­ción son con­vin­cen­tes. Na­da, pues, que ob­je­tar al apo­yo de un me­dio a una po­lí­ti­ca re­for­mis­ta en una ins­ti­tu­ción in­flu­yen­te co­mo po­cas y que, co­mo po­cas, la ne­ce­si­ta. Pe­ro en cual­quier ca­so –y en par­ti­cu­lar en el de Ber­go­glio– el te­ma es des­ve­lar qué asun­tos con­cre­tos se pro­po­ne re­for­mar y có­mo, pa­ra de­ter­mi­nar al me­nos qué cla­se de re­for­mis­ta es. Ya que si nos ate­ne­mos a la his­to­ria y opi­nio­nes de Ber­go­glio, el po­pu­lis­mo au­to­ri­ta­rio, clien­te­lis­ta y co­rrup­to se­ría su mo­de­lo de re­for­mis­mo; el pe­ro­nis­mo, un ejem­plo a se­guir, en­tre otros del mis­mo pe­la­je.

La opor­tu­ni­dad de acla­rar el asun­to se pre­sen­tó cuan­do Fran­ces­co acep­tó otor­gar a El País una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va. Rea­li­za­da por Pa­blo Or­daz y An­to­nio Ca­ño, di­rec­tor del pe­rió­di­co, apa­re­ció des­ple­ga­da en por­ta­da y cin­co pá­gi­nas el 22-1-17. Lo sor­pren­den­te de es­ta muy in­tere­san­te en­tre­vis­ta es que el Papa apa­re­ce co­mo im­par­tien­do doc­tri­na per­so­nal y evan­gé­li­ca an­te dos dis­cí­pu­los cu­rio­sos y al­go in­quie­tos. Sal­vo una pre­gun­ta con­cre­ta sobre Do­nald Trump, Fran­ces­co no re­ci­be nin­gu­na otra pro­fe­sio­nal, pre­ci­sa, de ser ne­ce­sa­rio con el apor­te de da­tos y nom­bres, sobre te­mas co­mo el sa­cer­do­cio fe­me­nino, el di­vor­cio, el abor­to, la ho­mo­se­xua­li­dad, las enor­mes ri­que­zas y los es­cán­da­los fi­nan­cie­ros del Va­ti­cano; si­quie­ra sobre las mi­les de de­nun­cias de pe­de­ras­tia y abu­sos se­xua­les que la Igle­sia en­fren­ta des­de ha­ce dé­ca­das.

Una se­ria omi­sión de los he­chos y an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos. “Des­de que so­bre­vi­vió al Im­pe­rio Ro­mano, la Igle­sia Ca­tó­li­ca pa­só por to­das e hi­zo de to­do. Los pa­pas se­du­je­ron o so­me­tie­ron a mi­llo­nes, co­man­da­ron ejér­ci­tos, pro­vo­ca­ron ma­sa­cres, que­ma­ron he­re­jes, se en­ve­ne­na­ron en­tre ellos, se aman­ce­ba­ron, tu­vie­ron hi­jos y aman­tes. Acu­mu­la­ron for­tu­nas en to­das las épo­cas y sis­te­mas: con la es­cla­vi­tud, la ser­vi­dum­bre, el ca­pi­ta­lis­mo mo­nár­qui­co y el republicano; el co­lo­nial y el im­pe­ria­lis­ta. La Igle­sia Ca­tó­li­ca se en­fan­gó en las mi­se­rias y vio­len­cias de ca­da épo­ca, y de ca­da una ha sa­li­do, has­ta hoy, for­ta­le­ci­da. Es el me­jor sur­fer de la his­to­ria de Oc­ci­den­te” (es­ta co­lum­na, PER­FIL, 3-3-13).

En un mun­do agi­ta­do y es­co­ra­do a la de­re­cha au­to­ri­ta­ria, es­te papa, co­mo los de­más, ha­rá la po­lí­ti­ca que con­ven­ga a la so­bre­vi­ven­cia de la Igle­sia. En cual­quier ca­so, re­sul­ta omi­no­so ima­gi­nar un po­pu­lis­mo im­bui­do de mis­ti­cis­mo re­li­gio­so, va­ti­cano, con po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co glo­bal.

Nin­gún pun­to de vis­ta de­be­ría per­der de vis­ta los an­te­ce­den­tes de la Igle­sia y del pro­pio Ber­go­glio. *Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.