Vio­la­ción del de­re­cho a no mi­grar

Perfil (Domingo) - - IDEAS - OMAR ARGüELLO*

El Bre­xit, la elec­ción de Trump y el avan­ce elec­to­ral de Ma­ri­ne Le Pen son al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos más re­cien­tes que mues­tran la re­la­ción en­tre mi­gra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y res­pues­tas xe­nó­fo­bas en los paí­ses de lle­ga­da.

Fren­te a he­chos tan com­ple­jos los aná­li­sis se han li­mi­ta­do, en ge­ne­ral, a con­de­nar esas res­pues­tas aun cuan­do las mis­mas cuen­ten con apo­yo ciu­da­dano. La ló­gi­ca de esos aná­li­sis pa­re­ce apun­tar a que la so­lu­ción del pro­ble­ma pa­sa por for­ta­le­cer a la opi­nión pú­bli­ca, con lo cual no só­lo se ga­ran­ti­za­rían los de­re­chos de los mi­gran­tes, sino que ser­vi­ría ade­más co­mo freno al vo­to en fa­vor de pro­pues­tas au­to­ri­ta­rias.

Sin em­bar­go, la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma y las raí­ces es­truc­tu­ra­les del mis­mo acon­se­jan un diag­nós­ti­co más com­ple­to, que ayu­de a la bús­que­da de ac­cio­nes más efec­ti­vas. Un pri­mer pa­so de ese diag­nós­ti­co de­be se­pa­rar el ca­so de los des­pla­za­mien­tos de­ri­va­dos de ca­tás­tro­fes cli­má­ti­cas o bé­li­cas de los que res­pon­den a pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. En el ca­so de los pri­me­ros, se los con­si­de­ra re­fu­gia­dos, mien­tras que en el ca­so de los se­gun­dos se tra­ta efec­ti­va­men­te de mi­gran­tes, los que en ge­ne­ral se mue­ven por ra­zo­nes la­bo­ra­les. Las re­fle­xio­nes que si­guen se re­fie­ren a es­te úl­ti­mo ti­po de des­pla­za­mien­tos.

Las mi­gra­cio­nes ma­si­vas de per­so­nas con ba­ja ca­li­fi­ca­ción la­bo­ral, be­ne­fi­cio­sas pa­ra el país re­cep­tor en la épo­ca en que cu­brían ne­ce­si­da­des rea- les de su mer­ca­do, pro­du­cen hoy un in­cre­men­to des­con­tro­la­do de po­bla­ción que de­man­da más em­pleos y aten­ción so­cial. La fal­ta de con­trol sobre es­te in­cre­men­to po­bla­cio­nal po­ne en aprie­tos cual­quier es­tra­te­gia de desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Los paí­ses so­cia­lis­tas, de economía pla­ni­fi­ca­da, se pre­ser­va­ron de es­te obs­tácu­lo al no per­mi­tir la en­tra­da ma­si­va de mi­gran­tes, e in­clu­so lle­ga­ron a prohi­bir las mi­gra­cio­nes de sus na­cio­na­les den­tro de sus pro­pios paí­ses, tan­to en­tre re­gio­nes co­mo de áreas ru­ra­les a áreas ur­ba­nas. Chi­na prohi­bió el na­ci­mien­to de más de un hi­jo por ma­tri­mo­nio co­mo otro me­dio de con­tro­lar el cre­ci­mien­to de su po­bla­ción.

En los paí­ses con ins­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les, sin pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, la lle­ga­da ma­si­va de po­bla­ción crea, jun­to con las de­man­das ex­tra se­ña­la­das, ten­sio­nes so­cia­les que los ciu­da­da­nos co­mu­nes no es­tán en con­di­cio­nes de pro­ce­sar in­te­gra­da­men­te. Es­to los lle­va a reac­cio­nes xe­nó­fo­bas que se ex­te­rio­ri­zan me­dian­te su apo­yo a lí­de­res po­pu­lis­tas y au­to­ri­ta­rios que, su­po­nen, los de­fien­den de ese “pe­li­gro” que vie­ne de afue­ra.

To­do es­to in­di­ca que se re­quie­re de un diag­nós­ti­co que per­mi­ta iden­ti­fi­car las raí­ces es­truc­tu­ra­les del fe­nó­meno, pa­ra lue­go in­da­gar sobre las res­pues­tas ade­cua­das a los pro­ble­mas que pro­du­ce. Y esas raí­ces se ubi­can en los paí­ses ex­pul­so­res de po­bla­ción que no han crea­do las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra ase­gu­rar em­pleo, se­gu­ri­dad e in­gre­sos dig­nos pa­ra el conjunto de sus po­bla­cio­nes. A fal­ta de es­tas po­si­bi­li­da­des, los po­bres de esos paí­ses lo aban­do­nan to­do –sus fa­mi­lias, sus cos­tum­bres y su sen­ti­do de per­te­nen­cia– pa­ra in­ten­tar so­bre­vi­vir en un país ex­tra­ño. Con ese des­tie­rro se pro­du­ce ade­más la vio­la­ción de un de­re­cho fun­da­men­tal de las per­so­nas: el de per­ma­ne­cer en su tie­rra na­tal, es­to es, el de­re­cho a no mi­grar si no exis­te la li­bre de­ci­sión de ha­cer­lo.

Con esa ex­pul­sión de per­so­nas esos paí­ses “lo­gran” el des­cen­so del des­em­pleo, de la po­bre­za y de los con­flic­tos so­cia­les, ex­por­tán­do­los al país de lle­ga­da. Ocu­rre in­clu­so que sus go­bier­nos sue­len que­jar­se an­te el go­bierno re­cep­tor, “preo­cu­pa­dos” por el tra­to que se brin­da a los ciu­da­da­nos que han ex­pul­sa­do.

Sin aban­do­nar a los mi­gran­tes, víc­ti­mas tan­to en sus pro­pios paí­ses co­mo en los de lle­ga­da, de­be in­cor­po­rar­se al de­ba­te la idea de que sin com­ba­tir el atra­so eco­nó­mi­co de los paí­ses ex­pul­so­res se­gui­rán el éxo­do de per­so­nas, la vio­la­ción de sus de­re­chos a no mi­grar y la ten­den­cia de los ciu­da­da­nos del país re­cep­tor a vo­tar por pro­pues­tas po­pu­lis­tas y au­to­ri­ta­rias. *So­ció­lo­go.

AP

LE PEN. Rre­la­ción en­tre mi­gra­cioi­nes in­ter­na­cio­na­les y res­pues­ta xe­nó­fo­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.