Me­mo­ria, ver­dad, jus­ti­cia

Perfil (Domingo) - - IDEAS - ANGEL NU­ñEZ*

La fe­cha con­me­mo­ra­ti­va del 24 de mar­zo ya fue te­ma de dis­cu­sio­nes, por­que ha­bía si­do bai­la­da del vier­nes al lu­nes si­guien­te, pa­ra lue­go vol­ver a su fe­cha exac­ta. Me­di­da co­rrec­ta, a mi jui­cio, por­que no es un día alea­to­rio, sino una fe­cha pen­dien­te.

Me­mo­ria: es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que en el país se im­plan­tó una dic­ta­du­ra bru­tal y ge­no­ci­da. Siem­pre ha­brá gen­te que la reivin­di­que, es­to es inevi­ta­ble, y per­so­nas del Go­bierno mos­tra­ron la hi­la­cha al re­fe­rir­se a la mis­ma, de­fen­dién­do­la in­di­rec­ta­men­te al de­cir que la co­sa no fue tan gra­ve. Pe­ro lo fue. Y hay cues­tio­nes cen­tra­les pen­dien­tes: ver­dad y jus­ti­cia.

Ver­dad, por­que sigue ha­bien­do gen­te que no ve, y otros que quie­ren qui­tar­le im­por­tan­cia a lo ocu­rri­do. El ge­no­ci­dio de­ri­va­do del plan sis­te­má­ti­co de des­apa­ri­ción de per­so­nas es­tá con­fe­sa­do –el ex ge­ne­ral Vi­de­la lo pu­so por es­cri­to– y afir­ma­do en se­de ju­di­cial. Hay que in­sis­tir con es­to en el país que crea crí­me­nes bru­ta­les –la le­yen­da ne­gra con­tra Juan Ma­nuel de Ro­sas–, o que los nie­ga, co­mo ve­mos en es­tos días.

Ver­dad: aquí es­tá el pun­to oscuro que os­cu­re­ce to­do el res­to y que im­pi­de la pro­cla­ma­da re­con­ci­lia­ción. Lo más im­por­tan­te a di­lu­ci­dar no es so­la­men­te el nú­me­ro exac­to de víc­ti­mas, sino la pen­dien­te de­vo­lu­ción de los ca­dá­ve­res que la dic­ta­du­ra en­te­rró en lu­ga­res ele­gi­dos pa­ra que no se los iden­ti­fi­que. Pe­ro que ellos sa­ben dón­de es­tán, tie­nen to­dos los da­tos que pue­den per­mi­tir en­con­trar­los. Y no los han da­do a co­no­cer.

Es­to es te­rri­ble. No só­lo tor­tu­ra­ron y ase­si­na­ron a mi­les de per­so­nas de am­bos gé­ne­ros y de va­ria­das eda­des –es­to tam­bién es­tá pro­ba­do–: la ven­gan­za es aquí fa­mi­liar y he­re­di­ta­ria, por­que pa­sa de pa­dres y ma­dres ase­si­na­dos a sus deu­dos que los bus­can; o sea per­so­nas de su fa­mi­lia, as­cen­dien­tes, des­cen­dien­tes o co­la­te­ra­les. Que no sa­ben qué pa­só, ni de qué se los acu­só –por su­pues­to que na­die pu­do de­fen­der­se–, lue­go có­mo los ma­ta­ron, aun­que lo que sa­be­mos es que siem­pre fue de ma­ne­ra bru­tal, ni dón­de los en­te­rra­ron o ti­ra­ron.

¿Pen­sa­rían que sin cuer­po no hay cri­men? La res­pues­ta no es tan sen­ci­lla: las des­apa­ri­cio­nes eran una clave del te­rror que se ins­tau­ró: el cas­ti­go es peor que la muer­te, tor­tu­ra in­clui­da, por­que el cuer­po del acu­sa­do ya no exis­ti­rá. Se quie­bra así una nor­ma sa­gra­da ins­tau­ra­da uni­ver­sal­men­te por las di­fe­ren­tes cul­tu­ras: el ho­me­na­je al muer­to exi­ge una ce­re­mo­nia y su en­tie­rro o cre­ma­ción. Y no ha­ce fal­ta ir a la an­ti­gua Gre­cia, no­so­tros te­ne­mos la An­tí­go­na Vé­lez de Leo­pol­do Ma­re­chal.

Hay que re­pe­tir­lo: los re­pre­so­res co­no­cen los lu­ga­res don­de es­tán en­te­rra­dos los des­apa­re­ci­dos, pe­ro no los han di­cho ni dan in­di­cios de acep­tar ha­cer­lo. Es­te es un te­ma pen­dien­te que im­pi­de to­da re­con­ci­lia­ción, a ve­ces pro­cla­ma­da co­mo si los que pa­de­ce­mos las des­apa­ri­cio­nes fué­ra­mos los res­pon­sa­bles de que no ocu­rra.

To­do per­dón exi­ge el arre­pen­ti­mien­to pre­vio, y co­no­cer los lu­ga­res y las cir­cuns­tan­cias de las des­apa­ri­cio­nes se­ría la úni­ca mues­tra po­si­ble de arre­pen­ti­mien­to.

Jus­ti­cia: se ha ade­lan­ta­do mu­cho, in­du­da­ble­men­te, en el cas­ti­go a los cul­pa­bles del ge­no­ci­dio, des­de los pa­sos inau­gu­ra­dos con fir­me­za por el doc­tor Al­fon­sín y con­ti­nua­dos por el ma­tri­mo­nio Kirch­ner en sus res­pec­ti­vos go­bier­nos.

Es re­cu­rren­te el te­ma de la can­ti­dad de ase­si­na­dos por la re­pre­sión, ya sean des­apa­re­ci­dos o con cuerpos en­tre­ga­dos a sus fa­mi­lia­res. La ci­fra de 30 mil in­di­ca “gran nú­me­ro”, es un nú­me­ro gra­ma­ti­cal. Es co­mo de­cir “una mul­ti­tud”, pe­ro la ci­fra ya se ha im­pues­to por la cru­de­za que de­no­ta. Re­cien­te­men­te Gómez Cen­tu­rión, el je­fe de la Adua­na, es­ti­mó en 8 mil el nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos, co­mo in­di­can­do que “no son tan­tos”. ¿Es que aca­so pue­de sos­te­ner­se una de­fen­sa de ese ti­po? La mons­truo­si­dad con­ti­núa en los hi­jos de des­apa­re­ci­dos que to­dos los días apa­re­cen, lo­ca­li­za­dos por las Abue­las de Pla­za de Ma­yo, y en la per­ma­nen­cia en el tiem­po de los cuerpos des­apa­re­ci­dos. Fal­ta to­da­vía mu­cho pa­ra lle­gar a la jus­ti­cia, si es que aca­so lo­gra­mos al­can­zar­la. *Poe­ta y crí­ti­co li­te­ra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.