EL PO­DER DE LA CA­JA

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

A pro­pó­si­to del li­bro sobre Nés­tor Kirch­ner de Mario Wain­feld, un buen columnista po­lí­ti­co, en uno de sus prin­ci­pa­les pun­tos (el que tra­ta sobre la re­cu­pe­ra­ción del país a par­tir de 2001), in­cu­rre en un error co­mún a va­rios opi­na­do­res (aun con di­fe­ren­tes vi­sio­nes) en cuan­to men­cio­nan que es el pre­si­den­te quien “le­van­ta” o “re­cu­pe­ra” un país; no, son los eco­no­mis­tas. Su­ce­dió con Me­nem-Ca­va­llo y se re­pi­tió con Kirch­ner-La­vag­na, sin ol­vi­dar a Re­mi­cov, quien fue el ini­cia­dor. Ca­sual­men­te, y por los mis­mos mo­ti­vos, se re­pi­tió el fi­nal en am­bos ca­sos. El mé­ri­to del pri­mer man­da­ta­rio siem­pre es brin­dar el apo­yo po­lí­ti­co. Nun­ca hu­bo es­tra­te­gia ni vi­sión de lar­go pla­zo en Nés­tor Kirch­ner, pe­ro mien­tras el ci­clo in­ter­na­cio­nal acom­pa­ña­ba la re­cu­pe­ra­ción de la economía le hi­zo creer que po­día im­pro­vi­sar de­ci­sio­nes con cos­tos aco­ta­dos. De es­te mo­do, dis­pu­so el con­trol de pre­cios, el in­cre­men­to de los sub­si­dios, la ma­ni­pu­la­ción de las ci­fras ofi­cia­les de in­fla­ción, los cam­bios en el sis­te­ma de ju­bi­la­cio­nes, el in­cre­men­to de las re­ten­cio­nes al agro, la co­lo­ca­ción de bo­nos a Hu­go Chá­vez, el even­tual uso de re­ser­vas del Ban­co Cen­tral pa­ra pa­gar los ven­ci­mien­tos de la deu­da y des­pués la de­pre­da­ción del mer­ca­do de ca­pi­ta­les me­dian­te el sa­queo del sis­te­ma de ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes. Co­mo con­se­cuen­cia de es­tas me­di­das, el país que­dó en 2008 otra vez con un pie en el abis­mo. Le­jos de afian­zar un mo­de­lo de desa­rro­llo en que el Es­ta­do ju­ga­ra un pa­pel fun­da­men­tal, con­sa­gra­ron un ca­pi­ta­lis­mo de ami­gos en el que Kirch­ner ele­gía quién ga­na­ba y quién per­día. La clave era po­lí­ti­ca: lo úni­co que ofre­cía el ex pre­si­den­te a quie­nes lo apo­ya­ban era di­ne­ro. Ha­cer po­lí­ti­ca de es­te mo­do, sin te­ner ideo­lo­gía, pro­yec­tos, ca­ris­ma, ni par­ti­do, lle­va a que si un día se ter­mi­na el di­ne­ro, fi­na­li­za su au­to­ri­dad. Llá­me­se Kirch­ner o quien fue­ra. Car­los A. Fe­rrer car­los­fe­[email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.