¿DE­FEN­SO­RES? DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

pa­ra mil re­fle­xio­nes. A mí hay una so­la que me in­tere­sa res­ca­tar de en­tre la ma­ra­ña de ar­gu­men­tos via­les, re­fle­jos so­la­res y de pre­ven­ción que se dis­cu­ten. La ac­ti­tud que le cu­po a la mu­jer atro­pe­lla­da, que las­ti­ma­da y ren­guean­do, se le­van­tó co­mo un ra­yo, so­bre­pa­só y es­qui­vó, sin mi­rar si­quie­ra, a quien era el con­duc­tor (que en ese ins­tan­te es­ta­ba des­cen­dien­do del au­to) bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te re­en­con­trar­se con su ra­zón de ser, pa­ra ve­ri­fi­car que a su chi­qui­to no le hu­bie­ra pa­sa­do na­da, que es­tu­vie­ra bien. Un sim­ple re­pa­so sobre las prio­ri­da­des que asig­na­mos a nues­tras ur­gen­cias los mor­ta­les nos mos­tra­rá que exis­ten di­fe­ren­cias en­tre unos y otros. Es pro­ba­ble que si pu­dié­se­mos ex­trac­tar cien ca­sos, en cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res, las cien mu­je­res que hu­bie­ran pa­sa­do por esa si­tua­ción hu­bie­ran te­ni­do la mis­ma prio­ri­dad. Los hi­jos. Por­que eso, “eso es ser ma­dre”. Juan Jo­sé de Guz­mán jj­de­[email protected] ali­men­tos con con­te­ni­dos que pro­mue­van la pre­ven­ción, la edu­ca­ción, la pro­mo­ción e in­for­ma­ción pa­ra la sa­lud. Prof. Dr. Da­mián Pa­blo Ba­lles­ter Far­ma­céu­ti­co MN:14001 dp­ba­lles­[email protected]­dad.com.ar Nin­gún ser hu­mano pue­de eri­gir­se en due­ño y se­ñor que dis­pon­ga de la vi­da o muer­te de otro ser hu­mano. No exis­te una so­la ra­zón que lo jus­ti­fi­que. Es­to es vá­li­do tan­to pa­ra los que ejer­cen el po­der, co­mo pa­ra aque­llos que in­ten­ten sub­ver­tir las ins­ti­tu­cio­nes me­dian­te ac­cio­nes te­rro­ris­tas. Es ne­ce­sa­ria es­ta acla­ra­ción, pa­ra evi­tar ser iden­ti­fi­ca­do erró­nea­men­te con al­guno de los dos ac­to­res des­crip­tos. An­te las re­cien­tes –e inacep­ta­bles– de­cla­ra­cio­nes del Sr. Gómez Cen­tu­rión ne­gan­do reali­da­des su­ce­di­das du­ran­te el go­bierno mi­li­tar, sur­gie­ron vo­ces es­tri­den­tes de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, con­de­nan­do con ra­zón ta­les ex­pre­sio­nes y re­cla­man­do la re­nun­cia a su car­go en la Di­rec­ción de Adua­nas. Pe­ro an­te las ex­pre­sio­nes del Sr. Zaf­fa­ro­ni, in­digno ex juez de la Cor­te Su­pre­ma –“ahor­ca­ría al fis­cal Nis­man si vi­vie­ra”, se in­fie­re que és­te no hu­bie­se po­di­do elu­dir su muer­te, por­que si fra­ca­sa­ban los que lo eje­cu­ta­ron, es­ta­ba es­pe­ran­do Zaf­fa­ro­ni pa­ra ha­cer­lo–, no se es­cu­chó una so­la voz de con­de­na, ni de reclamo de su re­nun­cia co­mo miem­bro de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la OEA. Es evi­den­te la hi­po­cre­sía de los que con­du­cen es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, que dis­cri­mi­nan en­tre los hu­ma­nos que coin­ci­den con su ideo­lo­gía, y los que no lo ha­cen. Emi­lio Zuc­ca­lá emi­li­ozuc­ca­[email protected] Acep­ta­mos que si a un ex fun­cio­na­rio la Jus­ti­cia lo in­ves­ti­ga es por­que su­fre per­se­cu­ción po­lí­ti­ca y si al pre­si­den­te de la Na­ción se lo in­sul­ta, es por­que hay ra­zón pa­ra in­sul­tar­lo. En fin, se per­dió el prin­ci­pio del res­pe­to a la au­to­ri­dad y se pre­fie­re la im­pu­ni­dad. Se va­lo­ra só­lo el “cir­co y el pan”. En un país don­de se confunde Jus­ti­cia con im­pu­ni­dad, don­de se per­fec­cio­na el ro­bo des­de el Go­bierno y don­de el pue­blo ro­ba­do se con­for­ma con mi­ga­jas, se hon­ra ser co­lo­nia. Po­dre­mos al­gún día com­pren­der que ne­ce­si­ta­mos re­fle­xio­nar sobre una ver­da­de­ra in­for­ma­ción sin re­la­to pa­ra po­der eli­mi­nar a los que se creen due­ños del po­der. Rubén Pe­ret­ti ru­bend­pe­ret­[email protected] 14 bis de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal pro­te­gien­do a los tra­ba­ja­do­res y por el con­tra­rio di­fi­cul­ta su ac­ce­so a una in­dem­ni­za­ción jus­ta, con nue­vas tra­bas bu­ro­crá­ti­cas en las de­man­das a las ART? En­tien­do que la fal­ta de ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y la so­bre­va­lo­ra­ción de las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas de al­gu­nos fun­cio­na­rios no han per­mi­ti­do en­con­trar el rum­bo. Pe­ro la res­tric­ción del con­su­mo de la cla­se me­dia, las pan­zas va­cías de los in­di­gen­tes, los ca­rri­tos de los que re­vi­san los re­si­duos ca­lle­je­ros, la fal­ta de pro­yec­tos en los jó­ve­nes y ni­ños po­bres (la mi­tad del to­tal) que los po­ne en el um­bral de la de­s­es­pe­ran­za, la mi­se­ra­ble ju­bi­la­ción que co­bran mi­llo­nes de ju­bi­la­dos, la ba­ja au­to­es­ti­ma y de­pre­sión de los que han per­di­do su me­dio de vi­da, es­tán es­pe­ran­do que los go­ber­nan­tes (al­gu­nos cul­pa­bles y otros só­lo res­pon­sa­bles de la si­tua­ción ac­tual) en­cuen­tren su nor­te en un acuer­do so­cio­eco­nó­mi­co am­plio, sin egoís­mos ni ex­clu­sio­nes. Mi­guel Angel Re­gue­ra mi­guel­re­gue­[email protected] com.ar cla­se me­dia y al­ta, que muy ge­nui­na­men­te pre­ten­den vi­vir en una sociedad don­de se es­ta­blez­can pre­mios y cas­ti­gos pa­ra las con­duc­tas de los se­res hu­ma­nos. Así, con un cri­te­rio muy aten­di­ble se ma­ni­fies­tan di­cien­do que una per­so­na de 14 años pue­de com­pren­der per­fec­ta­men­te la cri­mi­na­li­dad del ac­to, cuan­do le qui­ta la vi­da a otro ser hu­mano, por ejem­plo en el mar­co de un ho­mi­ci­dio en oca­sión de ro­bo. Sin em­bar­go, no es­tá na­da cla­ro que la pe­na­li­za­ción a par­tir de los 14 años fue­se la so­lu­ción pa­ra la pre­ven­ción de los de­li­tos gra­ves. Es­to es así to­da vez que el Có­di­go Pe­nal es por naturaleza una he­rra­mien­ta de pe­ni­ten­cia y san­ción, pa­ra aque­llos que ya han co­me­ti­do un de­li­to, pe­ro nun­ca un ins­tru­men­to di­sua­si­vo pa­ra los que pien­san co­me­ter un ho­mi­ci­dio, por ejem­plo. Es de­cir que el Có­di­go Pe­nal se apli­ca­rá co­mo pa­lia­ti­vo de los de­li­tos ya co­me­ti­dos pa­ra pre­ten­der que el de­lin­cuen­te re­tri­bu­ya a la sociedad el da­ño que ha ge­ne­ra­do. Esa re­tri­bu­ción se ha­rá en un es­ta­ble­cien­do car­ce­la­rio y du­ran­te un de­ter­mi­na­do tiem­po, en el cual Es­ta­do pre­ten­de­rá re­so­cia­li­zar al reo. De es­ta for­ma, con la ba­ja de impu­tabi­li­dad, ten­dre­mos más per­so­nas in­clui­das en el sis­te­ma ju­di­cial y car­ce­la­rio, pe­ro no veo la po­si­bi­li­dad cier­ta en que se ad­vier­ta una ba­ja en el ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad ca­lle­je­ro. Si lo que se per­si­gue, con la ba­ja de impu­tabi­li­dad, es con­se­guir más san­cio­nes car­ce­la­rias, va­mos bien. Pe­ro no al­ber­gue­mos inú­til, y erró­nea­men­te, otro ti­po de ex­pec­ta­ti­vas. De­jo cla­ro que, a mi mo­do de ver, es cier­to que a los 14 años se tie­ne el dis­cer­ni­mien­to su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der la cri­mi­na­li­dad de un ase­si­na­to, pe­ro no por ello de­jo de ad­ver­tir a la sociedad que el Có­di­go Pe­nal no ha de ser la so­lu­ción má­gi­ca y sal­va­do­ra pa­ra es­ta pro­ble­má­ti­ca. Hu­go Ló­pez Ca­rri­be­ro Di­rec­tor Ins­ti­tu­to de De­re­cho Pe­nal. Co­le­gio de Abo­ga­dos La Ma­tan­za. in­[email protected]­pez­ca­rri­be­ro.com.ar Por un pro­ble­ma de sa­lud, el De­fen­sor de los Lec­to­res de PER­FIL, Ju­lio Pe­trar­ca, no ha po­di­do es­cri­bir su ha­bi­tual co­lum­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.