A tres años del arres­to de ló­pez, ee.UU. au­men­ta la pre­sión sobre Ma­du­ro

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AGEN­CIAS

El di­ri­gen­te opo­si­tor ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez cum­plió ayer tres años en la cár­cel, en un con­tex­to en el que la nue­va ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se de Do­nald Trump in­cre­men­ta la pre­sión sobre el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra que abra un “pro­ce­so de­mo­crá­ti­co” en su país y li­be­re a Ló­pez y otros lí­de­res an­ti­cha­vis­tas en­car­ce­la­dos a los que Was­hing­ton con­si­de­ra co­mo “pre­sos po­lí­ti­cos”.

Li­de­ra­das por la es­po­sa de Ló­pez, Li­lian Tin­to­ri, unas dos­cien­tas per­so­nas se mo­vi­li­za­ron ayer en Ca­ra­cas pa­ra re­cla­mar la li­be­ra­ción del di­ri­gen­te op o si­tor, qu ien fue acu­sa­do por el ofi­cia­lis­mo y por la Jus­ti­cia de ha­ber ins­ti­ga­do a la vio­len­cia du­ran­te las fa­ta­les pro­tes­tas de 2014 con­tra el go­bierno de Ma­du­ro.

Ca­si en si­mul­tá­neo, un co­mu­ni­ca­do del De­par­ta­men­to de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se pi­dió ayer la ex­car­ce­la­ción de las “más de cien” per­so­nas pre­sas en Ve­ne­zue­la “por sus con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas”. Es­ta se­ma­na, el fla­man­te pre­si­den­te Do­nald Trump se ha­bía reuni­do con Tin­to­ri en la Ca­sa Blan­ca, dos días des­pués de que su ad­mi­nis­tra­ción im­pu­sie­ra san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra el vi­ce­pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ta­reck El Ais­sa­mi, a quien Was­hing­ton acu­sa de es­tar pre­sun­ta­men­te li­ga­do a re­des de nar­co­trá­fi­co.

El co­mu­ni­ca­do de ayer, fir­ma­do por el vocero in­te­ri­no del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Mark To­ner, es, por lo tan­to, el ter­cer pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo del go­bierno de Trump en só­lo una se­ma­na sobre su po­lí­ti­ca ha­cia Ve­ne­zue­la. Se­gún la no­ta, Es­ta­dos Uni­dos no só­lo es­tá “cons­ter­na­do” por los “pre­sos po­lí­ti­cos”, sino tam­bién por otras ac­cio­nes to­ma­das por el go­bierno de Ve­ne­zue­la “pa­ra cri­mi­na­li­zar el di­sen­ti­mien­to y ne­gar a sus ciu­da­da­nos los be­ne­fi­cios de la de­mo­cra­cia”.

En el mis­mo tono, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se lla­mó al “res­pe­to del Es­ta­do de de­re­cho, la li­ber­tad de pren­sa, la se­pa­ra­ción de los po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les y la res­tau­ra­ción de un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co que re­fle­je la vo­lun­tad del pue­blo de Ve­ne­zue­la”.

Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, Trump no ha­bía da­do pis­tas con­cre­tas sobre cuál se­ría su es­tra­te­gia fren­te a Ve­ne­zue­la, más allá de ex­pre­sar su “so­li­da­ri­dad con los pue­blos su­fri­dos de Cu­ba y Ve­ne­zue­la” y pro­me­ter a los exi­lia­dos de am­bas na­cio­nes en Flo­ri­da que lu­cha­ría “con­tra la opre­sión de los re­gí­me­nes de (Raúl) Cas­tro y Ma­du­ro”.

Los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos que la Ca­sa Blan­ca hi­zo es­ta se­ma­na in­di­can que Was­hing­ton pu­so ma­nos a la obra res­pec­to de es­te te­ma. No pa­re­ce ca­sual que Ve­ne­zue­la ha­ya si­do uno de los te­mas prin­ci­pa­les de la con­ver­sa­ción de cin­co mi­nu­tos que Trump man­tu­vo es­ta se­ma­na con Mau­ri­cio Ma­cri. Ni que, un par de días des­pués, el man­da­ta­rio ar­gen­tino ha­ya di­cho a la pren­sa que “Ve­ne­zue­la no es una de­mo­cra­cia”.

La ges­tión trump ac­ti­vó es­ta se­ma­na sus pri­me­ras ac­cio­nes con­cre­tas sobre Ve­ne­zue­la

AP

RECLAMO. Una mu­jer pi­de ayer en Ca­ra­cas la li­be­ra­ción de Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.