Dil­ma rous­seff pien­sa un fu­tu­ro po­lí­ti­co co­mo dipu­tada o se­na­do­ra

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AFP

A seis me­ses de ha­ber si­do des­ti­tui­da, la ex presidenta Dil­ma Rous­seff di­ce no sen­tir nin­gu­na nos­tal­gia por el po­der, con­fie­sa que re­pa­sa “sis­te­má­ti­ca­men­te” las ac­tas del im­peach­ment que su­frió y ade­lan­ta que no des­car­ta una can­di­da­tu­ra a dipu­tada o se­na­do­ra.

De vuel­ta en la vi­da “real”, la ex man­da­ta­ria vi­ve so­la en un de­par­ta­men­to de más de 130 me­tros cua­dra­dos en el ba­rrio Tris­te­za de Por­to Ale­gre.

Co­mo Bra­sil no otor­ga nin­gún ti­po de pensión a sus ex pre­si­den­tes, se man­tie­ne con los 5.300 rea les men­sua­les (unos 1.700 dó­la­res) que re­ci­be por sus apor­tes co­mo fun­cio­na­ria del Es­ta­do de Rio Gran­de do Sul y com­ple­ta sus in­gre­sos con el al­qui­ler de cua­tro de­par­ta­men­tos fa­mi­lia­res. Fu­tu­ro. “No se­ré can­di­da­ta a presidenta de la Re­pú­bli­ca. Aho­ra, ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca nun­ca voy a de­jar de ha­cer. No des­car­to la po­si­bi­li­dad de una can­di­da­tu­ra pa­ra car­gos co­mo se­na­do­ra o dipu­tada”, di­jo a la agen­cia AFP.

A sus 69 años, Rous­seff só­lo dis­pu­tó dos car­gos elec­ti­vos en su vi­da: la pre­si­den­cia que ga­nó en 2011 y la re­elec­ción de 2014, am­bas por el PT.

Con­sul­ta­da sobre có­mo fue po­si­ble que des­co­no­cie­ra la mo­nu­men­tal red de so­bor­nos que dre­nó más de 2 mil mi­llo­nes de dó­la­res de la pe­tro­le­ra es­ta­tal pa­ra fi­nan­ciar cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, Rous­seff aban­do­na el sem­blan­te afa­ble que adop­tó tras su des­ti­tu­ción.

“Esos pro­ce­sos son ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­dos. Na­die en Bra­sil sa­be sobre to­dos los ca­sos de co­rrup­ción que hay aún hoy”, afir­mó.

Pri­me­ra mu­jer en lle­gar a la je­fa­tu­ra de Es­ta­do de Bra­sil, Rous­seff, des­ti­tui­da por el Con­gre­so, ba­jo la acu­sa­ción de adul­te­rar las cuen­tas pú­bli­cas, con­ser­va en su cuen­ta de Twit­ter la fra­se “presidenta elec­ta de Bra­sil”.

Rous­seff di­ce re­pa­sar “sis­te­má­ti­ca­men­te” los do­cu­men­tos del pro­ce­so que la sa­có del po­der y se­gó un ci­clo de más de 13 años del PT en el go­bierno, pa­ra re­em­pla­zar­la por su vi­ce, el con­ser­va­dor Mi­chel Te­mer, a quien acu­só de en­ca­be­zar un “gol­pe par­la­men­ta­rio”.

Cree que, así co­mo ella ca­yó por un “gol­pe”, hay otro en cur­so: cri­mi­na­li­zar a lu­la

Lu­la. Un re­cien­te son­deo co­lo­có al ex pre­si­den­te Lu­la da Silva al fren­te de to­dos los es­ce­na­rios elec­to­ra­les pa­ra 2018. Pro­ce­sa­do en va­rias cau­sas li­ga­das al frau­de a Pe­tro­bras, su fu­tu­ro es una in­cóg­ni­ta.

“A pe­sar de to­dos los in­ten­tos de des­truir su per­so­na, su his­to­ria, Lu­la sigue sien­do es­pon­tá­nea­men­te el más vo­ta­do”, di­ce Dil­ma, pa­ra quien hay un “se­gun­do gol­pe” en cier­nes: cri­mi­na­li­zar a Lu­la pa­ra im­pe­dir que sea can­di­da­to.

CEDOC PER­FIL

SEN­CI­LLA. Vi­ve en Por­to Ale­gre y no ex­tra­ña el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.