El papa ad­vier­te que en la igle­sia “no so­mos prín­ci­pes”

Al re­ci­bir a una con­gre­ga­ción po­la­ca, Fran­cis­co sub­ra­yó que los sa­cer­do­tes “so­mos gen­te sen­ci­lla”, que se acer­ca a los po­bres.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - ANSA

Los mi­nis­tros de la Igle­sia y sa­cer­do­tes “no so­mos prín­ci­pes, hi­jos de prín­ci­pes o no­bles, o ba­ro­nes, so­mos gen­te sen­ci­lla, de pue­blo, y por eso nos acer­ca­mos con la sen­ci­llez de la gen­te, a los po­bres, a los ni­ños en­fer­mos”, afir­mó ayer el papa Fran­cis­co.

“Es­ta sim­pli­ci­dad es el Evan­ge­lio: es la po­bre­za de Je­sús, no la po­bre­za so­cio­ló­gi­ca, la de Je­sús”.

A sí, ha­bla ndo de mo­do im­pro­vi­sa­do, el Pon­tí­fi­ce se di­ri­gió a los par­ti­ci­pan­tes del Ca­pí­tu­lo Ge­ne­ral de la Con­gre­ga­ción de los Clé­ri­gos Ma­ria­nos de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la Vir­gen Ma­ría.

El Papa ins­tó a los clé­ri­gos a que ten­gan “cer­ca­nía con la gen­te sim­ple, co­mo no­so­tros”.

“Los ho­ri­zon­tes de la evan­ge­li­za­ción y la ur­gen­te ne­ce­si­dad de tes­ti­mo­niar el men­sa­je evan­gé­li­co a to­dos, sin dis­tin­cio­nes, cons­ti­tu­yen un vas­to cam­po de su apos­to­la­do”, in­sis­tió Jorge Ber­go­glio. In­jus­ti­cia. En su alo­cu­ción an­te los miem­bros de es­ta con­gre­ga­ción na­ci­da en Po­lo­nia en el si­glo X VII, Fran­cis­co afir­mó que “mu­chos es­pe­ran aún co­no­cer a Je­sús, úni­co Re­den­tor del hom­bre, y no po­cas si­tua­cio­nes de in­jus­ti­cia y de ma­les­tar mo­ral y ma­te­rial in­ter­pe­lan a los cre­yen­tes”.

Anun­ciar la Bue­na Nue­va y dar tes­ti­mo­nio de ella, con­ti­nuó, es “una mi­sión tan ur­gen­te que re­quie­re con­ver­sión per­so­nal y co­mu­ni­ta­ria. Só­lo los co­ra­zo­nes ple­na­men­te abier­tos a la ac­ción de la gra­cia es­tán en ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar los sig­nos de los tiem­pos y de aco­ger los lla­ma­dos de la humanidad ne­ce­si­ta­da de es­pe­ran­za y de paz”, en­fa­ti­zó. Po­bres. Pa­ra el Papa, el “tes­ti­mo­nio cris­tiano re­quie­re el es­fuer­zo con y pa­ra los po­bres, un es­fuer­zo que ca­rac­te­ri­za a su Ins­ti­tu­to des­de sus orí­ge­nes”.

“Los alien­to a man­te­ner vi­va es­ta tra­di­ción del ser­vi­cio a las per­so­nas po­bres y hu­mil­des, a tra­vés del anun­cio del Evan­ge­lio con el len­gua­je com­pren­si­ble pa­ra ellos, con las obras de mi­se­ri­cor­dia y el su­fra­gio de los di­fun­tos”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.