La Unión Eu­ro­pea pri­me­ro

Na­die me­jor que los es­ta­dos eu­ro­peos co­no­ce el pe­li­gro que aca­rrean los ex­tre­mis­mos y na­cio­na­lis­mos exa­cer­ba­dos, y la ne­ce­si­dad de ha­cer­les fren­te con un es­pí­ri­tu ilus­tra­do.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - JAVIER SO­LA­NA*

La Unión Eu­ro­pea es hoy más ne­ce­sa­ria que nun­ca, no só­lo pa­ra Eu­ro­pa sino pa­ra el mun­do en­te­ro. An­te un con­tex­to glo­bal con­vul­so e in­cier­to, el pro­yec­to europeo apa­re­ce co­mo un ins­tru­men­to esen­cial pa­ra ha­cer fren­te a las ame­na­zas más se­rias a las que nos en­fren­ta­mos: los can­tos de si­re­na del ais­la­cio­nis­mo y el pro­tec­cio­nis­mo in­ter­na­cio­nal y los na­cio­na­lis­mos y ex­tre­mis­mos que, una vez más, aso­man la ca­be­za en Eu­ro­pa y más allá. La UE cons­ti­tu­ye nues­tra me­jor he­rra­mien­ta pa­ra com­ba­tir am­bos. Una UE que aún afron­ta re­tos im­por­tan­tes y pa­ra la que el Bre­xit ha su­pues­to un du­ro gol­pe. Ur­ge, por tan­to, tra­ba­jar pa­ra con­so­li­dar­la y por ello sus Es­ta­dos de­ben te­ner hoy una prio­ri­dad cla­ra: “The Eu­ro­pean Union first”. Di­cha mi­sión no de­be ser en­ten­di­da co­mo ejer­ci­cio de uni­la­te­ra­lis­mo sino, to­do lo con­tra­rio, co­mo in­ver­sión en el me­jor ins­tru­men­to que te­ne­mos pa­ra de­fen­der el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y en­fren­tar­nos a los po­pu­lis­mos y na­cio­na­lis­mos ex­clu­yen­tes en el con­ti­nen­te.

El mul­ti­la­te­ra­lis­mo que ha re­gi­do el or­den po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal du­ra nte los úl­ti­mos se­ten­ta años no es un ca­pri­cho ni un lu­jo. Al con­tra­rio, es la ne­ce­sa­ria y más im­por­tan­te he­rra­mien­ta pa­ra afron­tar los re­tos de un mun­do in­ter­co­nec­ta­do, mu­chos de cu­yos pro­ble­mas no pue­den ser abor­da­dos a ni­vel na­cio­nal. Es­te or­den se sus­ten­ta en va­rios principios bá­si­cos: que el man­te­ner la paz y cons­truir el pro­gre­so re­quie­re entender y res­pe­tar las ne­ce­si­da­des e in­tere­ses del otro; que es­tos in­tere­ses pue­den te­ner tan­ta le­gi­ti­mi­dad co­mo los nues­tros, y que con es­pí­ri­tu cons­truc­ti­vo po­de­mos lle­gar a acuer­dos en los que, ce­dien­do, ga­na­mos to­dos. El mul­ti­la­te­ra­lis­mo no es, por tan­to, pro­duc­to de una so­li­da­ri­dad in­sos­te­ni­ble sino el re­sul­ta­do de una in­ter­pre­ta­ción in­te­li­gen­te y con am­pli­tud de mi­ras del in­te­rés pro­pio.

La máxima de “Ame­ri­ca first” que el pre­si­den­te Trump ha fi­ja­do co­mo prin­ci­pio de las re­la­cio­nes ex­te­rio­res de EE.UU. es por ello par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te y su apa­ren­te sim­plis­mo es­con­de una ame­na­za de pri­mer or­den a la es­ta­bi­li­dad glo­bal, pues ge­ne­ra un in­cen­ti­vo al res­to de Es­ta­dos a adop­tar la mis­ma pos­tu­ra. Pe­ro si to­dos an­te­po­ne­mos nues­tros in­tere­ses sin con­si­de­ra- ción a los de los de­más, si re­du­ci­mos la ges­tión del or­den in­ter­na­cio­nal a me­ras re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les, se es­tre­chan has­ta lo inexis­ten­te los es­pa­cios co­mu­nes y las si­ner­gias que per­mi­ten lle­gar a acuer­dos. Si na­die ce­de, to­dos per­de­mos. Es­pe­cial­men­te pro­ble­má­ti­co es que quien adop­te di­cha ac­ti­tud sea la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial, la que fi­ja el mo­de­lo y los in­cen­ti­vos pa­ra el res­to de los paí­ses. Un en­fo­que uni­la­te­ral y ais­la­cio­nis­ta lle­va a un mun­do más ines­ta­ble y, por tan­to, no ha­ce a EE.UU. más se­gu­ro sino to­do lo con­tra­rio.

De he­cho, tan­to la rec­ti­fi­ca­ción del pre­si­den­te Trump en su tem­pra­na con­fron­ta­ción con Chi­na co­mo su acer­ca­mien­to a Ja­pón son mues­tras de que la ad­mi­nis- tra­ción es­ta­dou­ni­den­se em­pie­za a entender la ne­ce­si­dad de un en­fo­que más cons­truc­ti­vo. En un con­tex­to en el que se es­tá tra­tan­do de in­cre­men­tar la pre­sen­cia de las nue­vas po­ten­cias emer­gen­tes, es­pe­cial­men­te Chi­na, en las es­truc­tu­ras de go­ber­nan­za glo­bal e in­cor­po­rar­las al te­ji­do de in­tere­ses com­par­ti­dos que ha ga­ran­ti­za­do la paz du­ran­te se­ten­ta años, lan­zar un men­sa­je ex­clu­yen­te es la peor de las es­tra­te­gias. Va con­tra lo que la ex­pe­rien­cia ha de­mos­tra­do ser la for­ma más efi­caz de unir a los pue­blos y pre­ve­nir los con­flic­tos. Es, por el con­tra­rio, un men­sa­je de gran uti­li­dad pa­ra aque­llos que re­du­cen la iden­ti­dad al sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta, co­mo si no hu­bie­ra na­da que pu­die­se ejer­cer de víncu­lo y ne­xo de unión. Es ha­cer del na­cio­na­lis­mo y del po­pu­lis­mo los principios rec­to­res de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, y es de es­te ma­te­rial del que han es­ta­do he­chas las con­fron­ta­cio­nes en el pa­sa­do.

Fren­te a ese mo­de­lo es­tá la ex­pe­rien­cia de la Unión Eu­ro­pea. Des­de su crea­ción, sus miem­bros han da­do ejem­plo, con in­ne­ga­bles erro­res y pro­ble­mas aún sin re­sol­ver, de có­mo las di­fe­ren­cias se pue­den re­sol­ver de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca y cons­truc­ti­va. En otras pa­la­bras, los Es­ta­dos de la UE es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y lo prac­ti­ca­mos a dia­rio. Por ello, por­que el mul­ti­la­te­ra­lis­mo es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra man­te­ner la paz y por­que la UE se ha mos­tra­do co­mo el me­jor ejem­plo de ello en la prác­ti­ca, la prio­ri­dad hoy de los miem­bros de la UE de­be ser de­di­car­se a per­fec­cio­nar la cons­truc­ción del pro­yec­to europeo. Ha­blar hoy de la cons­truc­ción de Eu­ro­pa es po­ner­la co­mo pri­mer ob­je­ti­vo: “The Eu­ro­pean Union first”.

Ade­más, cen­trar­nos en la cons­truc­ción de la UE es la ma­ne­ra más efi­caz de lu­char con­tra la prin­ci­pal ame­na­za po­lí­ti­ca a la que se en­fren­tan hoy los Es­ta­dos de la Unión: el au­ge de los ex­tre­mis­mos, los po­pu­lis­mos y los na­cio­na­lis­mos ex­clu­yen­tes. Na­die pue­de po­ner en du­da que la UE, con sus de­fec­tos, ha si­do una fuen­te de paz, de­mo­cra­cia, mo­der­ni­dad y pro­gre­so pa­ra to­dos sus Es­ta­dos. Es más, la UE ofre­ce hoy qui­zá la me­jor de­fen­sa de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos e ilus­tra­dos con la que con­ta­mos.

Epi­so­dios re­cien­tes mues­tran lo vul­ne­ra­bles que pue­den ser las de­mo­cra­cias na­cio­na­les a men­sa­jes sim­plis­tas y po­pu­lis­tas. La es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la UE, con sus fil­tros y checks and ba­lan­ces, re­pre­sen­ta la ba­rre­ra más efi­caz de la que los Es­ta­dos miem­bros dis­po­nen an­te ese flan­co dé­bil de las de­mo­cra­cias que re­pre­sen­tan los ex­tre­mis­mos. El mo­de­lo co­mu­ni­ta­rio ofre­ce, vía la ne­ce­sa­ria ne­go­cia­ción que se tie­ne que es­ta­ble­cer en­tre los di­fe­ren­tes paí­ses e in­tere­ses pa­ra lle­gar a una po­si­ción co­mún, la ma­yor pro­tec­ción fren­te a las po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas que tan­to da­ño han he­cho en el pa­sa­do al con­ti­nen­te y al mun­do en­te­ro.

Cons­tru­yen­do la UE, cons­trui­mos la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y el me­jor ba­luar­te con­tra los ex­tre­mis­mos. Na­die me­jor que Eu­ro­pa sa­be có­mo un en­fo­que mul­ti­la­te­ral es la me­jor ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar la paz y el bien co­mún. Y na­die me­jor que los Es­ta­dos eu­ro­peos co­no­ce el pe­li­gro que aca­rrean los ex­tre­mis­mos y na­cio­na­lis­mos exa­cer­ba­dos y la ne­ce­si­dad de ha­cer­les fren­te con un es­pí­ri­tu ilus­tra­do y su­pra­na­cio­nal. Por ello, en es­tos mo­men­tos de tri­bu­la­ción, la UE pue­de y de­be ace­le­rar aún más su cons­truc­ción. Es el mo­men­to de Eu­ro­pa. *Ex re­pre­sen­tan­te de la UE pa­ra la po­lí­ti­ca ex­te­rior y de se­gu­ri­dad.

AP

LE­MA. Que im­po­ne el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano pa­ra ais­lar a su país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.