Un ar­gen­tino desa­rro­lla tests ho­ga­re­ños pa­ra en­con­trar en­fer­me­da­des

el fí­si­co de la UBA Gus­ta­vo Sto­lo­vitzky, in­ves­ti­ga­dor de IBM, es­tá po­nien­do a pun­to kits ba­sa­dos en na­no­tec­no­lo­gía. Sir­ven pa­ra de­tec­tar pis­tas bio­ló­gi­cas e iden­ti­fi­car tu­mo­res e in­fec­cio­nes en for­ma pre­coz.

Perfil (Domingo) - - CIEN­CIA - EN­RI­QUE GA­RA­BET­YAN

Los kits pa­ra de­tec­tar em­ba­ra­zos en el ho­gar son al­go co­mún ya des­de ha­ce tres dé­ca­das. Pe­ro aho­ra, gra­cias a los avan­ces en na­no­tec­no­lo­gía, in­ves­ti­ga­do­res bus­can apli­car es­ta mis­ma idea pa­ra diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des o con­tro­lar la salud, siem­pre en for­ma sim­ple, re­gu­lar y des­de la co­mo­di­dad del ho­gar.

“Es­ta­mos ha­cien­do mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra desa­rro­llar una tec­no­lo­gía de­no­mi­na­da na­noDLD ( Na­nos­ca­le De­ter­mi­nis­tic La­te­ral Dis­pla­ce­ment). Y la uti­li­za­mos pa­ra pu­ri­fi­car bio­mar­ca­do­res y po­der ha­cer análisis rá­pi­dos y se­gu­ros de sa­li­va, ori­na o san­gre, en for­ma sim­ple. Sir­ven pa­ra iden­ti­fi­car pis­tas bio­ló­gi­cas que fa­ci­li­tan una eva­lua­ción rá­pi­da de la salud de ca­da per­so­na”, le ex­pli­có a PER­FIL el doc­tor Gus­ta­vo Sto­lo­vitzky. Es­te fí­si­co egre- sa­do de la UBA, y doc­tor por la Uni­ver­si­dad de Ya­le, tra­ba­ja –des­de ha­ce ya ca­si dos dé­ca­das– en el La­bo­ra­to­rio Wat­son de IBM, en Nue­va York.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes más re­cien­tes de Sto­lo­vitzky –di­rec­tor de la di­vi­sión Trans­la­tio­nal Sys­tems Bio­logy & Na­no­bio­tech­no­logy en el Wat­son– se en­fo­can en desa­rro­llar nue­vas na­no­tec­no­lo­gías pa­ra la lla­ma­da “me­di­ci­na de pre­ci­sión”, apun­ta­da al diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to del cán­cer.

“Es­ta­mos desarrollando chips na­noDLD pa­ra tra­tar de de­tec­tar en for­ma tem­pra­na di­fe­ren­tes ti­pos de cán­cer. Y ha­cer­lo de ma­ne­ra no in­va­si­va por me­dio de las ‘biop­sias lí­qui­das’ que pue­den –por ejem­plo– evi­tar una pun­ción, ana­li­zan­do unas go­tas de ori- nao de sa­li­va ”. Sto­lo­vitzky en­fa­ti­zó que es­ta idea se apo­ya en al­go bá­si­co: “En on­co­lo­gía, aho­rrar tiem­po es cla­ve por­que da más po­si­bi­li­da­des. Si un cán­cer de ma­ma se de­tec­ta en fa­se 1, la pro­ba­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia a cin­co años es 98%, pe­ro en fa­se 4 cae al 26%. Y tam­bién pa­sa con otros tu­mo­res”. Jus­ta­men­te, re­cu­rrien­do a la na­noDLD los in­ves­ti­ga­do­res con­fían en que en el fu­tu­ro ca­da per­so­na pue­da au­to ad­mi­nis­trar­se es­tos test en for­ma pe­rió­di­ca y des­cu­brir si hay cam­bios en sus bio­mar­ca­do­res re­la­cio­na­dos con al­gún cán­cer mu­cho an­tes de que apa­rez­can los sín­to­mas.

El chip. La na­noDLD es una he­rra­mien­ta que sir­ve pa­ra ana­li­zar di­ver­sos flui­dos del cuer­po hu­mano. Bá­si­ca­men­te per­mi­te se­pa­rar di­fe­ren­tes ti­pos de par­tí­cu­las de has­ta 20 na­nó­me­tros de diá­me­tro (5 mil ve­ces más pe­que­ñas que un ca­be­llo). Y de ese ta­ma­ño son los “exo­so­mas”, mo­lé­cu­las que se en­car­gan de trans­por­tar in­for­ma­ción ge­né­ti­ca en­tre las cé­lu­las. De­tec­tar nue­vos pa­tro­nes o men­sa­jes de es­te trá­fi­co pue­de in­di­car la pre­sen­cia de cé­lu­las tu­mo­ra­les o la re­cien­te in­fec­ción de un vi­rus, co­mo el Zi­ka. “La pre­sen­cia y la con­cen­tra­ción de mar­ca­do­res de en­fer­me­da­des pue­den to­mar­se en for­ma re­gu­lar, mien­tras la per­so­na es­tá sa­na. Si los nú­me­ros cam­bian, el chip mues­tra una alar­ma y es el mo­men­to pa­ra ir al mé­di­co que pue­de or­de­nar otros es­tu­dios”.

Lo bueno es que es mu­cho más fá­cil re­ci­bir es­te ti­po de aler­tas que la que da, por ejem­plo, una ma­mo­gra­fía o el análisis del an­tí­geno pros­tá­ti­co (PSA). Es­tos nor­mal­men­te se mi­den una vez al año, a par­tir de cier­ta edad. Pe­ro usan­do es­tos kits se­ría po­si­ble ha­cer un se­gui­mien­to fre­cuen­te y con una téc­ni­ca re­la­ti­va­men­te eco­nó­mi­ca.

ob­tie­nen las mues­tras usan­do biop­sias lí­qui­das, que no son in­va­si­vas.

Los nue­vos sen­so­res mo­le­cu­la­res son pe­que­ñas pie­zas que apor­tan al rom­pe­ca­be­zas de la salud. “El ob­je­ti­vo fi­nal es mi­rar el con­jun­to de da­tos y apro­ve­char la com­bi­na­ción de estas tec­no­lo­gías con la in­for­ma­ción de sen­so­res que apor­ta la in­ter­net de las co­sas. To­da­vía hoy ca­da pie­za del rom­pe­ca­be­zas es dé­bil pa­ra iden­ti­fi­car la pre­sen­cia de una en­fer­me­dad. Pe­ro si lo­gra­mos leer­las en for­ma in­te­gra­da ten­dre­mos mu­chas evi­den­cias so­bre nues­tra salud”, ex­pli­có el ex­per­to de IBM.

En­tre las opciones más cer­ca­nas de lle­gar al mer­ca­do fi­gu­ra “la po­si­bi­li­dad de me­dir di­ver­sos pa­rá­me­tros de la ori­na en nues­tra ca­sa o mon­tar un chip en el ce­pi­llo de dien­tes pa­ra que ana­li­ce si apa­re­cen bio­mar­ca­do­res de cán­cer de bo­ca o gar­gan­ta”.

GTA IBM RE­SEARCH

CA­RRE­RA. Tras egre­sar de la UBA, Sto­lo­vitzky se doc­to­ró en Ya­le. Des­de 1998 tra­ba­ja en IBM. Es coau­tor de 140 ar­tícu­los de in­ves­ti­ga­ción en re­vis­tas de pri­mer ni­vel y con su equipo lo­gró más de cin­cuen­ta pa­ten­tes.

GTA: IBM RE­SEARCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.