Apos­tar a las in­ge­nie­rías, las ca­rre­ras del fu­tu­ro

En la Ar­gen­ti­na se ne­ce­si­tan 11 mil es­pe­cia­lis­tas en in­for­má­ti­ca, pe­ro só­lo se gra­dúan 2 mil por año. Y en to­do el mun­do cre­ce­rá la de­man­da de pro­fe­sio­na­les en ma­nu­fac­tu­ras, me­cá­ni­cos y eléc­tri­cos.

Perfil (Domingo) - - UNIVERSIDAD - NOR­BER­TO LERENDEGUI*

Las ca­rre­ras de In­ge­nie­ría han re­ci­bi­do mi­ra­das múl­ti­ples. Por un la­do, el co­mún de la gen­te re­co­no­ce el rol de es­ta pro­fe­sión en la cons­truc­ción de una sociedad con me­jo­res y más di­ver­sos pro­duc­tos y ser­vi­cios, cons­ti­tu­yén­do­se en una gran con­tri­bu­yen­te pa­ra el bie­nes­tar ge­ne­ral. En es­te sen­ti­do, dé­ca­das atrás Theo­do­re Von Kar­man ex­pre­só que “los cien­tí­fi­cos des­cu­bren el mun­do que exis­te pe­ro los in­ge­nie­ros crean un mun­do que nun­ca exis­tió”. Por otro la­do, tam­bién se ve In­ge­nie­ría co­mo una ca­rre­ra di­fí­cil de es­tu­diar, que no siem­pre se con­di­ce con el ni­vel de re­mu­ne­ra­ción al­can­za­do por el es­tu­dian­te una vez gra­dua­do.

Es­tu­dio. Cuan­do se ha­bla de la de­man­da de in­ge­nie­rías, hay dos for­mas de ver el te­ma: por el la­do de las ofer­tas de mer- ca­do o por el la­do del in­te­rés de los jó­ve­nes. Adec­co Ar­gen­ti­na reali­zó re­cien­te­men­te un re­le­va­mien­to con los di­rec­to­res de Re­cur­sos Hu­ma­nos de más de 250 em­pre­sas de ru­bros va­ria­dos. Un 50% de ellos afir­mó que In­ge­nie­ría es la ca­rre­ra del fu­tu­ro. A l pre­gun­tar­les sobre las fo­ca­li­za­cio­nes, iden­ti­fi­ca­ron la ca- rre­ra de In­ge­nie­ría In­dus­trial co­mo la más des­ta­ca­da –con un 30% de con­sen­so–, se­gui­da por In­ge­nie­ría en Sis­te­mas/ In­for­má­ti­ca –con un 18% de coin­ci­den­cias– y por el res­to de las otras in­ge­nie­rías.

Ade­más, un 14% de los en­cues­ta­dos re­co­men­dó es­tu­diar In­for­má­ti­ca. Es­te da­to no re­sul­ta nue­vo. Ya en 2005 la Cá­ma­ra de Em­pre­sas de Soft­wa­re y Ser­vi­cios In­for­má­ti­cos (Ces­si) co­men­tó que la Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta­ba 11 mil es­pe­cia­lis­tas en in­for­má­ti­ca y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo era ca­paz de gra­duar 2 mil pro­fe­sio­na­les por año. El mun­do de los sis­te­mas y de la in­for­má­ti­ca re­quie­re una va­rie­dad de pro­fe­sio­na­les: in­ge­nie­ros in­for má­ti­cos, en sis­te­mas o en compu­tación, téc­ni­cos pro­gra­ma­do­res, téc­ni­cos es­pe­cia­lis­tas en sis­te­mas mul­ti­me­dia­les y de­más va­rian­tes pro­fe­sio­na­les.

Es­te es­tu­dio con­fir­ma la per­cep­ción ge­ne­ral de que ha­cen fal­ta más in­ge­nie­ros y que es­ta de­man­da se­rá sos­te­ni­da e in­cre­men­ta­da en el fu­tu­ro cer­cano. La ne­ce­si­dad cre­cien­te de in­ge­nie­ros es un pro­ce­so mun­dial. De acuer­do con la

fir­ma Rands­tad, ha­brá una gran de­man­da de in­ge­nie­ros de ma­nu­fac­tu­ra, me­cá­ni­cos y eléc­tri­cos, mien­tras ha­brá bús­que­da de in­ge­nie­ros es­pe­cial­men­te en or­ga­ni­za­cio­nes que no re­qui­rie­ron de ellos en el pa­sa­do. Las in­dus­trias de sa­lud y en­tre­te­ni­mien­to son dos ejem­plos de sec­to­res que re­clu­ta­rán in­ge­nie­ros pa­ra dar apo­yo a nue­vas e in­no­va­do­ras tec­no­lo­gías.

In­cen­ti­vo. Pa­ra aten­der es­ta de­man­da cre­cien­te en la Ar­gen­ti­na, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción lan­zó ha­ce un lus­tro el Plan Es­tra­té­gi­co 20122016 con el ob­je­ti­vo de te­ner 10 mil gra­dua­dos por año en ca­rre­ras de In­ge­nie­ría. Es­to re­pre­sen­ta­ría gra­duar en Ar­gen­ti­na un in­ge­nie­ro ca­da 4 mil ha­bi­tan­tes. Hoy en día egre­san anual­men­te unos 6.500 in­ge­nie­ros de to­das las fo­ca­li­za­cio­nes, lo que re­pre­sen­ta un in­ge­nie­ro ca­da 6 mil ha­bi­tan­tes, ci­fra muy ba­ja en com­pa­ra­ción con el país lí­der en el te­ma, Chi­na, que gra­dúa un in­ge­nie­ro ca­da 2 mil ha­bi­tan­tes; e in­clu­so con el país her­mano de Chi­le, en el que se gra­dúa un in­ge­nie­ro ca­da 4.500 ha­bi­tan­tes. El Con­se­jo Fe­de­ral de De­ca­nos de In­ge­nie­ría (Con­fe­di) de­fi­nió re­cien­te­men­te los es­tán­da­res de la nue­va ca­rre­ra de In­ge­nie­ría en Trans­por­te, que se in­cor­po­ró al conjunto de tí­tu­los ter­mi­na­les re­co­no­ci­dos por ese Con­se­jo.

Unos de los desafíos que se le pre­sen­tan al sis­te­ma edu­ca­ti­vo uni­ver­si­ta­rio es la in­cor­po­ra­ción de nue­vas ter­mi­na­les que atien­dan un mer­ca­do ávi­do por nue­vas orien­ta­cio­nes, co­mo po­dría ser la In­ge­nie­ría en Ener­gía.

Du­ran­te su trán­si­to por la es­cue­la se­cun­da­ria, mu­chos es­tu­dian­tes se des­mo­ti­van por se­guir ca­rre­ras de In­ge­nie­ría. La cu­rio­si­dad y el in­te­rés del ni­ño son afec­ta­dos por pre­jui­cios ta­les co­mo “In­ge­nie­ría es di­fí­cil”, “no sé si po­dré su­pe­rar a ma­te­má­ti­ca y la fí­si­ca”, o por men­sa­jes que pro­mue­ven el des­alien­to. Ca­be for­mu­lar­se, en­ton­ces, otra pre­gun­ta: ¿se pue­de ali­men­tar sus sue­ños in­ge­nie­ri­les du­ran­te la es­cue­la se­cun­da­ria? La res­pues­ta es afir­ma­ti­va. Pa­ra ello se re­quie­re que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y par­ti­cu­lar­men­te las uni­ver­si­da­des, ten­gan un rol muy ac­ti­vo en pro­veer ade­cua­da in­for­ma­ción a do­cen­tes y alum­nos se­cun­da­rios, des­ar­ti­cu­lar el mi­to de que só­lo unos po­cos ele­gi­dos pue­den es­tu­diar In­ge­nie­ría y mos­trar el la­do crea­ti­vo y con­tri­bu­ti­vo de es­tas ca­rre­ras.

Se po­dría pen­sar que la ma­yo­ría de los alum­nos que las es­tu­dian son gra­dua­dos en es­cue­las téc­ni­cas. Si bien és­tos de­be­rían ser can­di­da­tos na­tu­ra­les pa­ra se­guir In­ge­nie­ría, la ca­pa­ci­dad de ha­cer y re­sol­ver pro­ble­mas que ad­qui­rie­ron en la es­cue­la los em­pu­ja a una exi­to­sa in­cor­po­ra­ción tem­pra­na en el mer­ca­do y cons­truir una ca­rre­ra téc­ni­ca des­de muy jó­ve­nes, ale­ján­do­los de la vi­da uni­ver­si­ta­ria. El men­sa­je uni­ver­si­ta­rio tam­bién de­be­ría lle­gar a ellos.

El rol de la Uni­ver­si­dad a mer ita u na ú lt i ma re - fle­xión. Si bien la em­plea­bi­li­dad del gra­dua­do uni­ver­si­ta­rio de­be es­tar siem­pre pre­sen­te en la men­te de los di­rec­ti­vos uni­ver­si­ta­rios, la oca­sio­nal co­yun­tu­ra la­bo­ral no de­be­ría ser el nor­te de las ac­cio­nes. Tal cual lo ex­pre­sa el Plan Es­tra­té­gi­co 2012-2016, “In­ge­nie­ría es una dis­ci­pli­na fun­da­men­tal pa­ra con­so­li­dar el desa­rro­llo in­dus­trial, re­la­cio­nar co­no­ci­mien­to con in­no­va­ción productiva y dis­mi­nuir los ni­ve­les de de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca”. En es­ta di­rec­ción, el pro­ce­so for­ma­ti­vo uni­ver­si­ta­rio tie­ne el desafío de desa­rro­llar ac­ti­tu­des y ap­ti­tu­des que per­mi­tan ge­ne­rar un in­ge­nie­ro de al­ta ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca, con com­pro­mi­so so­cial, con­cien­cia a mbien­ta l y ca­pa­ci­dad de li­de­ra zgo, pa­ra crear lo que no exis­te y pro­veer so­lu­cio­nes a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les y fu­tu­ras, pre­pa­rán­do­lo pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble con pleno co­no­ci­mien­to de las im­pli­can­cias eco­nó­mi­cas, so­cia­les y am­bien­ta­les del ejer­ci­cio de su pro­fe­sión.

el mi­nis­te­rio de edu­ca­ción lan­zó un am­bi­cio­so plan pa­ra lo­grar 10 mil in­ge­nie­ros por año

GENTILEZA: ITBA

PRI­ME­ROS PA­SOS. Alum­nos de co­le­gios se­cun­da­rios que par­ti­ci­pa­ron de la Se­gun­da Olim­pía­da Ar­gen­ti­na de Tec­no­lo­gía (OATec) del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.