la hi­ja del in­ten­den­te de ita­tí, pre­sun­ta ‘cho­fer nar­co’

una fal­sa de­nun­cia del ro­bo de su au­to, que con­te­nía 326 pa­que­tes de ma­rihua­na, com­pli­ca a ma­rie­la te­rán. sos­pe­chan que ella y su ma­ri­do tras­la­da­ban la dro­ga.

Perfil (Domingo) - - POLICIALES - CE­CI­LIA DI LODOVICO

El Volks­wa­gen New Beetle se apro­xi­ma­ba a gran ve­lo­ci­dad. Los gen­dar­mes del Es­cua­drón 48 Co­rrien­tes lo ob­ser­va­ron acer­car­se al pues­to de vi­gi­lan­cia. Cuan­do la per­so­na que es­ta­ba detrás del vo­lan­te del vehícu­lo los di­vi­só a un cos­ta­do de la Ru­ta Na­cio­nal 12, no du­dó: apre­tó el fre­nó y reali­zó una au­daz vuel­ta en “U”.

Los gen­dar­mes abor­da­ron el pa­tru­lle­ro y sa­lie­ron a la ca­za del au­to fu­gi­ti­vo. Un “re­ven­tón” de uno de los neu­má­ti­cos im­pi­dió que con­ti­núen la per­se­cu­ción. Mi­nu­tos más tar­de, otro gen­dar­me en­con­tró el au­to ne­gro hun­di­do en una zan­ja. Los ocu­pan­tes lo ha­bían aban­do­na­do.

Es­ta per­se­cu­ción ocu­rrió el 25 de oc­tu­bre de 2014, el mis­mo día que Ma­rie­la Te­rán, hi­ja de Ro­ger Te­rán, in­ten­den­te de Ita­tí, pre­sen­tó la de­nun­cia de ro­bo de su vehícu­lo: el mis­mo que se ha­bía en­ca­ja­do en la ru­ta y que guar­da­ba en su in­te­rior 326 pa­que­tes de ma­rihua­na. Ca­si dos años y me­dio des­pués, la de­nun­cia que la hi­ja del je­fe mu­ni­ci­pal ha­bría he­cho pa­ra cu­brir­se sir­vió de prue­ba a los de­tec­ti­ves que des­ba­ra­ta­ron una de las más im­por­tan­tes ban­das nar­co del país, con dis­tri­bu­ción a di­ver­sas pro­vin­cias y la­zos in­ter­na­cio­na­les, que li­de­ra Luis “Lu­cho” Sal­ce­do, pró­fu­go y con cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, las evi­den­tes con­tra­dic­cio­nes en la de­nun­cia de Te­rán, de­te­nida es­te mar­tes por nar­co­trá­fi­co, fue­ron mo­ti­vo de sos­pe­cha su­fi­cien­te pa­ra de­ter­mi­nar su rol den­tro de la es­truc­tu­ra cri­mi­nal: po­ner a dis­po­si­ción del res­to de la ban­da el me­dio de trans­por­te en el que se rea­li­za­ba el tras­la­do de la dro­ga. In­clu­so, creen que po­dría ha­ber si­do ella quien es­ta­ba tras el vo­lan­te el día que el New Beetle es­qui­vó a Gen­dar­me­ría.

La coar­ta­da in­clu­yó pre­sen­tar­se in­me­dia­ta­men­te en una co­mi­sa­ría a rea­li­zar la de­nun­cia del ro­bo, una vez que se co­no­ció el des­cu­bri­mien­to del vehícu­lo aban­do­na­do.

Pe­ro los ho­ra­rios no cie­rran: Te­rán di­jo que a las 14.30 es­ta­cio­nó el au­to, que vol­vió 15 mi­nu­tos más tar­de y ya no lo en­con­tró. 45 mi­nu­tos más tar­de, reali­zó la de­nun­cia. La mu­jer no tu­vo en cuen­ta que, a las 14.36, la Co­mi­sa­ría de Ita­tí in­for­mó que el ser­vi­cio de

emer­gen­cias re­ci­bió un lla­ma­do por par­te de un sub­ofi­cial de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal no­ti­fi­can­do sobre la per­se­cu­ción en la ru­ta. Es im­po­si­ble que, con seis mi­nu­tos, los pre­sun­tos la­dro­nes ha­yan atra­ve­sa­do la ciu­dad y car­ga­do la dro­ga en su in­te­rior.

La hi­ja del in­ten­den­te ita­te­ño de­be ex­pli­car, a la vez, có­mo pu­do ob­te­ner el vehícu­lo: per­ci­bió su úl­ti­mo apor­te pre­vi­sio­nal en ju­lio de 2007. El de su ma­ri­do, Ri­car­do “Chino” Pi­ris, fue en ma­yo de 2011 y si bien per­ci­be una pensión no con­tri­bu­ti­va de 2.194,28 pe­sos; am­bos de­ben ex­pli­car có­mo lo­gra­ron ad­qui­rir el vehícu­lo que fue ha­lla­do en la ru­ta, un VW Ven­to y una To­yo­ta 4x4 que guar­da­ban en el ga­ra­je de su ca­sa, ubi­ca­da en el Ba­rrio 30 vi­vien­das; al igual que los in­mue­bles que se les atri­bu­yen en Ita­tí, a nom­bre de tes­ta­fe­rros.

Pese a no te­ner nin­gu­na ac­ti­vi­dad la­bo­ral de­cla­ra­da, “siem­pre han si­do vis­tos tri­pu­lan­do di­ver­sos au­tos de al­ta ga­ma y en po­se­sión de bie­nes su­ma­men­te one­ro­sos”. Pi­ris se mo­vi­li­za­ba en una Volks­wa­gen Ama­rok, una Ford Ran­ger, una Mer­ce­des Benz Sprin­ter, un Mer­ce­des Benz mo­de­lo C 230 Kom­pres­sor y una Ford Eco Sport. El yer­mo del in­ten­den­te tie­ne va­rias en­tra­das y sa­li­das del país ha­cia Pa­ra­guay, un da­to su­ge­ren­te pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res.

A l igual que su mu­jer, el Chino es con­si­de­ra­do una pie­za fuer­te den­tro de la es­truc­tu­ra: es la per­so­na de máxima con­fian­za de Lu­cho Sau­ce­do. Fue­ron vis­tos en un sin­nú­me­ro de opor­tu­ni­da­des re­co­rrien­do Ita­tí a bor­do de lu­jo­sos au­tos y, de acuer­do a los in­for­mes ela­bo­ra­dos por la Unidad Es­pe­cial de In­ves­ti­ga­cio­nes y Pro­ce­di­mien­tos Ju­di­cia­les Ro­sa­rio de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal, se en­car­ga­ba de man­te­ner los con­tac­tos vin­cu­la­dos con el trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes des­de Ita­tí has­ta la ciu­dad de Ro­sa­rio.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

OPE­RA­TI­VOS. Efec­ti­vos de Gen­dar­me­ría alla­na­ron la municipalidad de la ciu­dad co­rren­ti­na, se­cues­tra­ron una lan­cha don­de trans­por­ta­rían dro­gas y va­rios vehícu­los de al­ta ga­ma.

PA­RE­JA. Ma­rie­la Te­rán y su ma­ri­do Wal­ter Pi­ris es­tán acu­sa­dos de ser par­te de una ban­da nar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.