Por su es­po­sa K, el em­ba­ja­dor de ru­sia tu­vo que de­jar su car­go

La mu­jer de Pa­blo tet­ta­man­ti pu­bli­có un con­te­ni­do en su Fa­ce­book que no gus­tó a Ma­cri. aho­ra am­bos vuel­ven a ar­gen­ti­na.

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - AGUSTIN GA­LLAR­DO

“No soy an­ti­na­da, mi­li­to por la Me­mo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia, por los de­re­chos inalie­na­bles, la jus­ti­cia so­cial, la equi­dad, la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia”. Así re­za uno de los tan­tos men­sa­jes que Elida De Bian­chet­ti pu­bli­ca en su cuen­ta de Fa­ce­book, la úni­ca y re­cu­rri­da trin­che­ra que eli­gió la úl­ti­ma se­ma­na pa­ra de­fen­der­se lue­go de que Mau­ri­cio Ma­cri des­pla­za­ra a tra­vés de un de­cre­to pre­si­den­cial a su ma­ri­do, el em­ba­ja­dor ar­gen­tino en Ru­sia, Pa­blo An­sel­mo Tet­ta­man­ti.

El epi­so­dio ocu­rrió des­pués de que su mu­jer pu­bli­ca­ra co­men­ta­rios muy crí­ti­cos al go­bierno de Cam­bie­mos. “Era al­go que se sa­bía y ca­da vez se sos­te­nía me­nos. To­dos ha­bla­ban del al­to per­fil de su mu­jer”, con­tó a es­te dia­rio una ar­gen­ti­na que vi­ve en Ru­sia y co­no­ció a De Bian­chet­ti.

Tet­ta­man­ti se­rá tras­la­da­do, a par­tir del de­cre­to 106/2017 del Bo­le­tín Ofi­cial, al Mi­nis- te­rio de Re­la­cio­nes de Ex­te­rio­res y Cul­to “a ra­zo­nes de ser­vi­cio y en uso de las fa­cul­ta­des con­fe­ri­das por el ar­tícu­lo 99 de la Cons­ti­tu­ción”. Es­ta de­ci­sión coin­ci­de con un co­mu­ni­ca­do de la can­ci­ller Susana Mal­co­rra, que ha­ce tres días pi­dió “mo­de­ra­ción en las re­des” a to­dos los em­ba­ja­do­res y je­fes de mi­sión de la Ar­gen­ti­na. Con­sul­ta­do por PER­FIL, el ex can­ci­ller Dan­te Capu­to sos­tu­vo que si bien no co­no­ce la exis­ten­cia de un re­gla­men­to fren­te a es­te ti­po de si­tua­cio­nes, no es co­rrec­to ex­pre­sar­se co­mo lo hi­zo De Bian­chet­ti. “Se su­po­ne que la mu­jer el em­ba­ja­dor, por en­de tam­bién su es­po­sa, de­ben acom­pa­ñar cier­tas for­mas. Ellos re­pre­sen­tan a un go­bierno en el ex­te­rior”, ex­pre­só Capu­to. In­ten­sa. Así la de­fi­ne a PER­FIL otra per­so­na re­si­den­te en Mos­cú, que se cru­zó va­rias ve­ces a Elida. “Va­rios en la em- ba­ja­da tu­vie­ron, jus­ta­men­te por su per­so­na­li­dad, dis­tin­tos ti­pos de en­con­tro­na­zos. Es una mu­jer muy fron­tal y pa­sio­nal. Va­rios se que­ja­ron de que mal­tra­ta­ba gen­te”, agre­gó la fuen­te.

Los ma­los tra­tos lle­ga­ron a un pun­to que, in­clu­so, va­rios de­ja­ron de tra­ba­jar en la em­ba­ja­da a raíz de la con­duc­ta de la es­po­sa del ex em­ba­ja­dor. A me­dia­dos de 2015, un en­via­do de una cá­ma­ra que nu­clea a am­bos paí­ses tu­vo una char­la con De Bian­chet­ti en la em­ba­ja­da. Allí, la mu­jer qui­so sa­ber có­mo es­ta­ban los ne­go­cios en­tre am­bos paí­ses y la per­so­na le ex­pli­có que las co­sas no es­ta­ban muy bien por el ti­po de cam­bio de aquel en­ton­ces. Es­te ra­zo­na­mien­to –se­gún con­ta­ron a es­te dia­rio– fue ne­ga­do enér­gi­ca­men­te por la mu­jer del ex em­ba­ja­dor y la hi­zo ofus­car in­me­dia­ta­men­te fren­te a aque­lla per­so­na que no su­po có­mo reac­cio­nar ya que se ha­bían co­no­ci­do ha­ce só­lo unos mi­nu­tos, pro­du­cién­do­se así un mo­men­to in­có­mo­do. Al pa­re­cer, Elida mis­ma

“De tan­ta edu­ca­ción de pri­vi­le­gio, me hi­ce pu­tea­do­ra”, di­ce la mu­jer de tet­ta­man­ti.

se atri­bu­ye su fa­ma de mu­jer enér­gi­ca o, co­mo lo con­fie­sa en las re­des, “pu­tea­do­ra”. En una fo­to que subió jun­to a su fa­mi­lia el pa­sa­do 8 de enero, lue­go de pa­sar las Fies­tas con ellos en Ar­gen­ti­na, la mu­jer del ex em­ba­ja­dor le ha­bla­ba “a la Pa­tria” pa­ra des­pe­dir­se an­tes de vol­ver a Ru­sia. “Me des­pi­do, sa­bés, ¡por un ra­ti­to no­más! ¿Qué tan lar­go? ¿Qué tan cor­to? No sé, pe­ro sé que vuel­vo a vos, co­mo siem­pre, con in­men­sa fe­li­ci­dad de re­tor­nar a mi tie­rra sea cuan­do fue­re, a los bra­zos de mis com­pa­ñe­ros-ca­ma­ra­das-co­rre­li­gio­na­rios, to­dos her­ma­nos, to­dos ami­gos, de esos en que mu­chas de mu­chas ve­ces re­ci­ben mi pu­tea­da (qué se le va a ha­cer, tan­ta edu­ca­ción de pri­vi­le­gio... me hi­zo pu­tea­do­ra)”, es­cri­bía.

PER­FIL in­ten­tó co­mu­ni­car­se con la es­po­sa del ex em­ba­ja­dor, pe­ro no ob­tu­vo res­pues­ta. “Es­te mu­ro mi­li­tan­te, es­te mu­ro con­ven­ci­do, es­ta he­rra­mien­ta de mi­li­tan­cia, hoy, les cuen­ta, no pue­do acep­tar nue­vos con­tac­tos, lean si quie­ren, sa­quen de él lo que les sea útil, co­men­ten, di­fun­dan, tal co­mo yo ha­go, o co­mo se les ocu­rra ha­cer”, se li­mi­tó De Bian­chet­ti a es­cri­bir en las re­des. Lue­go de ha­cer­se pú­bli­ca la no­ti­cia, su cuen­ta de Fa­ce­book se lle­nó de co­men­ta­rios. “Per­se­cu­ción ideo­ló­gi­ca y la­bo­ral a nues­tro em­ba­ja­dor de ca­rre­ra y su es­po­sa”, sos­te­nía uno. “¡Las ban­de­ras no se ba­jan por afe­rrar­se a un car­go!”, de­cía otro. Ella, quien aún se en­cuen­tra en Ru­sia, se li­mi­tó a agra­de­cer por es­ta vía. Con se­mán­ti­ca cris­ti­nis­ta, di­jo: “A to­dos y to­das, no se có­mo agra­de­cer el apo­yo, los co­men­ta­rios, los men­sa­jes. Creo que si di­go ‘Gra­cias’ me que­do cor­tí­si­ma, pe­ro no en­cuen­tro otra, así que gra­cias. Me­mo­ria, ver­dad, jus­ti­cia, li­ber­tad, de­mo­cra­cia ple­na, de­re­chos inalie­na­bles del pue­blo. Ele­gí se­guir ha­cien­do”.

La es­po­sa del ex em­ba­ja­dor, ade­más de pu­bli­car en las re­des sus idea­les kirch­ne­ris­tas,

PER­SO­NA­LI­DAD.

JUN­TOS. El em­ba­ja­dor, Pa­blo Tet­ta­man­ti y su epo­sa, Elida De Bian­chet­ti (ella ha­cien­do la V de la Vic­to­ria),

FOTOS: AFP

en un via­je re­cien­te des­de Ru­sia.

FOTOS: FA­CE­BOOK

es­cri­bió post con­tra Mau­ri­cio Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.