El ar­gen­tino que re­creó el his­tó­ri­co cru­ce de los an­des

Es­te­ban ocam­po es his­to­ria­dor y con su hi­jo de 10 años y ca­tor­ce per­so­nas más, cru­za­ron la cor­di­lle­ra tal co­mo lo hi­zo el ge­ne­ral San martín en 1817: es­to es, sin tec­no­lo­gía, dur­mien­do en car­pas de la épo­ca y con el mis­mo ro­pa­je.

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - JU­LIE­TA MONDET

Su pa­pá le trans­mi­tió el amor por los ca­ba­llos y la his­to­ria ar­gen­ti­na, al pun­to de que ape­nas tu­vo edad se alis­tó en el his­tó­ri­co Re­gi­mien­to de Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo Ge­ne­ral San Martín, es­col­ta pre­si­den­cial de nues­tro país. Su pa­sión lo lle­vó a fun­dar en 2008 la agru­pa­ción de re­crea­ción his­tó­ri­ca Es­cua­drón de Ca­ba­lle­ría His­tó­ri­ca. Y aho­ra es él quien le trans­mi­te el amor por la his­to­ria a su hi­jo de 10 años con, qui­zás, la ma­yor ha­za­ña que se ha he­cho has­ta aho­ra: cru­zar la cor­di­lle­ra de los An­des tal cual lo hi­zo el ge­ne­ral San Martín ha­ce 200 años pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je a la Pa­tria. Se tra­ta de Es­te­ban Ocam­po, un his­to­ria­dor que jun­to con un equi­po de siete per­so­nas em­pren­dió el pa­sa­do 2 de fe­bre­ro la gran tra­ve­sía en las mis­mas con­di­cio­nes en las que el ge­ne­ral lo hi­zo en 1817, in­clu­so con igual ves­ti­men­ta y equi­pa­mien­to.

En to­tal fue­ron diez per­so­nas –seis re­crea­do­res, un ca­ma­ró­gra­fo y tres ba­quea­nos–, y otras seis en el la­do chi­leno.

—¿Cuán­to tiem­po pla­nea­ron la ha­za­ña?

—Des­de fi­na­les de 2015, ca­da uno por su cuen­ta y tam­bién con reunio­nes con­jun­tas re­pa­san­do la his­to­ria pa­ra po­der dis­fru­tar in si­tu mu­cho más. Des­de lo fí­si­co, con mu­cho en­tre­na­mien­to, pa­ra po­der so­por­tar en­tre ocho y diez ho­ras de ca­bal­ga­ta to­dos los días, y al­tu­ras pro­me­dio de 3.500 me­tros. Mi hi­jo, por ejem­plo, su­mó taek­won­do a su vi­da. Y mu­chas ho­ras de ca­bal­ga­ta pa­ra prac­ti­car. Ade­más, nos hi­ci­mos los che­queos mé­di­cos per­ti­nen­tes ya que a la al­tu­ra y el es­fuer­zo hay que su­mar­le la hos­ti­li­dad de la mon­ta­ña. La cor­di­lle­ra no per­do­na erro­res.

—¿El ves­tua­rio era el de la épo­ca?

—El mis­mo. Has­ta las mis­mas te­las. Lo mis­mo con las car­pas, las man­tas y los uten­si­lios, to­do. Lle­va­mos fa­ro­les, ve­las y sa­bles. Na­da de lin­ter­nas ni GPS. In­ves­ti­ga­mos mu­cho pa­ra po­der re­pro­du­cir lo más fiel­men­te po­si­ble la vi­da dia­ria de es­tos ca­si 5 mil hom­bres dur­mien­do en car­pas con sus pro­pias mon­tu­ras co­mo ca­mas, con el abri­go só­lo de un pon­cho mien­tras el vien­to frío de la cor­di­lle­ra no pa­ra­ba.

—Pa­blo Zam­progno, un gran apa­sio­na­do de la fi­gu­ra del Li­ber­ta­dor e in­te­gran­te de la Asociación Cul­tu­ral San­mar­ti­nia­na de Ge­ne­ral Bal­dis­se­ra, en Cór­do­ba. Y yo hi­ce del sar­gen­to ma­yor Mar iano Ne­co­chea, res- pon­sa­ble del es­cua­drón de es­col­tas del ge­ne­ral, uno de los hom­bres más im­por­tan­tes del cru­ce. Per­so­ni­fi­car­lo fue in­creí­ble.

—¿Lle­va­ban so­por­te ac­tual?

—Los ba­quea­nos sí, ellos se en­car­ga­ban de ba­lan­cear las car­gas de los ani­ma­les, es­ta­ban bien pro­vis­tos de equi­pos ac­tua­les, des­de la ro­pa has­ta tec­no­lo­gía. No­so­tros lle­va­mos to­do de épo­ca. Re­cuer­do que nos mi­ra­ban y nos de­cían: “Us­te­des es­tán lo­cos”. Y aho­ra que lo mi­ro en re­tros­pec­ti­va coin­ci­do. Es que cuan­do so­pla­ba el vien­to fuer­te, la llu­via, in­clu­so la nie­ve, ellos es­ta­ban bien. Has­ta te­nían len­tes pa­ra que no les en­tra­ra la tie­rra y no­so­tros na­da. Lo hi­ci­mos tal cual lo pla­ni­fi­ca­mos, nues­tra ex­pe­rien­cia fue úni­ca.

tu hi­jo? —¿Có­mo fue vi­vir­lo con

—Martín nos pu­so la va­ra muy al­ta por­que con 10 años en nin­gún mo­men­to se que­jó del frío, ni de na­da. Aun en los mo­men­tos más du­ros, sos­tu­vo una ale­gría con­ta­gio­sa. Pes­ca­mos tru­chas con la mano pa­ra co­mer, y pren­di­mos fo­go­nes pa­ra ca­len­tar­nos por la no­che.

—¿Qué sig­ni­fi­có la tra­ve­sía?— —¿Quién hi­zo de San Martín?

“por mo­men­tos sen­tía­mos que la mon­ta­ña nos es­ta­ba echan­do con su hos­ti­li­dad”

Lo má­xi­mo a lo que po­día­mos lle­gar co­mo re­crea­cio­nis­tas. Te lle­na el al­ma po­der trans­mi­tir la his­to­ria así. Aho­ra es­ta­mos ha­cien­do un vi­deo.

— ¿Te­nían un guión?

—Lle­va­mos unas lí­neas ge­ne­ra­les sobre qué es lo que que­ría­mos lo­grar en imá­ge­nes.

FOTOS: ESCUADRON DE CABALLERIA HISTORICA

Es­te­ban Ocam­po per­so­ni­fi­ca­do en una de las pa­ra­das. Y en dos mo­men­tos emo­ti­vos: en el mo­no­li­to por el Bi­cen­te­na­rio, y en un ac­to que les die­ron en San Juan.

ALBUM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.