El rol de la po­lí­ti­ca en la sociedad del vér­ti­go

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR - DR. EDUAR­DO DUHAL­DE

La ló­gi­ca go­bierno/opo­si­ción re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas más acu­cian­tes de la sociedad ac­tual, co­mo el te­rro­ris­mo o el nar­co­trá­fi­co.

Si ob­ser­va­mos el acon­te­cer co­ti­diano, de nues­tro país y del mun­do, sal­ta a la vis­ta un fe­nó­meno que el lec­tor po­drá co­rro­bo­rar por sí mis­mo a par­tir de las in­for­ma­cio­nes que re­ci­be a dia­rio: por lo ge­ne­ral, los po­lí­ti­cos apa­re­cen co­rrien­do detrás de los pro­ble­mas, siem­pre a la za­ga de los acon­te­ci­mien­tos. En el más am­plio ar­co ideo­ló­gi­co y par­ti­da­rio, aquí y en otras la­ti­tu­des, ex­hi­ben muy po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra an­ti­ci­par­se a los es­ce­na­rios en que de­ben desen­vol­ver­se. Así las co­sas, sus pro­pues­tas de so­lu­ción a con­flic­tos y ne­ce­si­da­des de la sociedad re­sul­tan “des­fa­sa­das” de los he­chos, co­mo de­mo­ra­das y an­ti­guas. Una for­ma an­ti­gua de entender la po­lí­ti­ca. Una pri­me­ra ex­pli­ca­ción de es­te fe­nó­meno es que el sis­te­ma po­lí­ti­co, en la Ar­gen­ti­na y en el mun­do oc­ci­den­tal, se sigue en­cua­dran­do en el pe­ri­mi­do es­que­ma de “go­bierno” y “opo­si­ción”. Ha­ce ya más de 25 años que, al asu­mir mi pri­mer man­da­to co­mo go­ber­na­dor bo­nae­ren­se, se­ña­lé que era ne­ce­sa­rio ter­mi­nar con esa an­ti­gua y equí­vo­ca an­ti­no­mia. Y, pese a las reite­ra­das in­vo­ca­cio­nes a “cam­biar” y a “tra­ba­jar to­dos jun­tos”, las prác­ti­cas de di­ri­gen­tes y re­fe­ren­tes si­guen afe­rra­das a esa vie­ja fór­mu­la. Co­mo po­lí­ti­cos, re­sul­tan an­ti­guos.

Ese mo­do de entender y ejer­cer la po­lí­ti­ca tu­vo su ra­zón de ser en tiem­pos le­ja­nos, cuan­do se es­ta­ble­cie­ron las pri­me­ras for­mas de go­bierno de­mo­crá­ti­co mo­derno, pa­ra su­pe­rar el ab­so­lu­tis­mo de los mo­nar­cas. Pe­ro hoy, pa­sa­dos más de 200 años, la vie­ja idea de que el que ga­na una elec­ción go­bier­na, y el que pier­de, en el me­jor de los ca­sos, ha­ce opo­si­ción cons­truc­ti­va ha que­da­do irre­me­dia­ble­men­te des­fa­sa­da de las exi­gen­cias que plan­tean las com­ple­jas so­cie­da­des de la ac­tua­li­dad. Go­ber­nan­za. L a com­ple­ji­dad de la go­ber­nan­za en los tiem­pos que vi­vi­mos es de tal mag­ni­tud, que ya no da ca­bi­da a esa an­ti­no­mia “go­bierno-opo­si­ción”. No se tra­ta de una cues­tión de me­jor o peor vo­lun­tad de los po­lí­ti­cos, sino de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, in­he­ren­te al en­tra­ma­do de las so­cie­da­des ac­tua­les, cu­ya com­ple­ji­dad, su­peran­do lo es­tric­ta­men­te po­lí­ti­co, abar­ca ya di­men­sio­nes so­cio­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les y has­ta in­clu­so an­tro­po­ló­gi­cas. Pa­ra­dig­ma. Ha­ce tiem­po que el mun­do co­no­ce una in­fi­ni­dad de he­chos y pro­ce­sos nue­vos, unos be­ne­fi­cio­sos y otros ne­fas­tos. Por men­cio­nar só­lo al­gu­nos ejem­plos, bas­ta ci­tar la glo­ba­li­za­ción, la ace­le­ra­ción de las co­mu­ni­ca­cio­nes, el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y la co­nec­ti­vi­dad en­tre las per­so­nas a es­ca­la uni­ver­sal, al tiem­po que se ex­pan­den glo­bal­men­te el de­li­to or­ga­ni­za­do, el te­rro­ris­mo, la dro­ga­de­pen­den­cia o la de­gra­da­ción am­bien­tal.

El ras­go co­mún a to­do ello es el rit­mo ca­da vez más ace­le­ra­do con que sur­gen y se desa­rro­llan los cam­bios. Por ello, po­dría­mos de­fi­nir a es­ta com­ple­ja reali­dad co­mo la sociedad del vér­ti­go.

En las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas, las trans­for­ma­cio­nes se pro­du­cen a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. A tal pun­to que cuan­do los go­ber­nan­tes y fun­cio­na­rios en­cuen­tran la so­lu­ción a un pro­ble­ma o de­ci­den sobre un he­cho de­ter­mi­na­do, por lo ge­ne­ral la si­tua­ción ha si­do su­pe­ra­da por nue­vos acon­te­ci­mien­tos. De es­te mo­do, la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos apa­re­cen siem­pre re­za­ga­dos res­pec­to de las ne­ce­si­da­des y de­man­das de la sociedad.

No se tra­ta de que la cla­se po­lí­ti­ca sea o va­ya a ser re­em­pla­za­da de­bi­do a es­ta cir­cuns­tan­cia. Se­gu­ra­men­te re­sul­ta­rá ca­da vez más ne­ce­sa­ria pa­ra ayu­dar a di­ri­mir los eter­nos con­flic­tos po­lí­ti­co-so­cia­les de los se­res hu­ma­nos. Lo que es­tá en cues­tión y re­quie­re in­te­li­gen­cia y crea­ti­vi­dad pa­ra afron­tar­lo, es el he­cho de que esos con­flic­tos de­be­rán ser abor­da­dos des­de una nue­va óp­ti­ca, ya que las vie­jas for­mas de pro­ce­der es­tán sien­do su­pe­ra­das, y lo se­rán ca­da vez más in­ten­sa y ace­le­ra­da­men­te en el nue­vo pa­ra­dig­ma de las so­cie­da­des com­ple­jas del fu­tu­ro. Res­pon­sa­bi­li­dad. Des­de ya que hay una al­ta cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos en ello. La pe­re­za in­te­lec­tual, la in­ca­pa­ci­dad, el egoís­mo, el ci­nis­mo, o un pe­li­gro­so cóc­tel de esos fac­to­res, ha­cen que los in­te­gran­tes de la cla­se po­lí­ti­ca no sean permea­bles a los cam­bios que se pro­du­cen de­lan­te de sus ojos. Sue­len ser rea­cios a mo­di­fi­car es­truc­tu­ras de go­bierno y de or­ga­ni­za­ción so­cial en las cua­les se sien­ten ex­tre­ma­da­men­te có­mo­dos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.