Fa­ti­ga en Cam­bie­mos. Ga­ya cien­cia en Ma­cri

Perfil (Domingo) - - PERFIL - JORGE FON­TE­VEC­CHIA

“Cree­mos que el tiem­po pa­sa cuan­do los que pa­sa­mos so­mos no­so­tros”. ( Ser y tiem­po, Martín Hei­deg­ger). *** El fin de se­ma­na pa­sa­do, va­rios di­ri­gen­tes de Cam­bie­mos y al­gu­nos no­to­rios sim­pa­ti­zan­tes fue­ron in­sul­ta­dos en la ca­lle, al­go que no les ocu­rría des­de que Ma­cri asu­mió, ha­ce 14 me­ses. Un sín­to­ma del efec­to que ha­bía pro­du­ci­do ha­cer más di­fí­cil el pa­go en cuo­tas (quien no tie­ne lo su­fi­cien­te, aun­que ba­je el precio de con­ta­do, igual no pue­de com­prar), los nue­vos au­men­tos de ta­ri­fas, el cál- cu­lo de la ac­tua­li­za­ción de las ju­bi­la­cio­nes y el es­cán­da­lo que ge­ne­ró el acuer­do con el ex Co­rreo, de la fa­mi­lia Ma­cri. Co­mo tan­tas ve­ces se ha pro­ba­do, las fa­llas éti­cas de los go­bier­nos no pro­du­cen es­cán­da­los por sí so­las, pre­ci­san la com­bus­tión de una si­tua­ción eco­nó­mi­ca ne­ga­ti­va.

El Go­bierno in­sis­te con que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en cier­tos sec­to­res ya co­men­zó en enero y em­pe­za­rá a no­tar­se en to­dos los de­más pron­to. De ser así, és­te se­ría su peor mo­men­to por­que du­ran­te 2016 se acu­mu­ló una pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de com­pra de la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos que, a par­tir de aho­ra, co­men­za­ría a re­cu­pe­rar­se. Pe­ro tan­tas ve­ces se anun­cia­ron los bro­tes ver­des que, co­mo en la fá­bu­la del pas­tor y el lo­bo, na­die le cree al que anun­cie lo que ya se anun­ció sin su­ce­der.

Qui­zá por eso, Cris­ti­na Kirch­ner vino me­jo­ran­do su ima­gen un pun­to por mes úl­ti­ma­men­te, y en el co­nur­bano bo­nae­ren­se el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, in­clu­so si hu­bie­ra una lis­ta pe­ro­nis­ta por se­pa­ra­do, sa­ca­ría hoy más vo­tos que Cam­bie­mos. Per­sis­te un es­que­ma de su­ma ce­ro en­tre lo que sube Ma­cri y lo que ba­ja Cris­ti­na y vi­ce­ver­sa. Qui­zá la con­fe­ren­cia de pren­sa de Macr i dan­do mar­cha atrás con el Co­rreo y el cálcu­lo de las ju­bi­la­cio­nes, más la de­ten­ción de Mi­la­ni, que ata­ca al co­ra­zón del re­la­to kirch­ne­ris­ta, vuel­va a ha­cer subir a Cam­bie­mos y ba­jar a Cris­ti­na.

Pro­ba­ble­men­te Cam­bie­mos pue­da ga­nar las elec­cio­nes de oc­tu­bre, to­tal o par­cial­men­te, no por­que la economía ha­ya me­jo­ra­do lo su­fi­cien­te sino por­que en gran par­te de la sociedad per­du­re el re­cha­zo al re­la­to del kirch­ne­ris­mo. Y tam­bién por­que, aun sin co­mul­gar con Ma­cri, mu­chos vo­tan­tes se­pan que de­jar al Go­bierno de­rro­ta­do en sus úl­ti­mos dos años del man­da­to ge­ne­ra­ría otra cri­sis eco­nó­mi­ca que em­peo­ra­ría aún más la vi­da de to­dos.

Pe­ro la ba­ta­lla fi­nal en­tre pa­ra­dig­mas, el del PRO ver­sus el kirch­ne­ris­ta, pa­sa­rá por el éxi­to de la economía de Ma­cri. Y el mie­do que les ge­ne­ra a sus pro­pios alia­dos cier­to des­ape­go y frial­dad del Go­bierno a la ho­ra de to­mar me­di­das eco­nó­mi­cas, gran­des y pe­que­ñas, que pa­re­cie­ran no me­dir las con­se­cuen­cias, po­dría obe­de­cer no a un “an­sia de ac­tuar”, co­mo ex­pli­ca la na­rra­ción ofi­cial: “Nos equi­vo­ca­mos por­que ha­ce­mos mu­cho, pe­ro co­rre­gi­mos”, sino a có­mo pien­sa Ma­cri, a cuá­les son sus prio­ri­da­des y qué se­cun­da­ri­za.

Si se tu­vie­ra que sim­pli­fi­car, se po­dría de­cir que de las dos gran­des co­rrien­tes del pen­sa­mien­to hu­mano, el idea­lis­mo y el ma­te­ria­lis­mo, Ma­cri ad­hie­re a la úl­ti­ma. Au- gus­te Com­te ex­pli­ca­ba que el ma­te­ria­lis­mo es “la doc­tri­na que ex­pli­ca lo su­pe­rior por lo in­fe­rior”. El ma­te­ria­lis­mo sos­tie­ne que los ci­mien­tos son lo fun­da­men­tal: a una ca­sa se le qui­ta el te­cho y que­dan aún las pa­re­des, pe­ro si se le qui­tan los ci­mien­tos no que­da­rá na­da. Pe­ro hay dis­tin­tas for­mas de ser ma­te­ria­lis­ta: Epi­cu­ro era ma­te­ria­lis­ta, Freud era ma­te­ria­lis­ta y tam­bién Marx, quien sos­te­nía que “en úl­ti­ma ins­tan­cia” la economía de­ter­mi­na la po­lí­ti­ca.

Lo be­llo y lo bueno son del or­den del idea­lis­mo (Pla­tón, Kant): lo que más im­por­ta no siem­pre es lo más im­por­tan­te: no nos gus­tan los ár­bo­les por sus raí­ces. Pe­ro pa­ra el ma­ter ia lis­mo es lo ba­jo lo que pro­du­ce lo a lto: pr i me­ro e stá el ani­mal, lue­go el ser hu­mano; pri­me­ro es­tá el se­xo, lue­go el amor; pri­me­ro es­tá la in­fra­es­truc­tu­ra (la economía), lue­go la su­per­es­truc­tu­ra (la cul­tu­ra).

Ma­cri pien­sa su economía con­cen­tra­do en los ci­mien­tos, ha­cien­do más len­tos los tiem­pos a par­tir de los cua­les se pue­da co­men­zar a per­ci­bir los re­sul­ta­dos, si es que al prin­ci­pio hu­bie­ra ele­gi­do el edi­fi­cio co­rrec­to. Pro­ba­ble­men­te el gra­dua­lis­mo, que fa­ti­ga a tan­tos co­mo en una lar­ga ma­ra­tón, sea la anes­te­sia que Ma­cri apli­ca pa­ra ir pro­du­cien­do su ope­ra­ción.

La na­rra­ción y la co­mu­ni­ca­ción del Go­bierno se­rían el en­vol­to­rio pe­ro su pro­duc­to es otro. En el kirch­ne­ris­mo, la co­mu­ni­ca­ción y el re­la­to no po­cas ve­ces eran el pro­duc­to mis­mo; co­mo aho­ra la de­ten­ción de Mi­la­ni, evi­den­cia de que en el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos hu­bo se­rios in­ters­ti­cios.

Pe­ro pa­ra que ha­ya un mo­vi­mien­to as­cen­den­te, hay pri­me­ro que re­co­no­cer que exis­te un arri­ba, re­la­ti­vi­zar la dis­cu­sión sobre qué es bueno o be­llo se­ría tan con­tra­dic­to­rio co­mo que­rer as­cen­der ne­gan­do la exis­ten­cia de lo al­to.

Ese se­ría el ta­lón de Aqui­les de Ma­cri, a quien lo abs­trac­to lo abu­rre, y la preo­cu­pa­ción de mu­chos de su alia­dos, que ven en esa mio­pía un pro­ble­ma cons-

La fuer­za só­lo es va­lo­ra­da si se po­ne al ser­vi­cio de la de­bi­li­dad: con el Co­rreo, Ma­cri hi­zo lo con­tra­rio El tiem­po exis­te só­lo re­la­ti­va­men­te al cam­bio, el tiem­po va­ría en fun­ción de la ve­lo­ci­dad, y oc­tu­bre es­tá ca­da vez más cer­ca

ti­tu­ti­vo. “Lo ba­jo y lo su­per­fi­cial es­tán a la mis­ma al­tu­ra”, de­cía Si­mo­ne Weil.

Aho­ra: tam­bién se pue­de ser ma­te­ria­lis­ta pa­ra con­su­mar idea­les, com­pren­der la economía pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca y usar lo cuan­ti­ta­ti­vo pa­ra al­can­zar lo cua­li­ta­ti­vo. Qui­zás ése sea el pro­pio pro­ce­so as­cen­den­te que Ma­cri de­be re­co­rrer y don­de los alia­dos de Cam­bie­mos ten­gan más pa­ra apor­tar­le y re­cla­mar­le sien­do cen­ti­ne­las de un ideal sin el cual no se as­cien­de. Louis Alt­hus­ser sos­te­nía que “só­lo una con­cep­ción ideo­ló­gi­ca de la sociedad pue­de ima­gi­nar una sociedad sin ideo­lo­gía”.

Sin as­cen­sión, Ma­cri po­dría ter­mi­nar co­mo el feo que son­ríe fren­te al es­pe­jo. La ac­tual fa­ti­ga en Cam­bie­mos es un sín­to­ma que al­go in­di­ca. Iña­ki Ur­dan­ga­rin - Cé­sar Mi­la­ni

CEDOC PER­FIL

en la con­fe­ren­cia de pren­sa del jue­ves.

PRE­SOS. El cu­ña­do del rey español y el ex je­fe mi­li­tar de Cris­ti­na sien­ten el ri­gor de la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.