ESCOBAR Y SUS DO­BLES

En Pa­blo Escobar in fra­gan­ti, su hi­jo, Juan Pa­blo, re­cons­tru­ye la vi­da del ca­po nar­co y de­di­ca un ca­pí­tu­lo a ex­pli­car por qué las fic­cio­nes que lo re­tra­tan es­tán lle­nas de erro­res y son da­ñi­nas.

Perfil (Domingo) - - DOMINGO -

PA­RA MA­CRI, EL LIMITE MEDIATICO ES LA FA­MI­LIA

Una se­ma­na que que­da­rá mar­ca­da en la agen­da de go­bierno. Una en la que des­de Mar­cos Pe­ña has­ta

Os­car Aguad, e in­clu­so el ave­za­do Mario Quin­ta­na, de­mos­tra­ron con sus pa­sos en fal­so y fra­ses po­co fe­li­ces que en mo­men­tos crí­ti­cos ni la pro­tec­ción me­diá­ti­ca su­pera lo que una am­plia con­fe­ren­cia de pren­sa pue­de con­se­guir. El ca­so del Co­rreo Ar­gen­tino y el per­dón de la deu­da que la em­pre­sa fa­mi­liar del Pre­si­den­te arras­tra con el Es­ta­do, el te­ma del re­cor­te por DNU de las ju­bi­la­cio­nes y, en me­nor me­di­da, el tam­bién re­cor­te de fon­dos pa­ra la pre­ven­ción, asis­ten­cia y erra­di­ca­ción de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res pu­sie­ron a Mau­ri­cio

Ma­cri en un es­ce­na­rio que no le gus­ta: en­fren­tar a pe­rio­dis­tas a cues­tio­na­rio abier­to. Si la con­fe­ren­cia de pren­sa del jue­ves en Ca­sa Ro­sa­da fue au­to­ce­le­bra­da co­mo hi­to pa­ra di­fe­ren­ciar­se de la ges­tión an­te­rior, días des­pués to­da­vía ha­bía vo­ra­ci­dad por co­no­cer qué era lo que se ha­bía ana­li­za­do en la me­sa...

... chi­ca de La Ro­sa­da ape­nas el Pre­si­den­te cru­zó la puer­ta y que­dó afue­ra de cual­quier cá­ma­ra que re­gis­tra­ra ges­to al­guno. Du­ran­te 48 ho­ras hu­bo aná­li­sis de to­do ti­po e in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca. Pe­ro quie­nes lo co­no­cen sa­ben que hay una si­tua­ción per­so­nal que pro­vo­có lo del Co­rreo, que lo to­có de lleno. De a po­co, los nom­bres e imá­ge­nes de sus tres hi­jos ma­yo­res co­men­za­ban a co­lar­se co­mo par­te del lis­ta­do de be­ne­fi­cia­rios con la con­do­na­ción de la deu­da de los Ma­cri con el Es­ta­do por el des­ma­ne­jo de la re­es­ta­ti­za­da em­pre­sa. Agus­ti­na, Gi­me­na y Fran­cis­co son jó­ve­nes de es­tric­to ba­jo per­fil y la pro­lon­ga­ción de la si­tua­ción en cues­tión po­dría que­brar eso. Lue­go de Al­fon­sín y por mo­ti­vos va­rios, los hi­jos pre­si­den­cia­les son un blanco fá­cil y la ma­ne­ra de ho­ra­dar el áni­mo pre­si­den­cial.

TO­DO PA­SA

Su des­pla­za­mien­to de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas fue ines­pe­ra­do. Y si fue mo­ti­va­do por “fue­go ami­go” no se­rá por aho­ra con­fir­ma­do por bo­ca de Ise­la Cos­tan­ti­ni, quien no tie­ne emi­sa­rios que dis­tri­bu­yan fra­ses en off sobre si se sin­tió mal­tra­da o po­co cui­da­da por el Go­bierno al de­jar Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas. Es­te ve­rano, con al­gu­nos ex co­le­gas em­pre­sa­rios ve­ci­nos al lu­gar que ella ocu­pa­ba en Ma­nan­tia­les, ma­ni­fes­tó des­con­ten­to y son­reía cuan­do le men­cio­na­ban a un mi­nis­tro co­mo el res­pon­sa­ble de su des­pi­do. A esos mis­mos los sor­pren­dió ver­la tan son­rien­te en una fo­to con Ma­cri en Cha­pel­co de la se­ma­na pa­sa­da. (ver fo­to en des­ta­ca­do de es­ta pá­gi­na).

TENSION INES­PE­RA­DA

Aun­que no es de los fun­cio­na­rios de go­bierno con los que la gen­te de la cul­tu­ra tie­ne cues­tio­na­mien­tos ma­ni­fies­tos, in­te­gran­tes de ese am­plio co­lec­ti­vo le hi­cie­ron pa­sar una ines­pe­ra­da si­tua­ción a Jorge

Te­ler­man. El cie­rre de un cur­so or­ga­ni­za­do por el go­bierno por­te­ño y dic­ta­do por Ma­tías Feld­man en el Cen­tro Cul­tu­ral San Martín in­clu­yó en­tre­gas de di­plo­mas. Fue en ese mo­men­to cuan­do Te­ler­man subió al es­ce­na­rio pa­ra su­mar­se a la ce­re­mo­nia, pe­ro mu­chos de los par­ti­ci­pan­tes se fue­ron sin su di­plo­ma; otros lo sa­lu­da­ron pe­ro es­qui­va­ron la fo­to y otros apro­ve­cha­ron la si­tua­ción y la pre­dis­po­si­ción del fun­cio­na­rio pa­ra es­cu­char re­cla­mos sobre la po­lí­ti­ca cul­tu­ral de Ro­drí­guez

La­rre­ta y que­jas de la nue­va de­mo­ra –se ha­bla de unos seis me­ses– en la reaper­tu­ra del Tea­tro Mu­ni­ci­pal San Martín que plan­teó el go­bierno por­te­ño.

A ES­TU­DIAR

En vis­tas del via­je a Es­pa­ña que rea­li­za­rá Ma­cri, en una de las reunio­nes re­la­ja­das que al­gu­nos em­pre­sa­rios de la co­mi­ti­va man­tie­nen es­tos días co­men­ta­ron que Susana

Mal­co­rra de­be­ría pre­pa­rar una res­pues­ta sobre qué pos­tu­ra tie­ne el Go­bierno con res­pec­to a Gi­bral­tar. Es­to se de­be a que en el co­lo­quio que ella pro­ta­go­ni­zó en la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Ar­gen­ti­na ha­ce unos días –pre­pa­ra­do por ese país co­mo an­ti­ci­po de la men­cio­na­da mi­sión– de­mos­tró cin­tu­ra pa­ra no que­dar­se sin res­pues­ta, pe­ro pa­ra los no muy in­for­ma­dos no pu­do de­jar en cla­ro qué pos­tu­ra y opi­nión tie­ne la Ro­sa­da an­te di­cha cues­tión. Y pa­ra los en­ten­di­dos, no de­mos­tró un co­no­ci­mien­to pre­ci­so de esa cues­tión geo­po­lí­ti­ca.

AFP

Mau­ri­cio Ma­cri.

FOTOS: CEDOC

Agus­ti­na, Gi­me­na y Fran­cis­co Ma­cri.

CEDOC PER­FIL

Jorge Te­ler­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.