Ese no era mi pa­dre

El hi­jo de Pa­blo Escobar con­tra las nar­co­fic­cio­nes

Perfil (Domingo) - - LIBRO -

Es in­dis­cu­ti­ble el éxi­to mun­dial de las lla­ma­das nar­co­se­ries o nar­co­no­ve­las que re­la­tan his­to­rias sobre mi pa­dre y mu­chos otros per­so­na­jes del nar­co­trá­fi­co in­ter­na­cio­nal. Ha­ce tiem­po las gran­des ca­sas pro­duc­to­ras de ci­ne y te­le­vi­sión de­tec­ta­ron la fas­ci­na­ción que des­pier­tan las eje­cu­to­rias de esos cri­mi­na­les, pe­ro no pre­vie­ron que en torno a ellos se es­tá crean­do una nue­va cul­tu­ra, ale­ja­da de to­dos los va­lo­res.

No me opon­go a la pro­li­fe­ra­ción de las pro­duc­cio­nes sobre mi pa­dre, pe­ro sí ma­ni­fies­to mi in­con­for­mi­dad con aque­llos que con el pre­tex­to de mez­clar fan­ta­sía con reali­dad han lo­gra­do cons­truir un men­sa­je im­plí­ci­to que in­ci­ta a la ju­ven­tud a pen­sar que ser nar­co es muy co­ol. Pe­ro no só­lo eso. Tam­bién se ha­ce creer que el di­ne­ro mal ha­bi­do es­tá ro­dea­do de cier­to en­can­to y por ello mu­chos in­cau­tos quie­ren re­pe­tir la his­to­ria de mi pa­dre, por­que ven a un hom­bre to­do­po­de­ro­so que nun­ca pier­de, que nun­ca su­fre ni la pa­sa mal. Lo que han lo­gra­do es re­fle­jar ex­pe­rien­cias con­tra­rias a las que yo pre­sen­cié, por­que ése es un mun­do en el que se so­bre­vi­ve a san­gre y fue­go y pi­so­tean­do a mu­chas per­so­nas.

El im­pac­to de las pro­duc­cio­nes re­la­cio­na­das con mi pa­dre es de tal di­men­sión que em­pe­cé a re­ci­bir men­sa­jes de jó­ve­nes de al­gu­nos paí­ses del con­ti­nen­te afri­cano co­mo Ke­nia y Ma­rrue­cos, o de otras la­ti­tu­des co­mo Fi­li­pi­nas, Ru­sia, Tur­quía, Af­ga­nis­tán, Irán y Pa­les­ti­na, pe­ro tam­bién de paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na co­mo Mé­xi­co, Gua­te­ma­la, Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Ecua­dor, Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la, en los que esen­cial­men­te me de­cían: “Quie­ro ser nar­co co­mo el de la se­rie”, “Ayú­da­me a ser nar­co”.

Por su­pues­to que a to­dos les acon­se­jé lo con­tra­rio y les di­je que no ven­día en­tra­das a ese mun­do oscuro. Y me preo­cu­pé más por­que ju­ra­ban sa­ber to­do sobre mi pa­dre por ha­ber vis­to Nar­cos, Pa­blo Escobar, el pa­trón del mal, El car­tel de los sa­pos, Sin te­tas no hay pa­raí­so, La rei­na del sur, El se­ñor de los cie­los y un sin­fín de pe­lí­cu­las con gran­des es­tre­llas co­mo Be­ni­cio del To­ro en la pro­duc­ción más ab­sur­da sobre mi pa­dre lla­ma­da Escobar Pa­ra­di­se Lost.

No obs­tan­te, me he es­for­za­do en mos­trar que el ca­mino re­co­rri­do por mi pa­dre, es jus­ta­men­te el con­tra­rio al que de­be­mos to­mar las per­so­nas de bien, lo que han lo­gra­do las nar­co­se­ries es ha­cer ver a mi pa­dre co­mo una es­pe­cie de nue­vo “su­per­hé­roe” de la

Juan Pa­blo Escobar re­cons­tru­ye el día a día de su pa­dre, que li­de­ró el san­gui­na­rio Car­tel de Me­de­llín has­ta su muer­te, en 1993, y de­di­ca un ca­pí­tu­lo en­te­ro a cues­tio­nar la ve­ra­ci­dad de las fic­cio­nes que re­tra­tan al je­fe nar­co co­lom­biano. En par­ti­cu­lar, la­men­ta que Net­flix ha­ya de­cli­na­do uti­li­zar sus ar­chi­vos y me­mo­rias pa­ra Nar­cos y ha­ya pre­fe­ri­do el tes­ti­mo­nio de un agen­te de la DEA que nun­ca lo co­no­ció. Re­ci­bí men­sa­jes de jó­ve­nes de to­do el mun­do que de­cían: “Quie­ro ser nar­co co­mo el de la se­rie”

his­to­ria re­cien­te. La pe­li­gro­sa mez­cla de imá­ge­nes reales de la vio­len­cia de ha­ce dos dé­ca­das y ex­trac­tos de no­ti­cie­ros, les agre­gan a esos pro­duc­tos te­le­vi­si­vos una su­pues­ta do­sis de cre­di­bi­li­dad que ter­mi­nan por hip­no­ti­zar a la ju­ven­tud.

Con cier­ta an­te­la­ción me con­ta­ron que el nue­vo gi­gan­te de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, Net­flix, fil­ma­ría la pri­me­ra tem­po­ra­da de una his­to­ria bio­grá­fi­ca sobre mi pa­dre, ba­sa­da en he­chos reales y con cier­tas do­sis de fic­ción. De in­me­dia­to le pe­dí a un ami­go que vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos co­mu­ni­car­se con di­rec­ti­vos de esa com­pa­ñía pa­ra ofre­cer­les la po­si­bi­li­dad de con­tar la me­jor ver­sión po­si­ble con nues­tra co­la­bo­ra­ción, pa­ra en­viar­le un men­sa­je inequí­vo­co a la sociedad de que ésa era una his­to­ria dig­na de ser con­ta­da pe­ro ja­más imi­ta­da.

Tras un en­cuen­tro con al­gu­nos de los re­pre­sen­tan­tes de Netf li x en Es­ta­dos Uni­dos, en el que of re­ci­mos ac­ce­so irres­tric­to al ex­ten­so ar­chi­vo fa­mi­liar que re­tra­ta con cla­ri­dad la vi­da de mi pa­dre, re­ci­bi­mos una ta­jan­te res­pues­ta: “No nos in­tere­sa, ya co­no­ce­mos la his­to­ria, se la com­pra­mos a Javier Pe­ña, agen­te de la DEA en la épo­ca de Escobar y él no es­tá dis­pues­to a tra­ba­jar con la fa­mi­lia”. En otras pa­la­bras, Net­flix pa­re­cía sa­ber mu­cho más de Pa­blo Escobar que su viu­da y sus hi­jos, y pre­fi­rió que­dar­se con la ver­sión de un hom­bre que per­si­guió a mi pa­dre pe­ro ja­más lo co­no­ció.

El epi­so­dio me pro­du­jo mu­cha des­con­fian­za fren­te al con­te­ni­do de la se­rie. En sep­tiem­bre de 2016 vi com­ple­ta la se­gun­da tem­po­ra­da, aho­ra ti­tu­la­da Nar­cos, pues que­ría sa­ber qué me con­ta­rían de nue­vo sobre no­so­tros. Al res­pec­to y des­pués de ver­la en de­ta­lle, en­con­tré se­rias con­tra­dic­cio­nes y erro­res. Por ello sen­tí que era ne­ce­sa­rio es­cri­bir y pu­bli­car un “post” en mi pá­gi­na de Fa­ce­book que ti­tu­lé Nar­cos

2 y sus 28 qui­me­ras. Has­ta ese mo­men­to, mi pá­gi­na te­nía es­ca­sos trein­ta mil “Me gus­ta” y mis tex­tos nun­ca su­pe­ra­ban los cien mil lec­to­res, pe­ro to­do cam­bió cuan­do opri­mí el bo­tón “Pu­bli­car”: una se­ma­na des­pués, la no­ta ha­bía si­do leí­da por más de 1.300.000 per­so­nas y los dia­rios de un gran nú­me­ro de paí­ses se hi­cie­ron eco de mis crí­ti­cas con ti­tu­la­res no exen­tos de dra­ma­tis­mo: “Hi­jo de Escobar ata­ca a Net­flix”.

En­tre­tan­to, en las re­des so­cia­les pu­bli­qué un men­sa­je que in­vi­ta­ba a la ju­ven­tud a no creer en las “ver­da­des” que con­ta­ba la se­rie y a des­con­fiar del con­te­ni­do. Par­te del tex­to pu­bli­ca­do es el si­guien­te: “En nom­bre de mi país y en ho­nor a la ver­dad real de los he­chos acon­te­ci­dos en­tre los años ochen­ta y no­ven­ta, me veo en la obli­ga­ción de ex­po­ner los gra­ví­si­mos erro­res de una se­rie que se au­to­pro­cla­ma co­mo ve­raz, cuan­do dis­ta mu­chí­si­mo de ser­lo, in­sul­tan­do así la his­to­ria de to­da una na­ción y de mu­chí­si­mas víc­ti­mas y fa­mi­lias:

Car­los He­nao (q.e.p.d.) era mi tío ma­terno y no nar­co­tra­fi­can­te, co­mo lo pin­tan en la se­rie. De he­cho era tra­ba­ja­dor, ho­nes­to, no­ble y buen pa­dre de fa­mi­lia. Muy ami­go de mi ma­dre. Era ven­de­dor de Bi­blias, acrí­li­cos y tra­pea­do­res. Siem­pre ha­bla­ba de ha­cer la paz, no la gue­rra; ha­bla­ba de es­ca­par, no de ata­car a na­die. Car­los He­nao no fue ja­más nar­co­tra­fi­can­te ni vi­vió en Mia­mi. Fue se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do jun­to a Fran­cis­co

To­ro, otro hom­bre inocen­te. En la se­rie lo ubi­ca­ron en otro tiem­po y lu­gar, e hi­cie­ron pa­re­cer que su muer­te fue pro­duc­to de un en­fren­ta­mien­to en­tre po­li­cías y nar­cos, cuan­do en reali­dad su muer­te fue una in­jus­ti­cia.

2. Mi pa­dre no era hin­cha del Atlé­ti­co Na­cio­nal, sino del Deportivo In­de­pen­dien­te Me­de­llín.

3. En la se­rie, a Dan­de­nis Muñoz Mos­que­ra, alias La Qui­ca, lo si­túan en dos lu­ga­res al mis­mo tiem­po: per­ma­ne­ce al la­do de mi pa­dre, cuan­do en reali­dad ha­bía si­do apre­sa­do en Nue­va York el 24 de sep­tiem­bre de 1991. Así que cuan­do mi pa­dre se fu­gó de la cár­cel de La Ca­te­dral –ju­lio de 1992–, La Qui­ca lle­va­ba diez me­ses de­te­ni­do. En ese país fue con­de­na­do a diez ca­de­nas per­pe­tuas por su su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción en el aten­ta­do con­tra un avión de Avian­ca en no­viem­bre de 1989, en el que mu­rie­ron 107 per­so­nas. El en­ton­ces fis­cal ge­ne­ral de Co­lom­bia, Gus­ta­vo de Greiff, en­vió car­tas en las que so­li­ci­tó su li­ber­tad por­que se­gún él era inocen­te. La Qui­ca po­drá ser cul­pa­ble de mu­chos crí­me­nes, pe­ro no del que fue con­de­na­do.

4. Sobre el es­ca­pe de La Ca­te­dral, la se­rie mues­tra una in­ten­sa ba­la­ce­ra, pe­ro lo cier­to es que no hu­bo un en­fren­ta­mien­to tan gran­de allí; só­lo mu­rió un guar­dián que se en­fren­tó a quie­nes en­tra­ban por la fuer­za. Se mues­tra va­rios sol­da­dos que le per­mi­tie­ron huir, pe­ro no fue así. La fu­ga es­ta­ba di­se­ña­da y pre­con­ce­bi­da des­de la cons­truc­ción mis­ma de la cár­cel; mi pa­dre or­de­nó de­jar unos la­dri­llos suel­tos en la cer­ca del pe­rí­me­tro y es­ca­pó cuan­do el go­bierno le no­ti­fi­có que lo tras­la­da­rían a otro si­tio de re­clu­sión.

5. Al­va­ro de Je­sús Agu­de­lo, alias “Li­món”, fue con­duc­tor de Ro­ber­to Escobar, “Osi­to”, her­mano ma­yor de mi pa­dre, por cer­ca de vein­te años. No se tra­ta­ba de un apa­re­ci­do, ni fue re­clu­ta­do al fi­nal de la his­to­ria de la fa­mi­lia, co­mo lo mues­tra la pro­duc­ción. A “Li­món” lo co­no­cí co­mo cho­fer del ca­mión que me subía a La Ca­te­dral a ver a mi pa­dre.

6. Tam­po­co es cier­to que los car­te­les de Me­de­llín y Ca­li ne­go­cia­ron que­dar­se con los mer­ca­dos de Mia­mi y Nue­va York co­mo pla­zas ex­clu­si­vas pa­ra tr a f ic a r. No er a ne­ce­sa­rio. El mer­ca­do era tan gran­de que no se re­que­ría re­gio­na­li­zar el negocio.

7. La CIA no les pro­pu­so a los her­ma­nos Fi­del y Car­los Cas­ta­ño crear los Pe­pes, co­mo ase­gu­ran en la pro­duc­ción. Fue en reali­dad Fi­del Cas­ta­ño quien lo de­ci­dió jun­to a Pa­blo con la com­pli­ci­dad del Car­tel de Ca­li y las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas.

8. Mi ma­dre ja­más com­pró ni usó un ar­ma. Ella siem­pre le de­cía a mi pa­dre que nun­ca con­ta­ra con ella pa­ra dis­pa­rar ar­mas. La se­rie mues­tra que mi ma­dre te­nía mie­do y por eso com­pró su­pues­ta­men­te una pis­to­la, pe­ro eso nun­ca ocu­rrió en la vi­da real.

9. Mi pa­dre no ma­tó per­so­nal­men­te a nin­gún co­ro­nel Ca­rri­llo, co­mo iden­ti­fi­can en la se­rie al je­fe del Blo­que de Bús­que­da. Sí or­de­nó mu­chos aten­ta-

dos con­tra la Po­li­cía de Co­lom­bia.

10. Quie­nes co­no­cen a fon­do la his­to­ria sa­ben que mi pa­dre se equi­vo­có gra­ve­men­te al or­de­nar la muer­te de Ge­rar­do, “Ki­ko” Mon­ca­da y Fernando Ga­leano, sus so­cios y pres­ta­mis­tas. Es­tos dos crí­me­nes se­rían de­ter­mi­nan­tes en su caí­da y fi­nal. Ellos fue­ron se­cues­tra­dos por el Car­tel de Ca­li y pa­ra que los li­be­ra­ran pro­me­tie­ron en­tre­gar a mi pa­dre y cor­tar­le to­da la ayu­da eco­nó­mi­ca. Mi pa­dre y sus hom­bres des­cu­brie­ron la trai­ción, así co­mo una ca­le­ta con cer­ca de 20 mi­llo­nes de dó­la­res.

11. Al fi­nal de sus días, mi pa­dre es­ta­ba so­lo. No tan ro­dea­do de ban­di­dos co­mo lo mues­tran, pues ca­si to­dos, a ex­cep­ción de alias “An­ge­li­to” y “Cho­po”, se ha­bían en­tre­ga­do o es­ta­ban muer­tos. El ejér­ci­to de de­lin­cuen­tes con los que apa­re­ce mi pa­dre ha­bía de­ja­do de exis­tir por­que ya ha­bía per­di­do to­do su po­der.

12. La se­rie nos mues­tra es­con­di­dos to­do el tiem­po en man­sio­nes, pe­ro en reali­dad mu­chas ve­ces vi­vi­mos en tu­gu­rios con pi­sos de tie­rra y a ve­ces sin agua ni luz. Esa ma­ne­ra de mos­trar lo que su­ce­dió en­vía el men­sa­je de que huir de man­sión en man­sión no sig­ni­fi­ca su­frir en ab­so­lu­to. Pe­ro no fue así. En la épo­ca pos­te­rior a la fu­ga de La Ca­te­dral no hu­bo ta­les co­mo­di­da­des. Esas fue­ron lec­cio­nes de vi­da que me que­da­ron y me ayu­da­ron a man­te­ner una ac­ti­tud de paz fren­te a la vi­da sin que­rer re­pe­tir la his­to­ria de mi pa­dre.

13. La his­to­ria del tal “León” de Mia­mi no es co­mo la mues­tran. No vi­vió en Es­ta­dos Uni­dos y tam­po­co fue un trai­dor; por el con­tra­rio, fue un hom­bre fiel y va­lien­te que ca­yó pe­lean­do la gue­rra en nom­bre de mi pa­dre. Mu­rió en Me­de­llín lue­go de que lo se­cues­tra­ran por or­den de los her­ma­nos Cas­ta­ño.

14. En Nar­cos mues­tran a un Pa­blo Escobar que odia a los ha­bi­tan­tes de Ca­li, pe­ro lo cier­to es que ja­más ame­na­zó a esa ciu­dad. Re­cuer­do que un día ex­pi­dió un co­mu­ni­ca­do en el que acla­ró que su es­po­sa y par­te de su fa­mi­lia eran oriun­dos de esa re­gión y que por lo tan­to no te­nía na­da en con­tra de los ca­le­ños y va­llu­nos, sino con­tra al­gu­nas per­so­nas que vi­vían allí.

15. Ri­car­do Pris­co Lo­pe­ra, de la ban­da de Los Pris­cos, ya es­ta­ba muer­to en el mo­men­to cro­no­ló­gi­co en que apa­re­ce en la se­rie. Tam­po­co fue mé­di­co, co­mo men­cio­nan en uno de los ca­pí­tu­los.

16. Mi pa­pá no or­de­nó ata­car a la hi­ja de Gil­ber­to

En re­des so­cia­les in­vi­té a la ju­ven­tud a no creer en las “ver­da­des” que con­ta­ba Nar­cos

Ro­drí­guez en su bo­da, con una bom­ba. En ple­na gue­rra de los dos car­te­les, tan­to mi pa­dre co­mo los ca­pos de Ca­li cum­plie­ron el pac­to de no to­car las fa­mi­lias de uno y otro ban­do. Va­rios vi­deos de­co­mi­sa­dos les hi­cie­ron pen­sar a los Ro­drí­guez que mi pa­dre se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra gol­pear­los y ello fue de­ter­mi­nan­te pa­ra la de­to­na­ción de la bom­ba con­tra el edi­fi­cio Mó­na­co en enero de 1988. La se­rie pre­ten­de for­zar si­tua­cio­nes de vio­len­cia con­tra ter­ce­ros que ja­más tu­vie­ron lu­gar por­que mi pa­dre no las or­de­nó.

17. Mi pa­dre no nos obli­gó a que­dar­nos con él en la clan­des­ti­ni­dad; él y mi ma­dre siem­pre pen­sa­ron que lo me­jor era que nos edu­cá­ra­mos pa­ra te­ner opor­tu­ni­da­des di­fe­ren­tes a las de ellos. Mi pa­dre sa­bía bien que a su la­do no ten­dría­mos nin­gún fu­tu­ro. 18. Nar­cos mues­tra que no­so­tros es­tu­vi­mos en me­dio de mu­chas ba­la­ce­ras, pe­ro en reali­dad fue só­lo una, la de enero de 1987, cuan­do ve­nía­mos ha­cia Me­de­llín des­de la ha­cien­da Ná­po­les y en el pea­je de Co­cor­ná mi pa­dre, Car­los Leh­der y tres es­col­tas se en­fren­ta­ron a ti­ros con agen­tes del DAS. La ba­la­ce­ra fue in­ten­sa pe­ro nin­guno re­sul­tó he­ri­do. El epi­so­dio com­ple­to es­tá con­ta­do en mi li­bro Pa­blo Escobar, mi pa­dre.

19. Los guio­nis­tas si­túan en 1993 los ata­ques or­de­na­dos por mi pa­dre con­tra dro­gas La Re­ba­ja, cuan­do en reali­dad ocu­rrie­ron en­tre 1988 y 1989.

20. En la vi­da real me hu­bie­se gus­ta­do dis­fru­tar de la ver­sión tan tier­na de mi abue­la pa­ter­na que pin­tan en la se­rie. Qué pe­na de­cep­cio­nar­los, pe­ro mi abue­la Her­mil­da y mi tío Ro­ber­to se alia­ron con Los Pe­pes y co­la­bo­ra­ron tan ac­ti­va­men­te con los enemi­gos de mi pa­dre que por eso les per­mi­tie­ron se­guir vi­vien­do en Co­lom­bia.

21. Nuest ro fa l l ido via­je a Ale­ma­nia en no­viem­bre de 1993 es­tá lleno de im­pre­ci­sio­nes. Mi abue­la pa­ter­na no via­jó con no­so­tros a nin­gu­na par­te aque­lla vez, ni es­ta­ba es­con­di­da con no­so­tros. Al con­tra­rio, ella pre­fe­ría vi­si­tar a su hi­jo ma­yor, Ro­ber­to, en la cár­cel de Ita­güí, que a Pa­blo en la clan­des­ti­ni­dad. La úni­ca vez que nos vi­si­tó me­ses an­tes de la muer­te de mi pa­dre se le no­ta­ba el de­seo de no es­tar con no­so­tros.

22. La Fis­ca­lía de Co­lom­bia tam­po­co nos que­ría ayu­dar tan­to co­mo quie­ren mos­trar; y el fis­cal De Greiff par­ti­ci­pó de la en­ce­rro­na que nos mon­ta­ron pa­ra aco­rra­lar a mi pa­dre, co­mo su­ce­dió fi­nal­men­te. La reali­dad es que en Re­si­den­cias Te­quen­da­ma es­tá­ba­mos en con­di­ción de rehe­nes; éra­mos dos me­no­res de edad y dos mu­je­res en­ce­rra­dos en una ha­bi­ta­ción de ho­tel.

Nar­cos cu­bre con un man­to de fan­ta- sía lo que su­ce­dió y ello dis­ta mu­cho de lo que en reali­dad se vio por te­le­vi­sión en aque­lla épo­ca.

23. En la se­rie mues­tran a una Vir­gi­nia Va­lle­jo tan enamo­ra­da que has­ta re­cha­za­ba la pla­ta de mi pa­dre. Dos men­ti­ras en una. Ade­más, plan­tean que mi ma­dre ha­bló con la pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión des­pués de la fu­ga de mi pa­dre de La Ca­te­dral. Lo cier­to es que ha­cía ca­si una dé­ca­da que mi pa­dre no te­nía con­tac­to con Virg inia Va lle­jo por­que él de­cía que ella tam­bién era aman­te de los je­fes del Car­tel de Ca­li. Es­ta mu­jer nun­ca fue tan cer­ca­na a mi pa­dre, só­lo una más en su lar­ga lis­ta de in­fi­de­li­da­des.

24. A Re­si­den­cias Te­quen­da­ma mi pa­dre no nos en­vió te­lé­fo­nos mó­vi­les, y mu­cho me­nos con Vir­gi­nia Va­lle­jo. Es­tá pro­ba­do his­tó­ri­ca­men­te que él lla­ma­ba al con­mu­ta­dor del ho­tel, y yo le col­ga­ba ca­da vez que lo ha­cía por­que es­ta­ba vio­lan­do sus pro­pias re­glas de se­gu­ri­dad; por eso él ya no que­ría ha­blar con­mi­go sino con mi ma­dre y con mi her­ma­na, pe­ro se que­da­ba con­ver­san­do más tiem­po del pru­den­te, a sa­bien­das de que se­ría ras­trea­do.

25. Nin­gu­na pe­rio­dis­ta fue ase­si­na­da fren­te al ho­tel don­de no­so­tros nos en­con­trá­ba­mos. Eso lo in­ven­tó Nar­cos. El lu­gar vi­vía ro­dea­do de pe­rio­dis­tas, mi­li­ta­res y po­li­cías, lo que ha­cía im­po- si­ble que al­go así pa­sa­ra allí. Y pa­ra re­ma­tar, mues­tran a una Vir­gi­nia Va­lle­jo muer­ta, pe­ro en reali­dad no lo es­tá.

26. Mi pa­dre no mal­tra­tó, in­sul­tó o hu­mi­lló a sus pa­dres y mu­cho me­nos a Abel, su pa­pá. No exis­tió una con­ver­sa­ción en ese tono. Mi pa­dre res­pe­ta­ba a los in­te­gran­tes de su fa­mi­lia, muy a pe­sar de la vio­len­cia que ejer­cía de puer­tas pa­ra afue­ra.

27. Des­pués de la muer te de mi pa­dre, mi ma­má fue ci­ta­da a una cum­bre en Ca­li a la que asis­tie­ron más de cua­ren­ta gran­des je­fes ma­fio­sos del mo­men­to. Quien en reali­dad nos sal­vó la vi­da a mi ma­dre y a mí fue Mi­guel Ro­drí­guez, no Gil­ber­to, su her­mano. Co­mo se sa­be, en esa reunión los ca­pos nos des­po­ja­ron de to­dos los bie­nes de mi pa­dre a cam­bio de res­pe­tar­nos la vi­da.

28. En uno de los ca­pí­tu­los, mi abue­la le re­cla­ma a mi ma­dre por trai­cio­nar a mi pa­dre. Na­da más erra­do por­que en la vi­da real mi abue­la pa­ter­na y sus hi­jos sos­tu­vie­ron con­tac­tos se­cre­tos con el Car­tel de Ca­li. Es­ta trai­ción fa­mi­liar es­tá am­plia­men­te des­cri­ta en mi li­bro Pa

blo Escobar, mi pa­dre, don­de re­la­to que mi abue­la in­clu­so lle­gó al ex­tre­mo de ne­gar an­te un no­ta­rio del mu­ni­ci­pio de La Es­tre­lla, el nom­bre y la exis­ten­cia de su hi­jo Pa­blo Emi­lio Escobar Ga­vi­ria”.

Los erro­res de la se­rie in­sul­tan la his­to­ria de to­da una na­ción y de mu­chí­si­mas víc­ti­mas y fa­mi­lias

PRE­SEN­TE. Su fi­gu­ra es­tá re­pre­sen­ta­da en va­rias fic­cio­nes. Nin­gu­na se acer­ca a lo que, pa­ra su hi­jo, era la vi­da co­ti­dia­na del je­fe nar­co.

IMAGENES DEL LI­BRO ‘PA­BLO ESCOBAR IN FRA­GAN­TI’

FA­MI­LIA Y FICCION. El au­tor jun­to a su her­ma­na, su ma­dre y Pa­blo Escobar. Las fic­cio­nes que re­tra­ta­ron su vi­da fue­ron tan fan­ta­sio­sas, que de­ci­dió sa­lir­les al cru­ce.

RI­CAR­DO PINZON

PATRON. La no­ve­la no elu­de el ries­go: que el di­ne­ro mal ha­bi­do es­tá ro­dea­do de en­can­to.

FOTOS: CEDOC PER­FIL E

DIS­PA­RA­TA­DO. Pa­ra Escobar hi­jo, es­ta pe­lí­cu­la nor­te­ame­ri­ca­na pro­ta­go­ni­za­da por Be­ni­cio del To­ro no tie­ne nin­gún víncu­lo con lo que fue la reali­dad de su pa­dre. Con­si­de­ra que la ca­rac­te­ri­za­ción del ca­po nar­co es “ab­sur­da”.

FOTOS: CEDOC PER­FIL E IMAGENES DEL LI­BRO ‘PA­BLO ESCOBAR IN FRA­GAN­TI’

CA­SA BLAN­CA. El au­tor jun­to a su pa­dre, fren­te a la se­de del po­der nor­te­ame­ri­cano. Juan Pa­blo de­di­ca su vi­da a ten­der puen­tes de re­con­ci­lia­ción con las víc­ti­mas de la vio­len­cia nar­co­te­rro­ris­ta que im­pul­só Pa­blo Escobar.

‘NAR­COS’, LA PEOR. La in­dig­na­ción de Juan Pa­blo Escobar fue tan gran­de an­te las ar­bi­tra­rie­da­des de la pro­duc­ción de Net­flix, que de­ta­lló to­dos los erro­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.