Gue­rra de sos­te­nes

Perfil (Domingo) - - ARTE Y ACTUALIDAD - RAUL H. AL­VA­REZ

El epi­so­dio de unas mu­je­res que ha­ce unos días se atre­vie­ron a ha­cer to­pless en una pla­ya de Ne­co­chea, y que al­gu­nos con­si­de­ra­ron re­pro­cha­ble, cul­mi­nó con una ma­ni­fes­ta­ción en la pla­za del Obe­lis­co en la que otras mu­je­res, emu­lan­do a la da­ma del cua­dro La li­ber­tad guian­do al pue­blo, que Eu­gè­ne De­la­croix pin­tó en 1830, de­mos­tra­ron su re­pu­dio al uso del sos­tén.

Es no­ta­ble que hoy se agra­vie a una pren­da que tie­ne una lar­ga his­to­ria pe­ro que tu­vo su épo­ca de oro a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, cuan­do en los años 40 Fre­de­rick Me­lin­ger abrió en Los An­ge­les su co­mer­cio Fre­de­rick’s of Holly­wood, que cam­bia­ría pa­ra siem­pre el gus­to fe­me­nino por la ro­pa in­te­rior. En efec­to, allí se ven­dían las pren­das ín­ti­mas más au­da­ces y en­tre las no­ve­da­des lan­za­ron la ro­pa in­te­rior ne­gra. El éxi­to de la ca­sa fue ha­ber crea­do el push-up bra, que era un cor­pi­ño que man­te­nía los pe­chos er­gui­dos y fa­vo­re­cía a to­das las mu­je­res. Po­co tiem­po des­pués, la fir­ma Mai­den­form lan­zó el pri­mer cor­pi­ño “pun­tu­do” con la mar­ca Chan­so­net­te. Aque­llos cor­pi­ños, lla­ma­dos bu­llet bra, tu­vie­ron gran acep­ta­ción, no só­lo en las ac­tri­ces, mo­de­los y pin-ups sino tam­bién en las mu­je­res “nor­ma­les”. Las ta­zas en for­ma de cono da­ban a la fi­gu­ra de la mu­jer un as­pec­to ro­tun­do e im­po­nen­te. Las pun­tas so­lían es­tar ador­na­das con cos­tu­ras con­cén­tri­cas que acen­tua­ban su ele­gan­cia.

El pro­duc­tor Ho­ward Hug­hes en 1940 di­se­ñó un cor­pi­ño con apo­yo pa­ra re­sal­tar el bus­to de Ja­ne Rus­sell, y las fotos de la ac­triz en la pe­lí­cu­la El pros­crip­to pro­vo­ca­ron un gran es­cán­da­lo. Hug­hes, sin em­bar­go, de­fen­día su crea­ción ale­gan­do que no só­lo real­za­ba los pe­chos sino que des­ta­ca­ba el clea­va­ge (la hen­di­du­ra) al usar ves­ti­dos es­co­ta­dos.

En la Es­pa­ña de la épo­ca de Fran­co, in­creí­ble­men­te, se po­pu­la­ri­zó la es­can­da­lo­sa can­ción El cor­dón de mi cor­pi­ño, can­ta­da por An­to­ñi­ta Mo­reno, que des­pués fue adap­ta­da y traí­da a la Ar­gen­ti­na por Pe­dri­to Ri­co. La le­tra, ade­lan­ta­da a los tiem­pos, de­cía: “Si tú quie­res el cor­dón, ti­je­ras te trai­go aquí, pa’ que cor­tes el cor­pi­ño, que no lo pue­do su­frir”.

El aná­li­sis más im­par­cial del te­ma se mos­tró en la pe­lí­cu­la La gue­rra de los sos­te­nes, de Ge­rar­do So­fo­vich. Allí las mu­je­res, al­gu­nas en cor­pi­ño y otras sin él, se ven igual­men­te en­can­ta­do­ras.

CEDOC PER­FIL

Ja­ne Rus­sell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.