Si­glo XXI: per­so­na non gra­ta

Re­cuer­do ha­ber est ado en Bu­da­pest cua ndo el país, emer­gien­do de las rui­nas co­mu­nis­tas, em­pe­za­ba a en­trar en el ca­pi­ta­lis­mo

Perfil (Domingo) - - LITERATURA - OLIVERIO COELHO

Días atrás, le­yen­do un ma­tu­tino, me en­te­ré de que la Igle­sia lo­cal ex­pul­só a la Asociación de Boys­couts por de­jar atrás la prehis­to­ria y des­em­bar­car en el si­glo XXI. Es­te des­em­bar­co im­pli­có pa­ra los jó­ve­nes y ca­tó­li­cos aven­tu­re­ros acer­car a su ho­ri­zon­te ideo­ló­gi­co la edu­ca­ción se­xual en co­le­gios pú­bli­cos y el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Se­gu­ra­men­te no es­pe­ra­ban se­me­jan­te reac­ción de la Igle­sia, aun­que, con­si­de­ran­do los tiem­pos que co­rren, la cu­ria no per­dió oca­sión de se­guir en el tren del pri­mi­ti­vis­mo que ha­ce fu­ror en Ru­sia, EE.UU., Hun­gría o en Ar­gen­ti­na mis­ma, don­de dis­tin­tos fun­cio­na­rios del go­bierno na­cio­nal si­guen re­la­ti­vi­zan­do las des­apa­ri­cio­nes du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar am­pa­rán­do­se en el de­re­cho a opi­nar, co­mo si la opi­nión de un fun­cio­na­rio tu­vie­ra el mis­mo pe­so –y las mis­mas con­se­cuen­cias– en el ima­gi­na­rio po­pu­lar que la de cual­quier ciu­da­dano. Pu­tin des­pe­na­li­zan­do la vio­len­cia de gé­ne­ro, ci­tan­do an­ti­guas cos­tum­bres cul­tu­ra­les, a tra­vés de una le­gis­la­ción con­ser­va­do­ra no ha­ce más que adoc­tri­nar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ais­lar­las y exal­tar un gen na­cio­na­lis­ta/ pa­triar­cal. Trump, eli­gien­do mi­nis­tros xe­nó­fo­bos y cons­tru­yen­do mu­ros, ha­ce al­go se­me­jan­te: exal­tar en el otro mi­se­rias que en reali­dad le per­te­ne­cen. El al­cal­de de ul­tra­de­re­cha de Asott­ha­lom, un pue­blo en Hun­gría, pro­mul­gó una ley pa­ra que en la ur­be só­lo sean acep­ta­dos ciu­da­da­nos blan­cos, ca­tó­li­cos y he­te­ro­se­xua­les. Gays, mu­sul­ma­nes, ne­gros o asiá­ti­cos no son bien­ve­ni­dos, por ser por­ta­do­res del vi­rus de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. Por su­pues­to es­te ca­so no se da en un con­tex­to ais­la­do, sino en un país en el que la nue­va ul­tra­de­re­cha eu­ro­pea, des­pués de su es­ca­la­da fa­lli­da en Aus­tria y Fran­cia, po­ne su es­pe­ran­za de se­lec­ción ra­cial an­te la fi­gu­ra fan­tas­mal del re­fu­gia­do.

Me pre­gun­to en qué mo­men­to la his­to­ria se jo­dió tan­to, de es­ta ma­ne­ra, co­mo pa­ra que de pron­to to­do lo que por un con­sen­so tá­ci­to era so­cial­men­te in­to­le­ra­ble y/o pu­ni­ble, de un día pa­ra otro, con el cam­bio de signo en cier­tos go­bier­nos, su­ce­da naturalmente y la po­bla­ción per­ma­nez­ca ató­ni­ta, con la ca­pa­ci­dad de reac­ción de un bo­xea­dor al que gol­pean cuan­do ya so­nó la cam­pa­na y la vuel­ta al rin­cón pa­re­ce se­gu­ra.

Tal vez el ca­so hún­ga­ro sea pa­ra­dig­má­ti­co y ha­ya que ir le­jos en el tiem­po pa­ra en­con­trar en el dra­ma his­tó­ri­co del pue­blo las raí­ces del to­ta­li­ta­ris­mo por ve­nir: ocu­pa­ción aus­tría­ca, ocu­pa­ción na­zi, ocu­pa­ción so­vié­ti­ca. Re­cuer­do ha­ber es­ta­do en Bu­da­pest cuan­do el país, emer­gien­do de las rui­nas co­mu­nis­tas, em­pe­za­ba a en­trar en el ca­pi­ta­lis­mo. Años más tar­de, ob­ser­vé có­mo el con­su­mo pren­día en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y desata­ba una es­pe­cie de eu­fo­ria que trans­for­mó esa ciu­dad im­pe­rial en un epi­cen­tro de di­ver­sión y tu­ris­mo se­xual pa­ra eu­ro­peos del nor­te que vo­la­ban en ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to por un fin de se­ma­na. Detrás de las vi­drie­ras de lo­ca­les noc­tur­nos y zo­nas ro­jas, jó­ve­nes hún­ga­ras, de piel blan­ca y ojos cla­ros, eran ex­hi­bi­das, co­mo sím­bo­los de pu­re­za de Eu­ro­pa del Es­te. Sin em­bar­go, en nin­gu­na otra ciu­dad iden­ti­fi­qué de for­ma tan ní­ti­da el ras­tro de la me­lan­co­lía: fa­cha­das gri­ses en mo­nu­men­ta­les edi­fi­cios que pa­re­cían di­se­ca­dos por años de bu­ro­cra­cia so­vié­ti­ca y do­lor. Ros­tros opa­cos que es­qui­va­ban la mi­ra­da del extranjero. In­te­lec­tua­les y es­cri­to­res que tra­ta­ban de re­cu­pe­rar el tro­zo fal­tan­te de una his­to­ria he­cha tri­zas ha­ce mu­cho tiem­po, co­mo en la EE.UU. de Trump o la Ar­gen­ti­na de Ma­cri, aun­que to­da­vía no lo se­pa­mos.

MAR­TA TO­LE­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.