Los li­bros de Bioy que bus­can re­fu­gio

Perfil (Domingo) - - LITERATURA - GONZALO SAN­TOS

El vie­jo an­he­lo de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal pa­re­ce, al fin, con­cre­tar­se. El vier­nes, ven­de­do­res y com­pra­do­res fir­ma­ron una car­ta de in­ten­ción por la cual ma­ni­fies­tan su vo­lun­tad de for­ma­li­zar la com­pra­ven­ta de la bi­blio­te­ca per­so­nal de Adol­fo Bioy Casares y Sil­vi­na Ocam­po con el so­lo ob­je­to de do­nar­la a esa pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción.

Du­ran­te la ges­tión de Ho­ra­cio Gon­zá­lez al fren­te de la Bi­blio­te­ca Na­cio­na l hu­bo no­ta­bles ad­qui­si­cio­nes, co­mo los úl­ti­mos ar­chi­vos de Ma­ce­do­nio Fernández y al­gu­nos pa­pe­les de Da­vid Viñas, pe­ro tam­bién que­dó una cuen­ta pen­dien­te: la bi­blio­te­ca de Adol­fo Bioy Casares. Ha­ce al­gu­nos años, cuan­do la qui­so com­prar, no hu­bo acuer­do: los he­re­de­ros pe­dían seis mi­llo­nes de pe­sos y se ofre­ció exac­ta­men­te la mi­tad. Fue, por cier­to, una de las co­sas de las que se la­men­tó el ex di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca al de­jar su car­go.

Aho­ra, y lue­go de un año de aus­te­ri­dad en el que, cla­ra­men­te, no han abun­da­do las bue­nas no­ti­cias en la ins­ti­tu­ción que al­gu­na vez di­ri­gie­ra Bor­ges, ese an­he­lo pa­re­ce un po­co más cer­cano. Si bien la ven­ta to­da­vía no es­tá he­cha, hu­bo al­gu­nos avan­ces en la ne­go­cia­ción y qui­zás a lo lar­go de es­te año ha­ya no­ve­da­des al res­pec­to; aun­que la com­pra, ca­be acla­rar, no la ha­rá la Bi­blio­te­ca sino al­gu­nos do­nan­tes cu­ya iden­ti­dad aún no han da­do a co­no­cer –tam­po­co el mon­to– por­que exis­te un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad en­tre las par­tes.

En diá­lo­go con PER­FIL, el ac­tual di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, Al­ber­to Man­guel, sos­tu­vo que, pa­ra la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge, es­to “sig­ni­fi­ca, por sobre to­do, el cum­pli­mien­to del de­seo ma­ni­fies­to de Bioy y a la vez afir­ma la mi­sión de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal: pre­ser­var nues­tra me­mo­ria y ha­cer­la co­no­cer”.

A pe­sar de que uno de los he­re­de­ros, Flo­ren­cio Ba­sa­vil- ba­so Bioy, nieto de Bioy, ase­gu­ra que to­do es­to es de­ma­sia­do apre­su­ra­do, da­do que, en­tre otras co­sas, to­da­vía ni si­quie­ra es­tán en or­den las cues­tio­nes su­ce­so­rias, el au­tor de Una his­to­ria de la lec­tu­ra pa­re­ce dar por des­con­ta­da la ope­ra­ción y, op­ti­mis­ta, di­ce que “gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad y vi­sión de los do­nan­tes, el in­gre­so en nues­tro acer­vo de los li­bros de Adol­fo Bioy Casares y Sil­vi­na Ocam­po (y mu­chos tam­bién de Bor­ges) da­rá ma­te­rial a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de in­ves­ti­ga­do­res cu­ya la­bor nos per­mi­ti­rá des­cu­brir la car­to­gra­fía ima­gi­na­ria de es­tos ex­tra­or­di­na­rios crea­do­res”.

Los li­bros, que al­gu­na vez cu­brie­ron ca­si to­das las pa­re­des de su ca­sa, ac­tual­men­te es­tán en un de­pó­si­to en la ca­lle Sar­mien­to, or­ga­ni­za­dos en diez lo­tes de trein­ta y tres ca­jas ca­da uno, y se es­ti­ma que son apro­xi­ma­da­men­te 17 mil. Los in­ves­ti­ga­do­res Ger­mán Al­va­rez y Laura Ro­sa­to, que en tan­to cu­ra­do­res tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de re­vi­sar­los, ase­gu­ran que la gran ma­yo­ría de los ejem­pla­res re­quie­re al­gún ti­po de in­ter­ven­ción pa­ra con­ser­var­los co­rrec­ta­men­te –tra­ba­jo que rea­li­za­rán los ex­per­tos de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal–, da­do que han es­ta­do más de quin­ce años em­ba­la­dos en dis­tin­tas lo­ca­cio­nes.

En su conjunto, y pues­to que “bi­blio­te­ca” es una pa­la­bra po­li­sé­mi­ca que pue­de aludir, en­tre otras co­sas, a un mue­ble, a un lu­gar, a una ins­ti­tu­ción, o a dis­tin­tas co­lec­cio­nes, po­dría de­cir­se que, en el ca­so de la de Bioy, se tra­ta en reali­dad de una bi­blio­te­ca con­for­ma- da por va­rias bi­blio­te­cas a su vez, con­ser­va­das a lo lar­go del tiem­po por el ma­tri­mo­nio Casares-Ocam­po. Se­gún cuen­ta Ger­mán Al­va­rez, “el conjunto in­clu­ye, por ejem­plo, las bi­blio­te­cas de ju­ven­tud que per­te­ne­cie­ron a Sil­vi­na Ocam­po y a Adol­fo Bioy Casares, fuen­tes de ins­pi­ra­ción pa­ra am­bos, ade­más de la bi­blio­te­ca per­so­nal del es­cri­tor, que re­pre­sen­ta a su pro­pie­ta­rio en to­das sus eta­pas de su vi­da y de su pro­duc­ción es­cri­ta”.

En­tre el cau­da­lo­so ma­te­rial que han po­di­do re­vi­sar, Laura Ro­sa­to cuen­ta que en­con­tra­ron “li­bros de via­jes fa­mi­lia­res, li­bros es­co­la­res, li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la e his­pa­noa­me­ri­ca­na, poe­sía, dia­rios, no­ve­las, li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal con­tem­po­rá­nea y an­to­lo­gías. Ade­más, es­tán los ejem­pla­res de sus pri­me­ras no­ve­las, que fue­ron ex­clui­dos de la Obra com­ple­ta por el pro­pio au­tor”. Se tra­ta, re­cor­de­mos, de los li­bros que pu­bli­có du­ran­te la Bert­ha Up­ton, 1903;

Ma­ni­fes­te du

CONFORMACION DE UNA OBRA. El es­cri­tor Adol­fo Bioy Casares (1914–1999) en su es­tu­dio. Jun­to a su

TE­SO­ROS DE BIOY. The Go­lli­wogg Fox Hunt,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.