La obra mu­cho an­tes de la obra

Perfil (Domingo) - - LITERATURA - G.S.

En oca­sio­nes los es­cri­to­res sue­len te­ner li­bros que desea­rían no ha­ber es­cri­to, y de los que in­clu­so se aver­güen­zan. Ge­ne­ral­men­te pa­sa con las pri­me­ras obras de ju­ven­tud. Es co­no­ci­do, por ejem­plo, el abo­rre­ci­mien­to de Bor­ges a El ta­ma­ño de mi es­pe­ran­za (1926), o el de Lu­go­nes a su Lu­na­rio sen­ti­men­tal. En el ca­so de B i o y, c o n fre­cuen­cia sos­tu­vo que su obra em­pe­za­ba en 1940, con la pu­bli­ca­ción de La in­ven­ción de Mo­rel. Pe­ro lo cier­to es que an­tes, du­ran­te la dé­ca­da del 30, pu­bli­có seis li­bros que es­tán en­tre los in­cu­na­bles que apa­re­cie­ron en su bi­blio­te­ca de la ca­lle Sar­mien­to, y que es­con­den al­gu­nas anéc­do­tas cu­rio­sas. Uno de ellos, 17 dis­pa­ros con­tra lo por­ve­nir —que fir­mó co­mo “Martín Sa­cas­trú”—, es sin­to­má­ti­co de có­mo a ve­ces fun­cio­nan las co­sas pa­ra los es­cri­to­res que per­te­ne­cen a al­gún ti­po de aris­to­cra­cia. Se­gún cuen­ta Sil­via Re­née Arias en su Bioy­gra­fía, el pe­que­ño Adol­fi­to le dio pa­ra leer es­tos cuen­tos a su pa­dre y és­te le re­co­men­dó en­tu­sias­ma­do que los lle­va­ra a la po­pu­lar edi­to­rial Tor. Así lo hi­zo y, al po­co tiem­po –re­su­ma­mos–, To­rren­dell, el edi­tor, ter­mi­nó pu­bli­can­do el li­bro en la re­cien­te co­lec­ción Co­me­ta. Aho­ra bien, el pro­ble­ma –si es que es­to lo es– es que, en reali­dad, la pu­bli­ca­ción no se de­bió a los mé­ri­tos del li­bro, co­mo cre­yó Bioy du­ran­te mu­cho tiem­po, sino a los mér itos del bol­si­llo: su pa­dre lle­gó an­tes que él a la ofi­ci­na del edi­tor y pu­so la pla­ta sobre la me­sa. Eso fue to­do. Y al­go si­mi­lar ha­bía su­ce­di­do unos años an­tes con su pri­mer li­bro, Pró­lo­go, pu­bli­ca­do en la im­pren­ta y edi­to­rial Bi­blos. Des­pués, por su­pues­to, ad­vir­tie­ron que el di­ne­ro no al­can­za­ba y lo lle­va­ron a Vi­lla Ocam­po pa­ra que Vic­to­ria lo orien­ta­se. Pe­ro ésa es otra his­to­ria.

INHALLABLE. Pri­mer li­bro del es­cri­tor, pa­ga­do por el pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.