Sin un so­lo pe­di­do a Dios

Perfil (Domingo) - - LIBROS - Au­to­ra: Pat­ti Smith Gé­ne­ro: me­mo­rias Otras obras de la au­to­ra: Ba­bel, Era­mos unos ni­ños, El mar de co­ral, Te­jien­do sue­ños Edi­to­rial: Lu­men, $ 349 Tra­duc­ción: Au­ro­ra Echa­va­rría LALA TOUTONIAN

Des­po­jé­mo­nos de pre­jui­cios, co­mo si fue­ra hu­ma­na­men­te po­si­ble. Ol­vi­de­mos a la Pat­ti Smith, la ma­dre del mo­vi­mien­to con­tra­cul­tu­ral que su­po te­ner al punk co­mo su hi­jo bas­tar­do más des­ta­ca­do, emo­cio­na­da fren­te al Papa. Am­pu­te­mos esa ima­gen, ese sen­ti­mien­to (des) en­con­tra­do, qui­té­mos­le la re­le­van­cia que pue­de te­ner eso en su obra ar­tís­ti­ca. Hoy, su nue­vo li­bro.

Y qué es un li­bro si no la ex­ten­sión de la pro­pia me­mo­ria. M Train es la au­to­bio­gra­fía vuel­ta poe­sía. Si bien en El mar de co­ral de­li­nea­ba su pro­pia vi­da en re­la­ción con Map­plet­hor­pe, al igual que en Era­mos unos ni­ños –ga­na­dor del Na­tio­nal Book Award–, M Train no vie­ne a ce­rrar nin­gu­na tri­lo­gía, es un via­je por sus ca­fés y pen­sa­mien­tos.

Aun­que su as­pec­to des­cui­da­do no lo re­fle­je, la es­cri­tu­ra de Smith es ele­gan­te: “Su­pon­go que to­do em­pe­zó al leer sobre la vi­da de ca­fé a la que tan afi­cio­na­dos eran los beats, los su­rrea­lis­tas y los poe­tas sim­bo­lis­tas fran­ce­ses”, co­mien­za di­cien­do la au­to­ra. Ca­fés co­mo re­fu­gios, si­nó­ni­mos de in­ti­mi­dad. El pro­ce­so de es­cri­tu­ra re­quie­re de una com­ple­tud tal que la es­ce­no­gra­fía es im­por­tan­te: el rin­cón, la me­sa, el ca­fé, el vod­ka (hay tan­tas can­ti­da­des de ca­fé co­mo de vod­ka a lo lar­go del en­sa­yo). Es­tán pre­sen­tes siem­pre la apre­cia­ción de la pa­la­bra es­cri­ta, la iden­ti­dad, el cam­bio y per­te­nen­cia. Pa­ra eso es­cri­be Smith, y tie­ne en cuen­ta la iden­ti­fi­ca­ción del lec­tor co­mo va­lo­ra­ción del he­cho es­té­ti­co.

M Train pue­de ca­li­fi­car­se co­mo li­bro de via­jes, o una me­mo­ria tes­ti­mo­nial –una suer­te de au­to­bio­gra­fía–; un li­bro don­de co­exis­ten pen­sa­mien­tos, ex­pe­rien­cias v iv idas e imag ina r ias con un mis­mo hi­lo con­duc­tor: la per­pe­tua me­lan­co­lía de una Smith por igual as­quea­da y fas­ci­na­da con el mun­do. No re­sul­ta la can­tan­te una ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca, no se de­cla­ra anar­quis­ta, ni si­quie­ra idea­lis­ta; sí es una al­truis­ta que se pa­sea por ba­res y ciu­da­des que, aun­que des­po­ja­da de idea­lis­mos ba­ra­tos, in­ten­ta atraer epi­so­dios aje­nos y pro­pios pa­ra pro­po­ner un éxo­do, una odi­sea. Com­ple­ta­men­te des­te­rri­to­ria­li­za­da se lan­za de lleno co­mo ob­ser­va­do­ra.

Vi­si­ta la pri­sión don­de es­tu­vo Ge­net en la Gua­ya­na Fran­ce­sa, la­men­ta la muer­te de un jo­ven Ro­ber­to Bo­la­ño, ve a Kris­ten Ste­wart pa­re­ci­da a la vir­gen Ma­ría en el Evan­ge­lio se­gún San Ma­teo de Pa­so­li­ni, cuen­ta su no­che con Bobby Fis­cher, su amis­tad con Wi­lliam Bu­rroughs, su fa­na­tis­mo de la se­rie The Ki­lling, siem­pre to­do pla­ga­do de sim­bo­lis­mos, igual que la ma­jes­tuo­sa poe­sía de Ib­sen, a la que ha­ce alu­sión en más de una opor­tu­ni­dad. No es la au­to­ra mu­da tes­ti­go del tiem­po en el flu­jo y re­flu­jo de cam­bios: es pro­ta­go­nis­ta y le da voz. M Train es tam­bién un via­je en­tre sus li­bros, las mu­le­tas de Fri­da Kah­lo, el bas­tón de Vir­gi­nia Woolf, la si­lla de su pa­dre –sen­das fotos pro­pias y de su que­ri­do Fred lo ilus­tran. Hay pá­rra­fos que son lí­ri­ca pu­ra; vol­vien­do de Berlín a Nue­va York ha­ce pa­ra­da en Londres y se que­da una se­ma­na en­ce­rra­da en un ho­tel mi­ran­do se­ries: “Na­die sa­bía dón­de es­ta­ba. Na­die me es­pe­ra­ba. No me im­por­ta­ba si avan­za­ba des­pa­cio a tra­vés de la nie­bla en un ta­xi in­glés, ne­gro co­mo mi abri­go, flan­quea­da por el tré­mu­lo con­torno de unos ár­bo­les que pa­re­cían bos­que­ja­dos con pri­sa por la mano pós­tu­ma de Art­hur Rack­ham”.

Pla­tón dis­tin­guía la me­mo­ria co­mo la ca­pa­ci­dad de re­cor­dar y

Me­lan­có­li­ca, Pat­ti Smith es­tá por igual as­quea­da y fas­ci­na­da con el mun­do. Es una al­truis­ta que pro­po­ne un éxo­do, una odi­sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.