Hoy: ‘La ba­la­da de la cár­cel de Rea­ding’

Perfil (Domingo) - - LIBROS - JUAN JO­SE BECERRA

Pa­ra in­tro­du­cir es­te asun­to en el ma­pa de la ac­tua­li­dad –el úni­co ser­vi­cio que los dia­rios pue­den pres­tar­le a la li­te­ra­tu­ra– hay que de­cir que Ka­te Midd­le­ton, du­que­sa de Cam­brid­ge y es­po­sa del prín­ci­pe Wi­lliam de In­gla­te­rra, na­ció en 1982 en un pe­que­ño con­da­do de Rea­ding, en cu­ya cár­cel prin­ci­pal Os­car Wil­de pur­gó una pe­na por “in­de­cen­te so­do­mi­ta” en­tre 1895 y 1897, im­pul­sa­da a mo­do de con­tra­gol­pe ju­di­cial por su sue­gro, el mar­qués de Queens­berry, pa­dre de Lord Al­fred Dou­glas, por quien Wil­de de­jó to­do: la he­te­ro­se­xua­li­dad blan­da que le dio dos hi­jos, una es­po­sa con do­tes y su ca­sa de fa­mi­lia. Es Rea­ding la mar­ca que en­tie­rra la fri­vo­li­dad mi­li­tan­te de Wil­de y su loo­keo que lo ha­ce apa­re­cer co­mo rey o co­mo mo­de­lo de una fá­bri­ca de co­ti­llón.

Allí es­tá la fo­to que le to­mó Na­po­león Sa­rony en 1882, en la que no fal­tan un ce­tro de uti­le­ría, un si­llón dis­tin­gui­do, su cues­tio­na­do pei­na­do de beatle al bor­de de la se­pa­ra­ción, la po­si­ción in­có­mo­da en la que sos­tie­ne su pe­sa­da man­dí­bu­la de cla­se odon­to­ló­gi­ca 3 y un ta­pa­do oscuro de pu­ños y cue­llo qui­zás ex­traí­dos de la piel de al­gún oso (no lo sa­be­mos).

To­do lo que ilu­mi­nó la obra y la des­lum­bran­te

vi­da so­cial de Wil­de, su ten­den­cia a re­su­mir gran­des ideas en el for­ma­to com­pri­mi­do del tuit y su éxi­to en los re­la­tos de con­su­mo in­fan­til y ju­ve­nil (des­pren­di­mien­to ló­gi­co de su amor por la mi­to­lo­gía grie­ga), se fue por ese agu­je­ro ne­gro lla­ma­do Rea­ding. Allí pa­gó por su amor inacep­ta­ble pa­ra la épo­ca y allí vio la eje­cu­ción de Char­les Tho­mas Wool­drid­ge, un com­pa­ñe­ro de ex­pia­ción que ha­bía ma­ta­do a su es­po­sa.

La ex­pe­rien­cia fue res­tau­ra­da en 1898, du­ran­te su exi­lio sen­ti­men­tal en Fran­cia, en el poe­ma La ba­la­da de la cár­cel de Rea­ding. Es la me­mo­ria de su crack up, una ca­tás­tro­fe que no le ocu­rre a Wil­de pe­ro en la que Wil­de se sien­te re­fle­ja­do.

La iden­ti­fi­ca­ción con el ahor­ca­do es ple­na. Des­pués de to­do él tam­bién ve pa­sar las nu­bes en “ex­tra­ña li­ber­tad”. Es­cri­ta en una pro­sa es­par­ci­da en ver­so, co­mo cen­tri­fu­ga­da, La ba­la­da... es una ele­gía ge­ne­ra­lis­ta que nos cuen­ta lo que ya sa­be­mos: que to­dos los hom­bres son con­de­na­dos a muer­te. Tam­bién es una cró­ni­ca in­ti­mis­ta sobre el pe­so del en­cie­rro. Ca­da día du­ra un año “de días muy lar­gos”, y los mu­ros son só­li­dos. El cas­ti­go no con­sis­te en en­ce­rrar a los reos pa­ra que allí vi­van el pa­so del tiem­po (“esa pér­di­da de di­ne­ro”, co­mo di­ce en uno de sus mi­llo­nes de afo­ris­mos) sino pa­ra que el tiem­po no pa­se.

Esa ex­pe­rien­cia, la de re­ci­bir to­do el tiem­po del mun­do pe­ro en es­ta­do de sus­pen­sión (dar­le pan a quien no tie­ne dien­tes), es la máxima tor­tu­ra pa­ra Wil­de, y

Es­ta es una de las fo­to­gra­fías de la fa­mo­sa se­sión que le hi­cie­ra al es­cri­tor Na­po­león Sa­rony en 1882. una ga­ran­tía de tran­ce poé­ti­co.

La ba­la­da... es, tam­bién, el si­tio li­te­ra­rio don­de ya­ce, co­mo es­cul­pi­da, la gran fra­se del gran fra­seó­lo­go del si­glo XIX: “Y to­dos los hom­bres ma­tan lo que aman”. La os­cu­ri­dad de ese ver­so que es, en sí mis­ma, una abun­dan­te an­to­lo­gía wil­dea­na, re­ve­la en el poe­ma el “pro­ble­ma” de la va­len­tía. Ma­tar lo que se ama es un ac­to de va­lien­tes (es el cos­to que se pa­ga por amar). Que es­tas pa­la­bras ne­gras sur­gan del in­te­rior gas­ta­do de un dandy no es un error de cálcu­lo de él –ni de no­so­tros–, sino el gol­pe de gra­cia que la ver­dad de la exis­ten­cia le da al in­ge­nio que la es­ta­ba ocul­tan­do.

CEDOC PER­FIL

WIL­DE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.