Deu­das y pro­fe­cías

Perfil (Domingo) - - CULTURA - POR QUINTíN

Ten­go una deu­da con Ste­fan Zweig, aun­que en reali­dad es una deu­da que se ex­tien­de a más gen­te. En mi fa­mi­lia son ad­mi­ra­do­res de Zweig: mi mu­jer lo le­yó con gran pla­cer y mi cu­ña­do usa la fo­to del es­cri­tor co­mo ava­tar de su cuen­ta de Twit­ter. Pe­ro quien des­per­tó mi cu­rio­si­dad por Zweig fue el ci­neas­ta (y poe­ta y di­bu­jan­te) bra­si­le­ño Syl­vio Back (Blu­me­nau, 1937), un no­ta­ble per­so­na­je, com­ple­ta­men­te des­mar­ca­do de las tro­pas ofi­cia­les del ci­ne bra­si­le­ño y de su pe­ga­jo­sa co­rrec­ción po­lí­ti­ca que in­clu­ye tan­to a vie­jos mas­to­don­tes co­mo a jó­ve­nes ar­ties. Back tie­ne, por ejem­plo, una pe­lí­cu­la lla­ma­da Yn­dio do Bra­sil, la úni­ca que co­noz­co que tra­ta el te­ma abo­ri­gen sin pa­ter­na­lis­mo. Ha­ce vein­te años, Back es­ta­ba ob­se­sio­na­do con ha­cer una pe­lí­cu­la sobre el sui­ci­dio de Zweig y su mu­jer, que se en­ve­ne­na­ron en 1942 du­ran­te su exi­lio en Pe­tró­po­lis. Pri­me­ro hi­zo un me­dio­me­tra­je do­cu­men­tal sobre el te­ma ( Zweig: A mor­te em ce­na) pe­ro bus­ca­ba fi­nan­cia­ción pa­ra un lar­go de fic­ción, que tal vez fue­ra el que fil­mó en 2002, Lost Zweig, ba­sa­do en una obra de Al­ber­to Di­nes.

La deu­da con Back tie­ne que ver con que nun­ca lo in­vi­ta­mos al Ba­fi­ci. Siem­pre lo de­ja­ba pa­ra el año si­guien­te, has­ta que des­pués fue tar­de. Pe­ro Back me trans­mi­tió el in­te­rés por el mis­te­rio de ese sui­ci­dio en tie­rra ex­tran­je­ra. Ade­más de la de­pre­sión, que na­da ex­pli­ca en de­fi­ni­ti­va, hay dos ra­zo­nes que se sue­len in­vo­car en es­te ca­so. Una es que Zweig pen­sa­ba que Ale­ma­nia iba a ga­nar la gue­rra y que la pe­sa­di­lla de la ci­vi­li­za­ción no ten­dría fin (al­go pa­re­ci­do al pe­si­mis­mo de Wal­ter Ben­ja­min, que se ma­tó en 1940, una no­che an­tes de cru­zar la fron­te­ra). La otra es que Bra­sil, país con el que en pú­bli­co no tu­vo más que elo­gios, no era un lu­gar en el que Zweig se sin­tie­ra par­ti­cu­lar­men­te có­mo­do: no en­con­tra­ba mu­cha gen­te con la que ha­blar en Pe­tró­po­lis en tiem­pos de la dic­ta­du­ra de Ge­tu­lio Var­gas.

Pa­ra em­pe­zar a sal­dar las deu­das, me pu­se a leer El mun­do de ayer, la au­to­bio­gra­fía que Zweig ter­mi­nó po­co an­tes de mo­rir. Es un li­bro fas­ci­nan­te que mues­tra, mu­chas ve­ces sin que­rer­lo, que el au­tor se ha­bía que­da­do sin pa­tria, sin lec­to­res, sin in­ter­lo­cu­to­res y sin cla­ves pa­ra entender el mun­do. Na­ci­do en Vie­na en 1881, hi­jo de un ri­co em­pre­sa­rio ju­dío, Zweig vi­vió cua­ren­ta años tra­tan­do con los nom­bres más cé­le­bres de la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca mien­tras su obra se ha­cía in­men­sa­men­te po­pu­lar en to­do el mun­do. Era una obra mains­tream dis­tin­gui­da, ale­ja­da de las van­guar­dias y preo­cu­pa­da por en­tre­te­ner. Zweig creía en una fra­ter­ni­dad uni­ver­sal que abo­lie­ra las fron­te­ras y le hi­cie­ra la vi­da más con­for­ta­ble y prós­pe­ra a to­do el mun­do sin gue­rras ni re­vo­lu­cio­nes. Era un nos­tál­gi­co de la paz y la mo­li­cie del Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro, un de­vo­to del pro­gre­so cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, un aman­te de la mú­si­ca y el tea­tro, un cre­yen­te en el fu­tu­ro que no vio ve­nir las ca­tás­tro­fes del si­glo. Es­tas lo de­ja­ron atrás y lo con­de­na­ron al ol­vi­do. (Pa­ra po­ner un ejem­plo, de­be ser el úni­co es­cri­tor fa­mo­so del que Bor­ges no ha­bla en el dia­rio de Bioy.) An­tes de que ocu­rrie­ra, Zweig se dio cuen­ta de que ya era una re­li­quia. Y, sin em­bar­go, su es­cri­tu­ra es tan trans­pa­ren­te que sigue en­can­tan­do. Aca­bo de ter­mi­nar su No­ve­la de aje­drez, es­cri­ta en 1941. Ha­gan la prue­ba de Zweig: no se tra­ta de vi­gen­cia, sino de al­go me­jor.

SYL­VIO BACK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.