Vi­si­tas a es­cri­to­res

Perfil (Domingo) - - CULTURA - POR DA­MIáN TABAROVSKY

De­be­ría ha­cer­se una his­to­ria de la for­ma en que los es­cri­to­res se dan ci­tas con otros es­cri­to­res, o tal vez con lec­to­res o es­cri­to­res jó­ve­nes que desean co­no­cer­los. Me vie­ne a la me­mo­ria aho­ra una anéc­do­ta atri­bui­da a Joa­quín Ed­wards Be­llo. En su ca­sa, so­lo, ves­ti­do con su ro­be de cham­bre de se­da, de­tes­ta­ba las vi­si­tas. Cier­ta vez, im­pre­vis­ta­men­te, gol­pea­ron a la puer­ta y del otro la­do se oyó “¿Se­ñor Ed­wards Be­llo?”. El es­cri­tor con­tes­tó: “De­pen­de quién sea us­ted”. “Soy un ad­mi­ra­dor de su obra, qui­sie­ra en­tre­gar­le un poe­ma­rio de mi au­to­ría”, res­pon­dió el in­tru­so. “La­men­ta­ble­men­te hoy no me to­ca ser Ed­wards Be­llo”, con­tes­tó el due­ño de ca­sa, an­tes de vol­ver a su si­llón, sin más. De Sil­vi­na Ocam­po tam­bién creo re­cor­dar un chis­me si­mi­lar (¿dón­de lo es­cu­ché? ¿De bo­ca de Juan Jo­sé Her­nán­dez y Er­nes­to Schoo, en Las de­pen­den­cias, el do­cu­men­tal de Lu­cre­cia Mar­tel? Ya no re­cuer­do). Pa­re­ce que Ocam­po más de una vez hi­zo pa­sar a sus in­vi­ta­dos a una ha­bi­ta­ción en la que ella es­ta­ba es­con­di­da detrás de unas lar­gas cor­ti­nas, des­de don­de es­cu­cha­ba sus con­ver­sa­cio­nes. Si no le re­sul­ta­ban in­tere­san­tes, no apa­re­cía nun­ca.

To­do es­to me re­cuer­da un pa­sa­je de Es­fuer­zos del ca­ri­ño: re­cuer­dos de Ma­rian­ne Moo­re, de Eli­za­beth Bis­hop (in­clui­do en Obra Com­ple­ta 2. Pro­sa, Va­so Ro­to, Ma­drid, 2016), uno de los más her­mo­sos retratos li­te­ra­rios que ha­ya leí­do en mu­cho tiem­po. La jo­ven Bis­hop, gra­cias a una re­co­men­da­ción de la bi­blio­te­ca­ria de la uni­ver­si­dad, via­ja a Nue­va York pa­ra en­con­trar­se con Moo­re, en 1934, cuan­do ya era una poe­ta re­co­no­ci­da. En­ton­ces es­cri­be: “Al fin lle­gó el día en que la se­ño­ri­ta Bor­den me di­jo que ha­bía te­ni­do no­ti­cias de la se­ño­ri­ta Moo­re, y que la se­ño­ri­ta Moo­re es­ta­ba dis­pues­ta a en­con­tra­se con­mi­go en Nue­va York, un sá­ba­do por la tar­de. Años des­pués me en­te­ré de que Ma­rian­ne ha­bía acep­ta­do co­no­cer­me a re­ga­ña­dien­tes; por lo vis­to, la en­can­ta­do­ra se­ño­ri­ta Bor­den ya ha­bía en­via­do a va­rias chi­cas de la uni­ver­si­dad a co­no­cer a la se­ño­ri­ta Moo­re, y a ve­ces tam­bién a su ma­dre, y nin­gu­na le ha­bía gus­ta­do. Pro­ba­ble­men­te es­to ex­pli­ca­ra las con­di­cio­nes en que se pro­du­jo nues­tra pri­me­ra ci­ta: yo te­nía que en­con­trar a la se­ño­ri­ta Moo­re sen­ta­da en el ban­co que hay a la de­re­cha de la puer­ta que da a la sa­la de lec­tu­ra de la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York. Po­drían in­clu­so ha­ber si­do más es­tric­tas. Más tar­de me en­te­ré de que si la se­ño­ri­ta Moo­re real­men­te pen­sa­ba que no le iba a caer bien la gen­te con la que se ha­bía ci­ta­do, or­ga­ni­za­ba el en­cuen­tro en el pues­to de in­for­ma­ción de la Grand Cen­tral Sta­tion, don­de no ha­bía lu­gar pa­ra sen­tar­se y, si era ne­ce­sa­rio, se po­día es­ca­par al ins­tan­te”.

Lue­go el tes­ti­mo­nio con­ti­núa tan in­ten­sa­men­te co­mo con­ti­nuó la re­la­ción en­tre ellas, has­ta con­ver­tir­se en una gran amis­tad. Re­cuer­dos de lec­tu­ras pú­bli­cas de Moo­re com­par­ti­das con Wi­lliam Car­los Wi­lliams, vi­si­tas al cir­co, gran­des en­tu­sias­mos (“Era de­vo­ta de W.H. Au­den, y en el sa­lón de té de Brooklyn hi­zo que me tra­je­ran el ga­to que él ha­bía aca­ri­cia­do pa­ra que yo lo ad­mi­ra­ra y tam­bién lo pu­die­ra aca­ri­ciar”), re­ga­los (“Un día me pre­gun­tó abrup­ta­men­te: ‘¿Te gus­ta el des­nu­do, Eli­za­beth?’. Yo di­je que, en ge­ne­ral, sí. Ma­rian­ne di­jo: ‘Bueno, a mí tam­bién, pe­ro con mo­de­ra­ción’. Y de in­me­dia­to me dio un ejem­plar del nue­vo li­bro de Sir Ken­neth Clark, El des­nu­do, que le aca­ba­ban de en­viar”), to­do Es­fuer­zos… se lee con in­fi­ni­to pla­cer.

MA­RIAN­NE MOO­RE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.