His­to­ria de la lec­tu­ra

Perfil (Domingo) - - CULTURA - RO­DOL­FO ED­WARDS

Poe­sía es­ta­tal

Au­tor: Os­val­do Bai­go­rria Gé­ne­ro: poe­sía

Otras obras del au­tor: Llé­va­te­la, ami­go, por el bien de los tres, Co­rre­rías de un in­fiel, Bu­da y las re­li­gio­nes sin Dios, Geor­ges Ba­tai­lle y el ero­tis­mo, So­bre Sán­chez Edi­to­rial: Iván Ro­sa­do, $ 170

A sa­bien­das de que la poe­sía se mue­ve en te­rre­nos pan­ta­no­sos e ines­ta­bles, Os­val­do Bai­go­rria reunió en Poe­sía es­ta­tal una se­rie de poe­mas na­ci­dos de la ora­li­dad pe­ro que pa­san con cre­ces la prue­ba del pa­pel. Aun­que el au­tor pre­vie­ne: “Pue­de que es­tos ver­sos aho­ra que­den co­mo esas le­tras de can­cio­nes que al ser im­pre­sas pa­re­cen des­nu­das, sin ador­nos, ca­ren­tes del ges­to y de la voz que des­afi­na o acier­ta”. Pe­ro jus­ta­men­te ese “es­ta­do de des­nu­dez”, ese des­am­pa­ro, es lo que po­ten­cia el len­gua­je poé­ti­co. Cuan­do la poe­sía se aco­ra­za de for­ma­lis­mos y es­ta­tu­tos, sue­le per­der co­mo en la gue­rra.

De un tiem­po a es­ta par­te, son más que ha­bi­tua­les las lec­tu­ras de poe­sía, los ci­clos y even­tos don­de se con­vo­ca a la es­cu­cha de la voz del poe­ta de­cla­man­do sus ver­sos. Al­gu­nos des­po­tri­can con­tra es­ta ten­den­cia, re­cla­man­do la vuel­ta de la pa­la­bra al vien­tre de la ho­ja im­pre­sa, a los ri­tua­les si­len­cio­sos del texto con su lec­tor. Poe­sía

es­ta­tal sur­gió del mag­ma de uno de esos en­cuen­tros de poe­sía “en vi­vo”: “La idea de ar­mar un li­bro con ver­sos propios que leí en pú­bli­co co­men­zó a con­ce­bir­se a par­tir de una No­che de los Mu­seos de Bue­nos Ai­res en 2012, den­tro del ci­clo Pla­za de la Len­gua, que co­or­ga­ni­za­ba jun­to a Ariel Idez en la pla­ci­ta Bo­ris Spi­va­kow del Museo del Li­bro y de la Len­gua, que por esos años te­nía de di­rec­to­ra a Ma­ría Pía Ló­pez”, cuen­ta Bai­go­rria.

Le­jos de cual­quier im­po­si­ción pro­gra­má­ti­ca, Bai­go­rria jue­ga con su bio­gra­fía, ha­cien­do un ma­peo de los des­pla­za­mien­tos de un “tro­ta­mun­dos” por la “vi­da cul­tu­ral” de va­rios paí­ses. De ciu­dad en ciu­dad, a lo lar­go de cua­ren­ta años, con un mi­cró­fono abier­to siem­pre a mano, se fue­ron hil­va­nan­do poe­mas que ha­cen de la fres­cu­ra su ra­zón de ser.

El post-scrip­tum fun­cio­na co­mo cla­ve de lec­tu­ra y jus­ti­fi­ca­ción de la exis­ten­cia de Poe­sía es­ta­tal; allí Bai­go­rria ex­pli­ca de­ta­lla­da­men­te el mar­co de enun­cia­ción de ca­da poe­ma y los ava­ta­res que im­pli­ca el he­cho de pa­rar­se fren­te a un pú­bli­co, de es­tar de “cuer­po pre­sen­te” di­cien­do ver­sos propios: “Can­to mi

li­ton­to fue el pri­mer poe­ma que leí en pú­bli­co, en el ta­ller de la SADE (So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Es­cri­to­res), Bue­nos Ai­res, 1971”. En ese bau­tis­mal Can­to mi­li­ton­to ya se vis­lum­bra una in­ten­ción de cues­tio­nar los lí­mi­tes fron­te­ri­zos de la poe­sía, al­te­ra­dos des­de la irrup­ción de las van­guar­dias a co­mien­zos del si­glo XX: “cuan­do sube has­ta mis de­dos des­pa­cio/ pal­po a tra­vés de la tin­ta/ que la poe­sía es un hom­bre/ y un va­so de vino en un ca­fé vie­jo”. En el poe­ma que da tí­tu­lo al li­bro, aquel que le­yó en la Pla­za de la Len­gua, tam­bién se po­ne en cri­sis el sta­tus de la poe­sía, ha­cien­do evi­den­te su po­ro­si­dad y la ac­tual im­po­si­bi­li­dad de una de­fi­ni­ción pre­ci­sa del gé­ne­ro: “No ten­go la más pin­che idea,/ no ten­go la más pa­rie­tal, pu­ñe­te­ra, fuc­king idea/ de si es­to es o no es… poe­sía/ en el pa­pel o fue­ra de él”.

Esa ne­ce­si­dad del fe­cha­do re­ve­la la en­tra­ña­ble ma­ne­ra que tie­ne Bai­go­rria de re­la­cio­nar­se con la poe­sía, que siem­pre en­la­za con pun­tua­les mo­men­tos de su vi­da que ar­man una ho­ja de ru­ta fas­ci­nan­te. En su de­rro­te­ro, tu­vo que en­fren­tar au­di­to­rios de lo más di­ver­sos: “Un pro­gra­ma pa­ra es­ta no­che fue leí­do en un mi­cró­fono abier­to en el ca­fé Grand Piano, en el ba­rrio Haigh­tAsh­bury, San Fran­cis­co, 1976. Me aplau­die­ron los que en­ten­dían cas­te­llano y tam­bién los que só­lo en­ten­dían in­glés”.

Tal vez el se­cre­to es­té en ese “mo-

El des­am­pa­ro es lo que po­ten­cia el len­gua­je poé­ti­co. Cuan­do la poe­sía se aco­ra­za de for­ma­lis­mos y es­ta­tu­tos, sue­le per­der co­mo en la gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.