Preo­cu­pa al Go­bierno que se agi­te un cli­ma de vio­len­cia preelec­to­ral

La vin­cu­lan al ca­so maldonado pe­ro tam­bién a la cam­pa­ña elec­to­ral. apun­tan a sec­to­res anar­quis­tas, a re­sis­ten­cia po­pu­lar y Que­bra­cho, y no des­car­tan agi­ta­ción del kirch­ne­ris­mo.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

Las aler­tas lle­ga­ron a la Ca­sa Ro­sa­da días an­tes de la mo­vi­li­za­ción por Maldonado y los in­ci­den­tes del vier- nes reavi­va­ron te­mo­res. Gru­pos ra­di­ca­li­za­dos y zo­nas que ven co­mo po­si­bles usi­nas de con­flic­to.

El ca­so Maldonado y los in­ci­den­tes que se sus­ci­ta­ron en re­cla­mo de la apa­ri­ción con vi­da del jo­ven ge­ne­ra­ron el te­mor en el Go­bierno de un “efec­to con­ta­gio” en agru­pa­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que apro­ve­chen la le­gi­ti­mi­dad del pe­di­do pa­ra ra­di­ca­li­zar­se.

En los des­pa­chos ofi­cia­les apun­tan que el cli­ma elec­to­ral tam­bién sir­ve co­mo alien­to. “Fren­te a una si­tua­ción com­ple­ja en las elec­cio­nes, hay gru­pos que en­con­tra­ron un lu­gar pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca ge­ne­ran­do vio­len­cia”, con­fió a PER­FIL uno de los mi­nis­tros del ga­bi­ne­te.

Los in­ci­den­tes del vier­nes en Pla­za de Ma­yo, su­ma­dos al cli­ma efervescente en las provincias del Sur y los ata­ques al Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se en La Pla­ta, son al­gu­nas mues­tras que to­mó el Go­bierno co­mo alerta. “Ve­mos el con­ta­gio en mu­chos sec­to­res. Por ejem­plo, aho­ra apa­re­cen anar­quis­tas que sien­ten que con un des­apa­re­ci­do pue­den ha­cer co­sas vio­len­tas”, afir­mó un fun­cio­na­rio del área de Se­gu­ri­dad. Y sos­tu­vo que, se­gún su vi­sión, el te­ma es­tá es­ca­lan­do. “Cree­mos que los mis­mos que rom­pie­ron to­do en Pla­za de Ma­yo tie­nen la idea de se­guir avan­zan­do”, agre­gó la mis­ma fuen­te. “El vier­nes la po­li­cía es­tu­vo den­tro del pro­to­co­lo de ac­ción y ellos de­nun­cia­ron re- pre­sión, que­da cla­ro que van a se­guir”, con­clu­yó.

Gru­pos de anar­quis­tas, en es­pe­cial, pe­ro tam­bién gru­pos ra­di­ca­li­za­dos co­mo Re­sis­ten­cia Po­pu­lar y Que­bra­cho es­tán en la nó­mi­na de los prin­ci­pa­les agi­ta­do­res, se­gún re­le­va­ron fuen­tes ofi­cia­les. En el ca­so de los in­ci­den­tes del vier­nes con una no­ve­dad: la or­ga­ni­za­ción y pla­ni­fi­ca­ción de los ata­ques, que in­clu­ye­ron ba­rri­ca­das y bom­bas mo­lo­tov a de­pen­den­cias ofi­cia­les co­mo la mu­tual del círcu­lo su­bo­fi­cia­les de Gen­dar­me­ría, en­tre otras. “Es­tán ti­ran­do del man­tel”, di­jo, preo­cu­pa­da, otra fuen­te ofi­cial. In­clu­so, un sec­tor de la Ca­sa Ro­sa­da no des­car­ta que ha­ya ha­bi­do in­ten­den­tes ul­tra­kirch­ne­ris­tas que ha­yan co­la­bo­ra­do en las som­bras con es­tos gru­pos. Una hi­pó­te­sis que na­die pu­do con­fir­mar ofi­cial­men­te aún.

En el ma­pa de zo­nas con­flic­ti­vas apa­re­cen las ciu­da­des gran­des (Ca­pi­tal Fe­de­ral, Rosario, La Pla­ta, Mar del Pla­ta, en­tre otras) y cua­tro provincias del sur: Neu­quén, Río Ne­gro, San­ta Cruz y Chu­but.

En las cua­tro provincias del Sur se en­tre­mez­clan gru­pos más ra­di­ca­li­za­dos, co­mo el RAM (Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che), con las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que tra­ba­jan con el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial en la ayu­da a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles. Por ca­so, el Mo­vi­mien­to Evi­ta –de buen diá­lo­go con los fun­cio­na­rios na­cio­na­les– tie­ne víncu­los con los mo­vi­mien­tos cam­pe­si­nos. A su vez, el Fren­te Darío San­ti­llán tam­bién tie­ne una re­la­ción cer- ca­na con las co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias del sur de Río Ne­gro. En el ca­so del Mo­vi­mien­to Po­pu­lar La Dig­ni­dad tie­nen vin­cu­la­ción con la UTT (Unión de Tra­ba­ja­do­res de la Tierra) con fuer­te as­cen­den­cia en Neu­quén y Ci­po­llet­ti. Si bien las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les son pa­cí­fi­cas, el te­mor es que, co­mo de­fien­den ideo­ló­gi­ca­men­te la lu­cha ma­pu­che, los mo­vi­mien­tos lo­ca­les si­gan el ejem­plo de RAM. En es­te ope­ra­ti­vo de con­ten­ción ya tra­ba­jan en la Ro­sa­da.

El abo­ga­do cer­cano al Pa­pa, y re­fe­ren­te de CTEP, Juan Gra­bois, co­no­ce de cer­ca es­te te­ma: has­ta fe­bre­ro vi­vió en San Martín de los An­des. Es­tos días en El Bol­són y Es­quel las ca­sas de mu­chos gen­dar­mes ama­ne­cie­ron con pin­ta­das til­dán­do­los de “ase­si­nos”.

AFP

AFP

AFP

AFP

EZE­QUIEL SPILLMAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.