Por Venezuela.

Perfil (Domingo) - - POR­TA­DA - N.A.

Cre­ce el te­mor de que la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria ten­ga efec­to de­rra­me en la re­gión.

“El in­ten­to de La Ley de Me­dios fue bueno pa­ra que la gen­te em­pe­za­ra a te­ner una mi­ra­da crí­ti­ca.” “Si fue­ra pre­si­den­te a mí no me ma­ne­ja Cla­rín ni nin­gún mul­ti­me­dio. Si ata­can ha­bría con­flic­to.”

—En su ca­so, ¿cree que sus vo­tos no ten­drán la ten­ta­ción de ir­se con Cris­ti­na?

—No, de nin­gu­na ma­ne­ra. Nues­tros vo­tos no son los de Cris­ti­na. La nues­tra es gen­te que le asig­na un va­lor im­por­tan­te a la pa­la­bra, a la con­vic­ción y a la ges­tión. Quie­nes nos die­ron su vo­to no lo hi­cie­ron es­pe­cu­lan­do en el opor­tu­nis­mo, pen­san­do que po­día­mos ga­nar. Es un vo­to que tie­ne que ver con la idea de la cons­truc­ción del fu­tu­ro. Mu­cha gen­te me pa­ra y me di­ce: “Fla­co no aflo­jés, és­ta no es la tuya, pe­ro la pró­xi­ma sí”.

—¿Sus vo­tos son vo­tos ideo­ló­gi­cos, con­ven­ci­dos, que por lo tan­to van a ser vo­tos más du­ros?

—To ta l m e n te . E s má s , creo que po­de­mos co­se­char nue­vas ad­he­sio­nes si po­de­mos ad­ver­tir a la gen­te so­bre esa fal­sa creen­cia de que hay una pu­ja en­tre los erro­res del pa­sa­do y el pre­sen­te, que es muy ma­lo…

—Aho­ra, Flo­ren­cio, si pien­sa que el Go­bierno ha si­do tan ma­lo y ga­na las elec­cio­nes a ni­vel na­cio­nal de la ma­ne­ra en que las ga­na e ima­gino que us­ted cree que el pue­blo no se equi­vo­ca, ¿no es­ta­rá el cam­bio de go­bierno Cla­rín lo­gró fu­sio­nar su em­pre­sa de ca­ble y la em­pre­sa de te­le­fo­nía. ¿Re­sig­ni­fi­ca en al­go aque­llo que afir­ma­ba Kirch­ner?

—No. Me trae el re­cuer­do de que Kirch­ner les dio la fu­sión de Mul­ti­ca­nal y Ca­ble­vi­sión, que tal vez sea el prin­ci­pal in­gre­so del Gru­po Cla­rín. Hay que ser cohe­ren­te con lo que se di­ce, con lo que se ha­ce y con la mi­ra­da que se tie­ne. Una mi­ra­da que no pre­ten­de ser des­ca­li­fi­ca­to­ria, pe­ro sí crí­ti­ca. Es­toy en con­tra de los mo­no­po­lios y oli­go­po­lios, no so­la­men­te en ma­te­ria de me­dios sino en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, en ma­te­ria fi­nan­cie­ra, en ma­te­ria de mer­ca­do. Ar­gen­ti­na tie­ne una eco­no­mía más mer­can­ti­lis­ta que de mer­ca­do. Uno de los

equi­vo­ca­do us­ted?

—No, por­que el Go­bierno ter­mi­na ha­cien­do una elec­ción de pa­ri­dad con Cris­ti­na, por­que la can­di­da­ta es ella, por­que se dis­cu­tió el pre­sen­te ver­sus los erro­res del pa­sa­do.

—Pe­ro en el res­to del país no es­tá Cris­ti­na y el Go­bierno hi­zo me­jor elec­ción to­da­vía que en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

—Es que la fi­gu­ra de Cris­ti­na na­cio­na­li­zó la elec­ción con Cam­bie­mos. De he­cho en la Pro­vin­cia Cam­bie­mos no sa­ca ni un punto más de lo que sa­có Ma­cri en 2015. No nos con­fun­da­mos.

—No, pe­ro a ni­vel na­cio­nal Cam­bie­mos ga­nó, me­jo­ró.

—Acá ha­go una au­to­crí­ti­ca. Más que mé­ri­to de Cam­bie­mos han si­do nues­tros pro­pios erro­res, con la res­pon­sa­bi­li­dad que le que­pa a ca­da uno.

—¿Có­mo pien­san ha­cer en 2019 pa­ra que Cris­ti­na no se pre­sen­te?

—No de­ci­mos “que no se pre­sen­te”. De­ci­mos: con­for­me­mos un es­pa­cio opo­si­tor que sea com­pe­ti­ti­vo pa­ra de­rro­tar a es­te go­bierno. Pa­ra eso se tie­ne que dar una PASO den­tro del es­pa­cio po­lí­ti­co.

—Us­ted plan­tea: si Cris­ti­na quie­re ser can­di­da­ta que par­ti­ci­pe en las PASO. En­ton­ces mi pre­gun­ta es ¿có­mo van a ha­cer pa­ra que ella par­ti­ci­pe?

—No se la pue­de obli­gar, es­tá cla­ro. Pe­ro creo que se­ría una tor­pe­za ab­so­lu­ta se­guir co­me­tien­do los mis­mos erro­res y es­pe­rar un re­sul­ta- gran­des pro­ble­mas de Ar­gen­ti­na es la con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca. Y la con­cen­tra­ción de la co­mu­ni­ca­ción con em­pre­sas que res­pon­den a in­tere­ses que na­da tie­nen que ver con pe­rio­dis­mo.

—En la Ley de Me­dios Kirch­ner que­ría pro­mo­ver el tri­ple y el cuá­dru­ple play; es­ta­ba en las an­tí­po­das de la fu­sión de Te­le­com con Ca­ble­vi­sión. Lo que él plan­tea­ba era que las em­pre­sas de te­le­fo­nía pu­die­ran dar abono de ca­ble y las em­pre­sas de ca­ble pu­die­ran dar te­le­fo­nía pa­ra au­men­tar la com­pe­ten­cia pe­ro no que se fu­sio­na­ran.

—En aquel mo­men­to de­ja­ba en con­di­cio­nes muy fa­vo­ra­bles a las te­le­fó­ni­cas, en de­tri­men­to de las em­pre­sas do di­fe­ren­te. No hay ma­yor lo­cu­ra que ha­cer lo mis­mo y pre­ten­der te­ner un re­sul­ta­do di­fe­ren­te.

—Flo­ren­cio, si fue error o acier­to de­pen­de de la pers­pec­ti­va. Pa­ra us­ted es un error, pe­ro des­de el punto de vis­ta de Cris­ti­na y sus vo­tan­tes fue un acier­to.

—¿Fue un acier­to que Ma­cri sea pre­si­den­te?

—No, un acier­to que ella sea can­di­da­ta aho­ra en 2017.

—Pe­ro no. Las ac­ti­tu­des que ha to­ma­do Cris­ti­na, sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, han si­do un enor­me error pa­ra los sec­to­res que no­so­tros re­pre­sen­ta­mos, más allá de los di­ri­gen­tes.

—Pe­ro hay mu­cha gen­te que no pien­sa así, ¿no?

—Pa­ra mu­chos Cris­ti­na era la so­lu­ción pa­ra de­rro­tar al ma­cris­mo y que­dó de­mos­tra­do que no ha si­do así. No­so­tros lo ade­lan­ta­mos. In­clu­so yo se lo di­je a ella cuan­do con­ver­sa­mos: “Vos no te­nés que ser can­di­da­ta por­que va­mos a dis­cu­tir so­bre los erro­res del pa­sa­do en vez del pre­sen­te”. Y el pre­sen­te, in­sis­to, es muy ma­lo. Por eso me da mie­do que el Go­bierno crea que tu­vo un vo­to que ra­ti­fi­ca su po­lí­ti­ca. Se­ría un error si tie­ne esa lec­tu­ra.

—¿Cris­ti­na es el me­jor alia­do del Go­bierno?

—No ten­go nin­gu­na du­da. No creo que ha­ya si­do su in­ten­ción, y lo digo con mu­cho res­pe­to, pe­ro fue así.

—Cris­ti­na Kirch­ner pien­sa que Ma­cri, más tar­de o más tem­prano, fra­ca­sa­rá es­tre­pi-

na­cio­na­les, a las que se de­be­ría pro­te­ger. En ese sen­ti­do, y en ma­te­ria de me­dios, me in­clino por los ca­pi­ta­les na­cio­na­les, pa­ra que pue­dan com­pe­tir con los gru­pos ex­tran­je­ros.

—In­sis­to con la idea de Kirch­ner so­bre que la crí­ti­ca de Cla­rín era una res­pues­ta por ha­ber­les ne­ga­do la fu­sión con Te­le­com, aun­que an­tes per­mi­tió la fu­sión Ca­ble­vi­sión-Mul­ti­ca­nal. Al ver con­fir­ma­do el in­te­rés de Cla­rín por Te­le­com, ¿cree que era co­rrec­ta la vi­sión de Kirch­ner? ¿O cree que era una vi­sión, di­ga­mos, pa­ra­noi­ca?

—No creo que ha­ya si­do una vi­sión pa­ra­noi­ca. Me pa­re­ce que ha­bía una pe­lea de po­der en los me­dios de Ar­gen­ti­na, pro­duc­to de la con­cen­tra­ción y los in­tere­ses a los que res­pon­den, que no son so­la­men­te los de in­for­mar. No hay por qué asom­brar­se por­que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, eso fun­cio­na así. Pe­ro el Es­ta­do de­be ac­tuar y re­gu­lar. ¿Cuál es el rol de los me­dios? ¿Pue­den per­te­ne­cer a em­pre­sas con in­tere­ses di­fe­ren­tes a los me­dios en sí? Si los go­bier­nos los afec­tan, esos me­dios reac­cio­nan in­for­man­do en de­fen­sa de sus in­tere­ses.

—¿Qué opi­na so­bre eso?

—Los me­dios de­be­rían ser me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­te­men­te de las em­pre­sas a las cua­les re­pre­sen­tan. Eso se­ría lo ideal, aun­que no sé si es sos­te­ni­ble en el tiem­po.

—En el re­por­ta­je que Víc­tor Hu­go Mo­ra­les le hi­zo en C5N an­tes de las PASO, él mar­ca­ba que el po­der real no era Ma­cri sino Mag­net­to. to­sa­men­te por­que el mo­de­lo eco­nó­mi­co que apli­ca es equi­vo­ca­do, en al­gún mo­men­to se va a que­dar sin financiamiento ex­terno por al­gún vai­vén in­ter­na­cio­nal que pue­da su­ce­der y cuan­do eso su­ce­da ha­brá un co­lap­so. Y que­da­rá de­mos­tra­do que es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co tie­ne los mis­mos pro­ble­mas que tu­vie­ron otros mo­de­los an­te­rio­res, si­mi­la­res a és­te. En­ton­ces ella se­rá can­di­da­ta y se­rá elec­ta pre­si­den­ta co­mo re­pre­sen­tan­te de la opo­si­ción más ex­tre­ma a es­te mo­de­lo. Por lo tan­to tie­ne que man­te­ner­se co­mo can­di­da­ta pa­ra ser la pre­si­den­ta post Ma­cri. A los 70 años, si fue­ra en 2023, que hoy no es una edad que lle­ve a un lí­der po­lí­ti­co a la ju­bi­la­ción. Fren­te a esa es­tra­te­gia a lar­go pla­zo, ¿qué re­fle­xión tie­ne?

—No pue­do es­tar más en con­tra de ese aná­li­sis po­lí­ti­co. Es un aná­li­sis des­de el egoís­mo más ab­sur­do. Sí es­toy de acuer­do con que es­te go­bierno agu­di­zó to­dos los pro­ble­mas que he­re­dó y ha crea­do nue­vos pro­ble­mas que han ge­ne­ra­do una si­tua­ción muy com­ple­ja. Por eso creo que pue­den lle­var­se una sor­pre­sa en 2019, y tam­po­co iría tan le­jos. Ha­brá que ver cuál es la ca­pa­ci­dad y cuál la in­te­li­gen­cia de quie­nes in­ten­te­mos crear una al­ter­na­ti­va elec­to­ral. De lo que sí es­toy se­gu­ro es de que no se­rá con Cris­ti­na.

—Pa­ra eso de­ben cons­truir una fi­gu­ra más con­vo­can­te que Cris­ti­na.

—Eso es­ta­mos ha­cien­do...

—¿Us­ted cree que en los pró­xi­mos dos años se pue­de cons­truir al­guien más con­vo­can­te que Cris­ti­na?

—Cla­ro que se pue­de ha­cer. Na­die pen­sa­ba, 15 días an­tes de la elec­ción pre­si­den­cial de 2015, que Ma­cri po­día ser pre­si­den­te, y, sin em­bar­go lo fue.

—Pe­ro ya era can­di­da­to, era co­no­ci­do.

—El pe­ro­nis­mo tie­ne gen­te co­no­ci­da. —¿Quién? —Mu­chí­si­mos. —Nóm­bre­me tres. —Mu­chos, go­ber­na­do­res… —Sin nom­brar.

—San Juan tie­ne un buen go­ber­na­dor en Ser­gio Uñac, Ur­tu­bey el de Sal­ta tam­bién. En la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res hay otros di­ri­gen­tes con chan­ces. ¿Por qué no? Pen­sar que de acá a 2019 el pe­ro­nis­mo no va a po­der crear un can­di­da­to po­ta­ble creo que es un error.

—Vien­do lo que pa­só con Mi­la­gro Sa­la, ¿us­ted cree que si Cris­ti­na fue­ra pre­sa su fi­gu­ra se po­ten­cia­ría aún más?

—No quie­ro ni ima­gi­nar­me eso. Me pro­du­ci­ría un gran do­lor pen­sar que po­dría de­mos­trar­se que al­guien con quien

¿Com­par­te esa idea?

—No. Me pa­re­ce que Víc­tor Hu­go, a quien res­pe­to, trans­for­mó la pe­lea con el Gru­po Cla­rín en una ob­se­sión. El po­der que pue­da te­ner un due­ño de me­dios, que no es po­co, siem­pre de­pen­de­rá de la re­la­ción de fuer­za que es­ta­blez­can con el pre­si­den­te. Si yo fue­ra pre­si­den­te, a mí no me ma­ne­ja nin­gún me­dio. Si Cla­rín o cual­quier mul­ti­me­dio to­ma de­ci­sio­nes que aten­tan con­tra mi ca­pi­tal po­lí­ti­co, que es la de­fen­sa del in­te­rés ge­ne­ral, ahí ten­dre­mos in­tere­ses con­tra­pues­tos y en­tra­re­mos en con­flic­to.

—Sien­do co­mo us­ted di­ce: ¿Kirch­ner no se de­jó pre­sio­nar por Cla­rín y hoy us­ted se en­cuen­tra con que Ma­cri sí per­mi­tió la fu­sión de Ca­ble­vi­sión y Te­le­com? ¿Y que la re­la­ción de Ma­cri con Cla­rín no res­pon­de a la que us­ted ten­dría si fue­ra pre­si­den­te?

—Pue­de ser, pue­de ser que así sea. De cual­quier ma­ne­ra, ha­bría que ver có­mo es­tá el pro­ce­so de fu­sión den­tro del Ena­com. Si fi­nal­men­te se pro­te­ge o no una po­si­ción do­mi­nan­te. Si aten­ta con­tra el bien a pro­te­ger, que es un país plu­ral don­de no ha­ya gru­pos con tan­to po­der co­mo pa­ra con­di­cio­nar go­bier­nos.

—¿Cree que el po­der que se les asig­na a los me­dios es ex­ce­si­vo?

—Es ex­ce­si­vo y es re­la­ti­vo. Se ha de­mos­tra­do que cuan­do la so­cie­dad va a las ur­nas el ve­re­dic­to es ina­pe­la­ble y la in­ci­den­cia de los me­dios es re­la­ti­va. Me re­mon­to a 2011: era el mo­men­to de ma­yor ten­sión con los me­dios y sa­ca­mos el 54% de los vo­tos.

CA­SAS DE RAN­DAZ­ZO Y DE MAG­NET­TO en Chi­vil­coy, a po­cas cua­dras de dis­tan­cia una de otra: de­re­cha la del ex mi­nis­tro,iz­quier­da la de la fa­mi­lia del CEO de Cla­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.