A los 31 de­te­ni­dos les impu­tan de­li­tos gra­ves

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EZE­QUIEL SPILLMAN/ AU­RE­LIO TO­MAS

El Juz­ga­do Fe­de­ral N° 5 tra­mi­ta­ba ayer las tes­ti­mo­nia­les de in­te­gran­tes de las fuer­zas de se­gu­ri­dad que in­ter­vi­nie­ron en la re­pre­sión del vier­nes. El ob­je­ti­vo del juez Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi era ini­ciar hoy las in­da­ga­to­rias de los 31 de­te­ni­dos por su­pues­ta in­ti­mi­da­ción pú­bli­ca, un de­li­to fe­de­ral con pe­nas de en­tre 2 y 6 años de pri­sión. En el Go­bierno apun­ta­ron a gru­pos or­ga­ni­za­dos y sos­tu­vie­ron que se les im­pu­tó un car­go fe­de­ral por­que se ata­ca­ron de­pen­den­cias ofi­cia­les.

En el juz­ga­do tam­bién ana­li­za­ron vi­deos de los in­ci­den­tes. Fuen­tes ju­di­cia­les afir­ma­ron que allí se ob­ser­va­ba que la ma­ni­fes­ta­ción se desa­rro­lla­ba de for­ma pa­cí­fi­ca has­ta que un gru­po se se­pa­ró y co­men­zó los in­ci­den­tes. En las tes­ti­mo­nia­les, los res­pon­sa­bles del ope­ra­ti­vo apun­ta­ron que los de­te­ni­dos “ti­ra­ban pie­dras”, rea­li­za­ron “agre­sio­nes” o es­ta­ban en “ac­ti­tud sos­pe­cho­sa”.

En tan­to, un im­por tan­te fun­cio­na­rio del área de Se­gu­ri­dad sos­tu­vo que los in­ci­den­tes fue­ron im­pul­sa­dos por “gru­pos anar­quis­tas que ven te­rreno fér­til pa­ra ha­cer qui­lom­bo”. Si bien en el Go­bierno cir­cuns­cri­bie­ron los des­ma­nes a gru­pos pe­que­ños, lo to­ma­ron tam­bién co­mo un in­di­cio fuer­te an­te un po­si­ble efec­to con­ta­gio (ver pá­gi­na 2).

Des­de la Ciu­dad ex­pli­ca­ron a PER­FIL que du­ran­te las pri­me­ras ho­ras se tra­ba­jó con juz­ga­dos con­tra­ven­cio­na­les, has­ta que se cons­ta­tó que los in­ci­den­tes ha­bían in­clui­do ata­ques a de­pen­den­cias fe­de­ra­les, en­tre ellas la Mu­tual de Su­bo­fi­cia­les de Gen­dar­me­ría. Tam­bién se in­for­mó que los in­ci­den­tes de­ja­ron 17 uni­for­ma­dos he­ri­dos, una po­li­cía su­frió, ase­gu­ra­ron, un fuer­te cor­te en la ca­be­za.

Las mis­mas fuen­tes in­di­ca­ron que quie­nes pro­vo­ca­ron los in­ci­den­tes se mo­vie­ron de for­ma or­ga­ni­za­da, lo que les per­mi­tió sos­te­ner por mu­cho tiem­po las su­ce­si­vas “ba­rri­ca­das” que mon­ta­ron a lo lar­go de Ave­ni­da de Ma­yo. Ade­más de los de­te­ni­dos por los in­ci­den­tes en la ma­ni­fes­ta­ción, en un he­cho se­pa­ra­do se apre­só a dos per­so­nas que in­ten­ta­ron in­gre­sar en la ma­dru­ga­da del sá­ba­do a la Ca­sa Ro­sa­da.

La abo­ga­da Ma­ría del Car­men Ver­dú, de la Coor­di­na­do­ra An­ti­rre­pre­si­va (Co­rre­pi), sos­tu­vo que se sa­lió a de­te­ner al “vo­leo” y su­gi­rió que hu­bo “lla­ma­das ofi­cia­les” pa­ra de­fi­nir que los de­te­ni­dos fue­ran impu­tados por la fi­gu­ra de “in­ti­mi­da­ción pú­bli­ca”. Pa­ra Ver­dú, “hu­bo lla­ma­das” pa­ra que se op­te por la ti­pi­fi­ca­ción más du­ra que de­jó a los pre­sos a dis­po­si­ción del juez fe­de­ral de turno.

TWIT­TER

DE­TE­NI­DOS Y DES­TRO­ZOS. El Go­bierno cree que “los mis­mos que rom­pie­ron to­do en Pla­za de Ma­yo tie­nen la idea de se­guir avan­zan­do” con otros he­chos de vio­len­cia.

CEDOC PER­FIL

VIO­LEN­CIA. La cau­sa que­dó en ma­nos de la Jus­ti­cia fe­de­ral y com­pli­có la si­tua­ción de los de­te­ni­dos por su­pues­ta in­ti­mi­da­ción pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.