No­ce­ti, el ase­sor de Bull­rich que que­dó en la mi­ra

Es el je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­te­rio de se­gu­ri­dad. se lo vio jun­to a los gen­dar­mes el día del des­alo­jo don­de ha­bría des­apa­re­ci­do maldonado. ex­pli­có que es­ta­ba en la zo­na pa­ra re­unir­se con el juez y que no dio ór­de­nes.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - LEO­NAR­DO NIE­VA/ MA­RIANO CONFALONIERI

El je­fe de Ga­bi­ne­te del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, Pa­blo No­ce­ti, es el fun­cio­na­rio se­ña­la­do por to­dos en la bru­tal re­pre­sión a la co­mu­ni­dad ma­pu­che Pu Lof. Es­te abo­ga­do y aman­te del ki­te­surf tie­ne un cu­rrí­cu­lum bas­tan­te par­ti­cu­lar: fue de­fen­sor de mi­li­ta­res juz­ga­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

Su nom­bre que­dó en el ojo de la tor­men­ta por­que mien­tras la mi­nis­tra Patricia Bull­rich ne­ga­ba su par­ti­ci­pa­ción en el ope­ra­ti­vo que se lle­vó a ca­bo en Chu­but, un pe­rio­dis­ta di­fun­día su fo­to en la que se lo po­día ver jun­to a un gen­dar­me.

An­te la evi­den­cia, Bull­rich en­sa­yó una ex­pli­ca­ción. Di­jo que su je­fe de Ga­bi­ne­te es­ta- ba de pa­so por­que iba a ver al juez fe­de­ral Gui­do Otran­to, en Es­quel. La ver­sión ofi­cial in­di­ca que No­ce­ti no le dio di­rec­ti­vas a Gen­dar­me­ría du­ran­te el ope­ra­ti­vo y que es­ta­ba en la zo­na des­de el día an­te­rior, cuan­do man­tu­vo una reunión con los al­tos man­dos de la fuer­za, au­to­ri­da­des ju­di­cia­les y de la Po­li­cía pro­vin­cial de Río Ne­gro y Chu­but pa­ra coor­di­nar una es­tra­te­gia de de­ten­ción “en fla­gran­cia” por de­li­tos me­no­res a cual­quier in­te­gran­te de la co­mu­ni­dad ma­pu­che. La idea era iden­ti­fi­car a los in­te­gran­tes del RAM que, su­pues­ta­men­te, ac­tua­ban de ma­ne­ra clan­des­ti­na.

Siem­pre si­guien­do el re­la­to que No­ce­ti dio puer­tas aden­tro del mi­nis­te­rio, el día del ope­ra­ti­vo el abo­ga­do es­tu­vo dos ve­ces en los al­re­de­do­res de la co­mu­ni­dad. La pri­me­ra a las 10:30 y la se­gun­da a las 12:30. Las dos ve­ces “pa­só a sa­lu­dar” a los gen­dar­mes por­que, di­jo, son sus su­bor­di­na­dos. Es cier­to que man­tu­vo con­tac­to con dos de­te­ni­das de la co­mu­ni­dad, una de ellas co­no­ci­da co­mo So­ra­ya, y que in­ter­cam­bió el si­guien­te diá­lo­go: “Es­ta­mos de­te­ni­das des­de hace tres ho­ras”, le re­cri­mi­na­ron a No­ce­ti. “Pue­den es­tar has­ta seis ho­ras por ave­ri­gua­ción de an­te­ce­den­tes”, les con­tes­tó.

Hay dos co­sas que no es­tán cla­ras. Una es por qué el mi­nis­te­rio ne­gó pri­me­ro su pre­sen­cia en el lu­gar de los he­chos y la otra es por qué de­fen­dió de en­tra­da a la Gen­dar­me­ría, cuan­do to­da­vía no ha­bía ele­men­tos de prue­ba. Es­te úl­ti­mo pun­to ni si­quie­ra es ex­pli­ca­do con cla­ri­dad por los fun­cio­na­rios. Al­gu­nos ase­gu­ran que la de­fen­sa cie­ga fue pa­ra evi­tar un des­ma­dre en la fuer­za. Pa­sa­do. No­ce­ti es­tu­vo on­ce años en la jus­ti­cia cri­mi­nal fe­de­ral, ocu­pan­do dis­tin­tos car­gos en juz­ga­dos fe­de­ra­les de San Isi­dro, San Martín y Ba­ri­lo­che. Fue de­fen­sor y fis­cal ad hoc y con­juez de esos juz­ga­dos has­ta 2013. En el in­ter­ín se de­di­có a la ac­ti­vi­dad pri­va­da, en dis­tin­tos es­tu­dios en los que de­fen­dió a mi­li­ta­res acu­sa­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad du­ran­te la última dic­ta­du­ra mi­li­tar, que lue­go ter­mi­na­ron con­de­na­dos.

Uno de sus so­cios fue de­fen­sor del ex pre­si­den­te de fac­to Leo­pol­do Gal­tie­ri, au­tor in­te­lec­tual y ope­ra­ti­vo de la gue­rra de Mal­vi­nas.

FO­TOS: FA­CE­BOOK

CEDOC PER­FIL

EXCENTRICO. Pa­blo No­ce­ti es­tu­vo on­ce años en la jus­ti­cia cri­mi­nal fe­de­ral. Co­mo abo­ga­do de es­tu­dios pri­va­dos, de­fen­dió a mi­li­ta­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.