Gen­dar­me­ría de­nun­cia­rá a gre­mios por di­fa­ma­ción

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GA­BRIEL ZIBLAT

Son tiem­pos cal­dea­dos den­tro de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal. Has­ta hace un mes era la fuer­za de se­gu­ri­dad con me­jor pres­ti­gio pú­bli­co, pe­ro to­do cam­bió con el ca­so San­tia­go Maldonado. Con­ven­ci­dos de su inocen­cia, los al­tos man­dos de­ci­die­ron ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les “con­tra las di­fa­ma­cio­nes”. Eso in­clu­ye, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, a los gre­mios do­cen­tes que le imputaron a los gen­dar­mes la res­pon­sa­bi­li­dad por la des­apa­ri­ción del ar­te­sano en Chu­but, a pe­sar de que la Jus­ti­cia to­da­vía no pu­do re­ca­bar prue­bas en ese sen­ti­do.

En la mis­ma lí­nea, en el Go­bierno in­sis­ten que de com­pro­bar­se la cul­pa­bi­li­dad de al­gún gen­dar­me no du­da­rán en to­mar to­das las de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias. Sin em­bar­go, mien­tras tan­to bus­ca­rán lim­piar la ima­gen de la fuer­za. De he­cho, el vier­nes la mi­nis­tra Patricia Bull­rich no du­dó en mos­trar­se jun­to al ti­tu­lar de Gen­dar­me­ría, Gerardo Ote­ro, al anun­ciar una “his­tó­ri­ca” in­cau­ta­ción de co­caí­na en Ve­na­do Tuer­to, San­ta Fe.

Es que Gen­dar­me­ría no es una fuer­za más pa­ra los in­tere­ses de Bull­rich. Des­de que asu­mió en el Mi­nis­te­rio de Se-

PREN­SA SE­GU­RI­DAD

PA­RA LA FO­TO. Bull­rich, el vier­nes, jun­to al di­rec­tor de la fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.