No se ol­vi­den de San­tia­go Maldonado

Perfil (Domingo) - - POLITICA - JA­VIER CAL­VO

Las imá­ge­nes sur­gen al­go cho­can­tes. El Pre­si­den­te se mues­tra to­man­do he­la­do en Tu­cu­mán, de yer­ba ma­te. La ex pre­si­den­ta se mues­tra com­pun­gi­da en una mi­sa, por­tan­do una fo­to que ya es em­ble­ma. Pro­fe­sio­na­les del des­qui­cio mues­tran có­mo un ac­to mul­ti­tu­di­na­rio y en paz pue­de mu­tar va­rias ho­ras des­pués a un post epí­lo­go vio­len­to. To­das es­tas fo­tos son del mis­mo día, el vier­nes 1.

A nin­guno de ellos pa­re­ce im­por­tar­le real­men­te dón­de es­tá San­tia­go Maldonado. Ni la bús­que­da de la ver­dad, lo que es peor.

El he­la­do de Macr i sim­bo­li­za una suer­te de ne­ga­cio­nis­mo que abra­zó el Go­bierno res­pec­to del ca­so. Co­mo si el Es­ta­do y los que ejer­cen cir­cuns­tan­cial­men­te el con­trol de uno de sus po­de­res no tu­vie­ran res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na pa­ra es­cla­re­cer qué pa­só y có­mo ha­llar­lo.

La eje­cu­to­ra más vi­si­ble de esa ló­gi­ca gu­ber­na­men­tal fue la mi­nis­tra Patricia Bull­rich. Se po­dría en­ten­der des­de que de ella de­pen­de la fuer­za apun­ta­da, la Gen­dar­me­ría. Pe­ro una co­sa es el res­pal­do po­lí­ti­co a un gru- po de sub­al­ter­nos y otra es re­do­blar la apues­ta y po­ner las ma­nos en el fue­go por ellos. Se pue­de que­mar.

En los úl­ti­mos días y al ver que esa es­tra­te­gia se le em­pe­zó a vol­ver en con­tra, el Go­bierno co­rrió de la lí­nea de cho­que a Bull­rich y pu­so a Ga­ra­vano, mi­nis­tro de Jus­ti­cia, y al se­cre­ta­rio de DD.HH., Avruj, al fren­te de la po­si­ción ofi­cial. Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue lo que de­be­rían ha­ber he­cho hace un mes, cuan­do se re­por­tó la des­apa­ri­ción de San­tia­go: re­ci­bir a su fa­mi­lia.

Aho­ra, to­mar es­tos erro­res o la pé­si­ma idea de que el Es­ta­do no tie­ne por qué ocu­par­se de en­con­trar a Maldonado (Po­der Ju­di­cial, ¡te­lé­fono!) co­mo un vir­tual re­gre­so de la dic­ta­du­ra ofen­de nues­tra in­te­li­gen­cia. Tam­bién la me­mo­ria.

Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner y mu­chos de sus ad­he­ren­tes creen que en­con­tra­ron en el ca­so Maldonado la opor­tu­ni­dad de es­tig­ma­ti­zar de­fi­ni­ti­va­men­te al ma­cris­mo co­mo el re­gre­so de la re­pre­sión. Así, de­trás de la le­gí­ti­ma de­man­da so­cial de es­cla­re­ci­mien­to (que el ofi­cia­lis­mo equi­vo­ca al ad­ju­di­car­la en ex­clu­si­va al kirch­ne­ris­mo), CFK lo usa en cla­ve elec­to­ral.

Re­sul­tó pa­té­ti­co –y tris­te– que el ar­ma­do que mon­tó en una mi­sa de Mer­lo por Maldonado se des­nu­da­ra co­mo una sim­ple e in­tere­sa­da es­ce­no­gra­fía, cuan­do la ma­dre de una víc­ti­ma de la tra­ge­dia de On­ce se acer­có a in­ter­pe­lar­la. Hay omi­sio­nes que si­guen do­lien­do.

La ex pre­si­den­ta tie­ne una maes­tría en el uso de cau­sas no­bles en be­ne­fi­cio pro­pio. A lo lar­go de los 12 años que go­ber­na­ron, su ma­ri­do y ella se apro­pia­ron de ban­de­ras que nun­ca ha­bían des­ple­ga­do. Y aco­gie­ron a di­ver­sos gru­pos so­cia­les, co­mo los de los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos, que siem­pre se sin­tie­ron huér­fa­nos de la con­ten­ción es­ta­tal. El pre­cio fue al­to.

En es­ta dispu­ta don­de, in­sis­to, pa­re­ce que no im­por­ta­ra la ver­dad y sí lo que con­vie­ne, apa­re­cen ac­to­res de re­par­to que apor­tan su gra­ni­to de are­na a la con­fu­sión ge­ne­ral. Y, en cier­tos ca­sos, ca­mio­nes lle­nos de are­na.

A la cues­tión abo­ri­gen en ge­ne­ral y a la ma­pu­che en par­ti­cu­lar, pla­ga­da de com­ple­ji­da­des, se su­man los du­do­sos pro­ce­di­mien­tos de las fuer­zas de se­gu­ri­dad y de in­te­li­gen­cia. Miem­bros de es­tos dos sec­to­res, con la es­me­ra­da co­la­bo­ra­ción de los vio­len­tos de siem­pre, pre­ten­die­ron em­pa­ñar una con­cen­tra­ción tan ma­si­va co­mo de­mo­crá­ti­ca, pe­se a la in­to­le­ran­cia de un pu­ña­do de sus par­ti­ci­pan­tes.

Co­mo vie­ne su­ce­dien­do des­de hace años, los ban­dos en pug­na cuen- tan con un ines­ti­ma­ble res­pal­do de me­dios y pe­rio­dis­tas adic­tos. Ne­ga­cio­nis­tas y apro­ve­cha­do­res re­clu­tan co­mu­ni­ca­do­res que to­man pos­tu­ra, de­fien­den po­si­cio­nes sin ma­ti­ces y di­vul­gan in­for­ma­cio­nes fal­sas o ru­mo­res sin con­fir­mar que só­lo con­tri­bu­yen a ra­ti­fi­car su po­si­cio­na­mien­to. Y el de sus au­dien­cias, que re­du­cen sus ca­pa­ci­da­des de de­ba­tir con ra­cio­na­li­dad pen­sa­mien­tos di­fe­ren­tes.

Que un dia­rio ha­ga ta­pa ca­si to­dos los días con San­tia­go Maldonado o que dos no lo ha­gan ca­si nun­ca y lo cu­bran des­de Po­li­cia­les o So­cie­dad, sal­vo cuan­do hay in­ci­den­tes dos ho­ras des­pués del ac­to del vier­nes, son ape­nas bo­to­nes de mues­tra de una lo­cu­ra co­mu­ni­ca­cio­nal que se re­tro­ali­men­ta. Me­dios au­dio­vi­sua­les, webs y re­des so­cia­les mul­ti­pli­can la sin­ra­zón. Hay ex­cep­cio­nes, cla­ro. Po­cas.

En me­dio de es­te fue­go cru­za­do de in­tere­ses y con­ve­nien­cias hay una fa­mi­lia y una so­cie­dad que re­cla­man sa­ber dón­de es­tá San­tia­go Maldonado. Por eso, cuan­do da la sen­sa­ción de que va­le to­do y que abun­da­rán nue­vos in­ten­tos de em­ba­rrar la can­cha, con­ven­dría de­te­ner­se en no ol­vi­dar que hay que bus­car­lo y sa­ber qué pa­só con él. La ver­dad, na­da me­nos. No im­por­ta a quién le con­ven­ga. Es lo que ne­ce­si­ta­mos.

El Go­bierno en­ca­ra un ne­ga­cio­nis­mo del que re­cién aho­ra bus­ca sa­lir Cristina tie­ne una maes­tría en el uso de cau­sas no­bles en be­ne­fi­cio pro­pio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.