“sos una ase­si­na”, le di­jo una ma­dre de on­ce a cristina

Se tra­ta de mó­ni­ca Bot­te­ga, ma­má de Ta­tia­na Pon­ti­ro­li, una de las 52 víc­ti­mas de la tra­ge­dia. la acu­só de “nun­ca ha­cer­se car­go”.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - R.P.

Cristina Kirch­ner lla­mó al in­ten­den­te de Mer­lo, Gus­ta­vo Me­nén­dez, pa­ra avi­sar­le que que­ría par­ti­ci­par de la mi­sa que ofi­ció el obis­po de Mer­lo y Moreno, Fer­nan­do Ma­let­ti, por la des­apa­ri­ción de San­tia­go Maldonado. La can­di­da­ta a se­na­do­ra de Uni­dad Ciu­da­da­na le pi­dió que no le avi­sa­ra a na­die ya que que­ría par­ti­ci­par “co­mo una ve­ci­na más, sen­ta­da en­tre la gen­te”.

Al in­gre­sar a la igle­sia, la ex pre­si­den­ta re­cha­zó sen­tar­se en pri­me­ra fi­la y eli­gió los ban­cos del me­dio. Fue en ese mo­men­to en el que Mó­ni­ca Bot­te­ga, ma­dre de Ta­tia­na Pon­ti­ro­li, una de las 52 víc­ti­mas fa­ta­les del ac­ci­den­te fe­rro­via­rio de On­ce en 2012, que es­ta­ba allí la vio: “Mi ca­be­za em­pe­zó a pen­sar en la tra­ge­dia de On­ce. Mien­tras me acer­ca­ba pen­sé en tan­tas ho­ras de bús­que­da pa­ra mi hi­ja. Al es­tar ahí le di­je ‘sos una ase­si­na’, y que es­ta­ba pi­dien­do por la vi­da de Maldonado cuan­do no le im­por­ta­ron 52 inocen­tes que ma­sa­cras­te en el tren Sar­mien­to”, re­la­tó Mó­ni­ca.

La ma­dre de Ta­tia­na ha­bía de­ci­di­do asis­tir a la mi­sa por San­tia­go a re­zar por él ya que “des­de que le arre­ba­ta­ron la vi­da a mi hi­ja no quie­ro que a na­die más le pa­se es­to, por eso me su­mé al pe­di­do”, ex­pli­có.

Cristina man­tu­vo el si­len­cio. “In­ten­tó aga­rrar­me la mano, ba­jó la mi­ra­da y se no­tó tris­te por mis pa­la­bras”, de­ta­lló Mó­ni­ca so­bre su reac­ción.

“Fue un he­cho ca­si ín­ti­mo ya que to­do fue di­cho en voz muy baja y sin ges­tos ni ade­ma­nes am­pu­lo­sos, la ma­má de Ta­tia­na siem­pre me sa­lu­da afec­tuo­sa­men­te, en es­ta opor­tu­ni­dad no al­can­cé a sa­lu­dar­la”, con­tó el in­ten­den­te Me­nén­dez a PER­FIL. Y agre­gó: “Es res­pe­ta­ble y en­ten­di­ble el do­lor in­ter­mi­na­ble de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de On­ce. Pe­ro es de­li­ca­da la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca que se hace de un he­cho tan do­lo­ro­so y no es bueno des­viar la aten­ción por la des­apa­ri­ción”.

Al ter­mi­nar la mi­sa, la ex pre­si­den­ta sa­lu­dó al res­to de los ve­ci­nos que es­ta­ban en la igle­sia y se acer­ca­ron pa­ra sa­car­se fo­tos jun­to a ella.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.