Ami­gos cuen­tan có­mo eran los días de san­tia­go en el Bol­són

El Bru­jo, co­mo le de­cían, vi­vía en una bi­blio­te­ca po­pu­lar y ofre­cía sus ta­tua­jes. “Que­ría ir a dar­le una mano a los ma­pu­ches”, re­cuer­dan.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - NA­DIA GALAN

San­tia­go Maldonado es­tu­vo vi­vien­do des­de mar­zo en El Bol­són has­ta su des­apa­ri­ción el 1º de agos­to. Sus ami­gos lo des­cri­ben co­mo una per­so­na so­ña­do­ra, fir­me en sus idea­les, so­cia­ble y pa­cí­fi­co. Hace un mes que en la pla­za Pa­gano El Bru­jo, co­mo lo co­no­cen allí, no abre su car­pe­ta pa­ra ofre­cer sus ta­tua­jes, pe­ro su ima­gen es­tá pre­sen­te en to­da la ciu­dad en car­te­les que pi­den que “apa­rez­ca con vi­da”.

Los úl­ti­mos me­ses es­tu­vo cui­dan­do una ca­sa pe­ga­da a una bi­blio­te­ca po­pu­lar a la ve­ra del río Quem­quem­treu. Pa­sa­ba su tiem­po ro­dea­do de li­bros y char­las de au­to­ges­tión y anar­quis­tas.

El res­to del tiem­po es­ta­ba en la fe­ria de ar­te­sa­nos. “Siem­pre an­da­ba con la mo­chi­la y la car­pe­ta con fo­tos de sus ta­tua­jes y di­bu­jos. El no te­nía un pues­to ahí. Se sen­ta­ba en la pla­za y se po­nía a ha­blar con to­dos. Le po­días pa­gar con pla­ta o can­jear­le al­go que él po­dría ne­ce­si­tar”, cuen­ta a PER­FIL su ami­go To­bías, que hace un año de­jó San Isi­dro pa­ra ins­ta­lar­se en El Bol­són.

In­di­ra co­no­ció al Bru­jo en Chi­le, el ve­rano pa­sa­do, en una jor­na­da anar­quis­ta en Puerto Montt en de­fen­sa del agua y la tierra.

La jo­ven acep­ta con­tar a PER­FIL sus re­cuer­dos con él. Di­ce que no sa­bía que San­tia­go iba a par­ti­ci­par del cor­te en la ru­ta 40, pe­ro tam­po­co le pa­re­ció ex­tra­ño por­que “es­ta­ba li­ga­do a la cau­sa ma­pu­che”. “No era un pi­be pa­ra na­da vio­len­to. Era un adul­to con co­ra­zón de ni­ño, muy tran­qui­lo, u n so­ña­dor, se la pa­sa­ba ha­blan­do de sus idea­les. El Bru­jo me ha­bía comentado que que­ría ir a la co­mu­ni­dad Ma­pu­che a dar una mano, que en bre­ve iba a vol­ver el due­ño de la ca­sa que es­ta­ba cui­dan­do y es­ta­ba vien­do a dón­de i r ”, re­la­ta la jo­ven.

“El que­ría ha­cer co­sas pa­ra me­jo­rar el mun­do, ba­jar el ca­pi­ta­lis­mo y fo­men­tar la so­li­da­ri­dad. Una vez me con­tó que en otra vi­da él fue vi­kin­go. Pa­ra los vi­kin­gos era im­por­tan­te per­der la vi­da en la ba­ta­lla por­que eso reivin­di­ca­ba sus vi­das. Aho­ra nues­tro ami­go se fue con gran­des ho­no­res, pe­ro nos de­jó una gran en­se­ñan­za: la im­por­tan­cia de de­fen­der nues­tros idea­les, nos es­tá de­mos­tran­do el ca­mino y a par­tir de aho­ra voy a de­fen­der su cau­sa. Le­van­tar su bandera, aun­que me duela y lo ex­tra­ñe mu­cho”, sen­ten­cia In­di­ra. Cum­plea­ños. Una de las hi­pó­te­sis del ca­so plan­tea que San­tia­go po­dría ha­ber si­do apu­ña­la­do el 21 de ju­lio por un pues­te­ro que fue ata­ca­do por un gru­po de en­ca­pu­cha­dos. La fa­mi­lia des­acre­di­ta es­ta ver­sión y apor­tó a la cau­sa un men­sa­je de tex­to del 25 de ju­lio, el día de su cum­plea­ños, en la que el jo­ven le res­pon­de a su cu­ña­da y le agra­de­ce por el sa­lu­do.

To­bías tam­bién ase­gu­ra ha­ber­lo vis­to ese día. Cuen­ta que to­ma­ron unas cer­ve­zas en el bar El Sol pa­ra fes­te­jar el cum­plea­ños. “A la no­che nos vi­mos un ra­to en la pla­za y des­pués él fue un ra­to a la cer­ve­ce­ría, es­ta­ba con dos chi­cas y un chi­co. Y ti­po 23 fue pa­ra El Sol, don­de es­tá­ba­mos no­so­tros. To­ma­mos unas cer­ve­zas y a la 1 de la ma- dru­ga­da se fue so­lo pa­ra la ca­sa. Di­jo que es­ta­ba can­sa­do”, co­men­ta.

Ma­ría Eva Ba­ra­bi­ni, del Co­lec­ti­vo FM Alas, di­ce ha­ber vis­to a San­tia­go el 27 de ju­lio en un even­to de fol­klom­be (fol­klo­re y can­dom­be) rea­li­za­do en la Es­ta­ción de cer­ve­za de El Bol­són. “No es­ta­ba he­ri­do, ni acu­chi­lla­do. Vino tran­qui­lo y lo vi dis­fru­tan­do”, le con­tó a es­te dia­rio.

El 25 de ju­lio, el día del cum­plea­ños de San­tia­go, to­ma­mos unas cer­ve­zas jun­tos. Lle­gó a las 23 al bar El Sol y cer­ca de la 1 de la ma­dru­ga­da se fue a su ca­sa

FA­CE­BOOK

COM­PA­ñE­ROS. En la re­vis­ta La gar­gan­ta po­de­ro­sa Elia­na Cossy com­par­te una fo­to y sus re­cuer­dos.

FO­TOS: CITRICA

El jo­ven de 25 de Ma­yo cui­da­ba una hu­mil­de vi­vien­da ubi­ca­da de­trás de la bi­blio­te­ca El río.

FO­TOS: FA­CE­BOOK

Maldonado, (izq.). en un via­je en Mi­sio­nes. Un di­bu­jo de él que hi­cie­ron sus ami­gos.

MOCHILERO.

LA CA­SA.

GZA TO­BIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.