Gils car­bó lo­gró apar­tar al juez que de­bía de­ci­dir so­bre su sa­li­da

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PATRICIA BLAN­CO

Ale­jan­dra Gils Car­bó dio un con­tra­gol­pe al Go­bierno en la cau­sa que pre­ten­de des­pla­zar­la sin jui­cio po­lí­ti­co y de­nun­ció an­te la Jus­ti­cia que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri pi­dió su ca­be­za por­que tie­ne con ella “un en­cono per­so­nal”. La pro­cu­ra­do­ra lo hi­zo ape­nas 24 ho­ras des­pués de de­cla­rar en Co­mo­do­ro Py co­mo sos­pe­cho­sa de las ju­go­sas co­mi­sio­nes que se pa­ga­ron en co­mi­sio­nes por la com­pra de un edi­fi­cio.

Mien­tras el ofi­cia­lis­mo se en­tu­sias­ma­ba con esa in­da­ga­to­ria y un pron­to pro­ce­sa­mien­to, Gils Car­bó ex­pul­só al juez Eduar­do Ma­ri­ne­lli, en la cau­sa que ana­li­za en el fue­ro en lo con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo si es ne­ce­sa­rio un jui­cio po­lí­ti­co en la re­mo­ción de la je­fa de los fis­ca­les.

Gils Car­bó re­cu­só sin cau­sa al ma­gis­tra­do y le de­jó plan­tea­do a su su­ce­sor una cues­tión cla­ve: la le­gi­ti­mi­dad de las agru­pa­cio­nes Se­rá Jus­ti­cia y Co­le­gio de Abo­ga­dos de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res pa­ra ac­tuar en el ca­so por­que –di­jo– só­lo re­pre­sen­tan “a sec­to­res sec­to­ria­les” y res­pon­den al ofi­cia­lis­mo. Hace un mes, el Go­bierno ya ha­bía ava­la­do una re­mo­ción sin jui­cio po­lí­ti­co de Gils Car­bó.

“El Po­der Eje­cu­ti­vo se ha pues­to co­mo ob­je­ti­vo, aun an­tes de asu­mir, lo­grar mi apar­ta­mien­to co­mo ca­be­za del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y su re­em­pla­zo por al­guien más afín a sus po­lí­ti­cas e in­tere­ses –sos­tu­vo Gils Car­bó en el do­cu­men­to de 57 pá­gi­nas que con­tó con el ase­so­ra­mien­to del abo­ga­do León Ars­la­nian y al que ac­ce­dió PER­FIL–. Hay una ar­ti­cu­la­ción de una es­tra­te­gia le­gal con­ce­bi­da por el PEN y su think tank –el Co­le­gio de Abo­ga­dos– con

la je­fa de los fis­ca­les in­sis­tió en que só­lo pue­de ser des­pla­za­da por un jui­cio po­lí­ti­co

el ex­plí­ci­to pro­pó­si­to de lo­grar mi apar­ta­mien­to, sea por la vía le­gal o ju­di­cial, cuan­do no por un sim­ple de­cre­to”.

Gils Car­bó se que­jó por­que no pue­den ne­gar­le al mi­nis­te­rio el de­re­cho de ser par­te ac­ti­va en el ex­pe­dien­te: la sen­ten­cia afec­ta­ría “la es­ta­bi­li­dad de la fi­gu­ra del Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral” y de “mi per­so­na en par­ti­cu­lar, ya que por las pro­pias ma­ni­fes­ta­cio­nes del Pre­si­den­te y al­tos fun­cio­na­rios del Eje­cu­ti­vo se ad­vier­te un en­cono par­ti­cu­lar con­tra mi per­so­na”, di­jo.

Con re­cor­tes de dia­rios en don­de Ma­cri pe­día su re­nun­cia por ser de Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma, la fun­cio­na­ria in­sis­tió en que el jui­cio po­lí­ti­co, con una ma­yo­ría de dos ter­cios en el Se­na­do es la úni­ca op­ción pa­ra echar­la. Y avi­só que, de lo con­tra­rio, irá a los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos.

En una en­tre­vis­ta con PER­FIL, la pro­cu­ra­do­ra le res­pon­dió a Ma­cri, quien ha­bía di­cho que ella “no tie­ne au­to­ri­dad mo­ral” pa­ra el car­go: “Eso sor­pren­de, por­que él lle­gó a pre­si­den­te es­tan­do pro­ce­sa­do”.

TELAM

CON­TRA­GOL­PE. Pre­sen­tó un es­cri­to un día des­pués de de­cla­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.