Pa­to­ru­zú y me­mo­ria RAM

Hay si­mi­li­tu­des po­lí­ti­cas en­tre Mal­do­na­do y Blum­berg. Có­mo ac­túa el Es­ta­do fren­te a los pue­blos ori­gi­na­rios.

Perfil (Domingo) - - PO­LI­TI­CA -

Go­ber­nar bien re­quie­re de múl­ti­ples ha­bi­li­da­des, más allá de una ges­tión pro­li­ja y trans­pa­ren­te. Ha­cer po­lí­ti­ca en se­rio im­pli­ca mu­chí­si­mo más que ga­nar elec­cio­nes, cier­ta­men­te mu­cho más aún que “co­mu­ni­car bien”. Nin­gún go­bierno pue­de per­du­rar si ges­tio­na mal y en­ci­ma pier­de las elec­cio­nes (co­mo fue el ca­so de la Alian­za). Sin em­bar­go, en con­tex­tos co­mo el nues­tro en los que el te­ji­do ins­ti­tu­cio­nal es tan frá­gil, ma­lea­ble e in­cier­to, cuan­do la des­con­fian­za en­tre los prin­ci­pa­les ac­to­res eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y so­cia­les blo­quea la po­si­bi­li­dad de acuer­dos du­ra­de­ros, la go­ber­na­bi­li­dad cons­ti­tu­ye un desafío ex­tra­or­di­na­rio.

De­pen­de de atri­bu­tos for­ma­les e in­for­ma­les, sa­ga­ci­dad tác­ti­ca y vi­sión es­tra­té­gi­ca, man­te­ner el fo­co sin per­der la sen­si­bi­li­dad en re­la­ción al hu­mor so­cial, ser au­to­crí­ti­co pe­ro sos­te­ner la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes. Con una tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca ca­rac­te­ri­za­da por la ines­ta­bi­li­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co, trau­má­ti­cos he­chos de vio­len­cia y cri­sis eco­nó­mi­cas re­cu­rren­tes con pro­fun­dos efec­tos dis­tri­bu­ti­vos, una agu­da frag­men­ta­ción so­cial y la con­se­cuen­te de­bi­li­dad de la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, los con­flic­tos sue­len es­ca­lar has­ta al­can­zar pro­por­cio­nes ho­mé­ri­cas y ge­ne­rar cos­tos in­ne­ce­sa­rios.

Lo que ocu­rrió el vier­nes ha con­ver­ti­do el ca­so de San­tia­go Mal­do­na­do en una cri­sis po­lí­ti­ca si­mi­lar a lo que fue el Ca­so Blum­berg pa­ra el go­bierno de Nés­tor Kirch­ner. En am­bos epi­so­dios, un sec­tor am­plio de la so­cie­dad sin un li­de­raz­go ni una ar­ti­cu­la­ción po­lí­ti­ca efec­ti­vas se lan­za­ron a la ca­lle pa­ra ma­ni­fes­tar su im­po­ten­cia y su in­dig­na­ción por el he­cho de que el go­bierno de turno pa­re­cía ig­no­rar el re­cla­mo de Jus­ti­cia y ver­dad. Al mis­mo tiem­po, ma­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes nu­clea­ron una plu­ra­li­dad de in­tere­ses y vi­sio­nes cir­cuns­tan­cial­men­te di­si­mu­la­das ba­jo el pa­ra­guas de un he­cho dra­má­ti­co. Y en los res­pec­ti­vos dis­cur­sos, en las for­mas de ex­pre­sar las preo­cu­pa­cio­nes y los in­tere­ses que dis­pa­ra­ron la vo­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va, los ca­sos Blum­berg y Mal­do­na­do tam­bién com­bi­na­ron un sano com­pro­mi­so por la co­sa pú­bli­ca, una reac­ción ge­nui­na fren­te a otro nue­vo fra­ca­so del Es­ta­do, con ras­gos au­to­ri­ta­rios y la inevi­ta­ble mez­quin­dad que sue­le acom­pa­ñar a to­dos los fe­nó­me­nos po­lí­ti­cos.

Es ab­sur­do pre­ten­der que no se po­li­ti­ce es­te asun­to. Fa­lla el Es­ta­do que, por de­fi­ni­ción, es un apa­ra­to po­lí­ti­co. Es­te go­bierno no es res­pon­sa­ble de la des­con­fian­za que aún des­pier­tan las fuer­zas de se­gu­ri­dad, acu­mu­la­das du­ran­te dé­ca­das de de­sidia y co­rrup­ción. Pe­ro tam­po­co se evi­tó que el con­flic­to es­ca­le. En par­ti­cu­lar, el pre­si­den­te Ma­cri de­bió ha­cer­se car­go de la si­tua­ción pa­ra evi­tar su uti­li­za­ción elec­to­ral. Pu­do ha­ber di­cho en una con­fe­ren­cia de pren­sa “con­fío en la Gen­dar­me­ría, pe­ro me com­pro­me­to a in­ves­ti­gar has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias pa­ra que to­dos es­te­mos se­gu­ros de que se ac­tuó co­rrec­ta­men­te”. Na­da de lo que vi­vi­mos aho­ra hu­bie­ra pa­sa­do y es pro­ba­ble que ya se hu­bie­ra es­cla­re­ci­do to­do. Mr. Jo­nes abrió la puer­ta. Ca­da día te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ver­nos en el es­pe­jo de nues­tras pro­pias frus­tra­cio­nes: una so­cie­dad di­vi­di­da, que ha­ce un si­glo ca­re­ce de po­lí­ti­cas de Es­ta­do, sin re­glas del jue­go cla­ras y con­sen­sua­das, ple­tó­ri­ca de anacro­nis­mos y exa­ge­ra­cio­nes, con de­ma­sia­da xe­no­fo­bia mal di­si­mu­la­da. Pro­ta­go­ni­zan nues­tra co­ti­dia­nei­dad per­so­na­jes me­no­res, bi­za­rros, que sue­len des­lin­dar res­pon­sa­bi­li­da­des so­bre sus ac­tos. A di­fe­ren­cia del per­so­na­je in­mor­ta­li­za­do por Charly Gar­cía, Hua­la nie­ga cual­quier ras­tro de san­gre: ase­gu­ra que no pe­sa nin­gún muer­to so­bre su con­cien­cia, a pe­sar de que se hi­zo car­go de que su agru­pa­ción co­me­tió na­da me­nos que 77 aten­ta­dos en los úl­ti­mos años.

“Cli­ma re­pre­si­vo”, “ajus­te sal­va­je”, “con­cen­tra­ción ex­ce­si­va de po­der” bra­man sec­to­res ul­tra­kirch­ne­ris­tas y otros gru­pos de iz­quier­da, que han en­con­tra­do en el ca­so Mal­do­na­do una nue­va ra­zón de ser, un sal­va­vi­das pa­ra es­con­der su re­cien­te fra­ca­so elec­to­ral. Uni­dad Ciu­da­da­na per­dió la elec­ción pa­ra dipu­tados en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y ga­nó la de se­na­do­res por ape­nas un Gron­do­na (si se to­ma co­mo uni­dad de me­di­da la can­cha de Ar­se­nal, ¿el nue­vo lu­gar de Cris­ti­na en el mun­do? In­te­re­san­te re­fle­xio­nar so­bre los múl­ti­ples sig­ni­fi­ca­dos de la le­yen­da “to­do pa­sa”, que don Ju­lio lle­va­ba en su le­gen­da­rio ani­llo). En­tre los sec­to­res más hu­mil­des, en el co­ra­zón de la po­bre­za y la mar­gi­na­li­dad, Cam­bie­mos me­jo­ró la per­for­man­ce del 2015. Tar­día lec­ción de eco­no­mía po­lí­ti­ca que la Ar­gen­ti­na no de­be ol­vi­dar: el con­su­mo te pue­de dar al­gu­nos vo­tos por al­gún tiem­po, pe­ro si se ba­sa en gas­to pú­bli­co, sub­si­dios y pro­tec­cio­nis­mo, la in­fla­ción car­co­me el in­gre­so y se vuel­ve un bu­me­rán fe­roz con­tra el po­pu­lis­mo im­pro­vi­sa­do.

¿Por qué los que aho­ra se alar­man por la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do ig­no­ra­ron los in­fi­ni­tos re­cla­mos de Fé­lix Díaz, el lí­der qom? ¿Por qué los muer­tos de la Tra­ge­dia de On­ce, in­clu­sos los de Cro­ma­ñón, no me­re­cie­ron si­mi­lar com­pa­sión? ¿Aca­so los do­cen­tes de­di­ca­ron cla­ses es­pe­cia­les pa­ra eva­luar la si­tua­ción de­mo­crá­ti­ca de la Ar­gen­ti­na lue­go de la des­apa­ri­ción de Ju­lio Ló­pez?

“Los ma­pu­ches son chi­le­nos”, he­mos es­cu­cha­do en tono pe­yo­ra­ti­vo. Mu­chos re­cuer­dan que son con­quis­ta­do­res, que ani­qui­la­ron a “nues­tros” tehuel­ches, in­clu­yen­do a la fa­mi­lia de Ce­fe­rino Na­mun­cu­rá. Am­bos pue­blos pre­ce­den a la for­ma­ción de sen­dos Es­ta­do­na­cio­nes, hoy co­no­ci­das co­mo Chi­le y Ar­gen­ti­na. Cui­da­do tam­bién con con­fun­dir los le­gí­ti­mos re­cla­mos de los pue­blos ori­gi­na­rios con ac­tos fo­ca­li­za­dos y mi­no­ri­ta­rios de vio­len­cia. No re­pi­ta­mos el error de con­fun­dir a los cien­tos de mi­llo­nes que pro­fe­san el is­lam con la pe­que­ña mi­no­ría de fa­ná­ti­cos te­rro­ris­tas dis­pues­tos a mo­rir en nom­bre de Alá.

¿Tie­ne aca­so la Ar­gen­ti­na una po­lí­ti­ca pú­bli­ca des­ti­na­da a in­te­grar más y me­jor a los pue­blos ori­gi­na­rios, res­pe­tan­do sus cos­tum­bres y va­lo­res, pe­ro ase­gu­ran­do que tie­nen a dis­po­si­ción los bie­nes pú­bli­cos in­dis­pen­sa­bles pa­ra po­der vi­vir dig­na­men­te? Tal vez el úni­co ca­so des­ta­ca­do es fic­cio­nal: se tra­ta de Pa­to­ru­zú, crea­do por Dan­te Quin­terno en 1928, tam­bién tehuel­che, “due­ño de me­dia Pa­ta­go­nia”. De ha­ber na­ci­do al­gu­nas dé­ca­das más tar­de, se­gu­ra­men­te hu­bie­ra si­do un prós­pe­ro em­pre­sa­rio ho­te­le­ro.

RAM, Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che, con su pre­ci­pi­ta­da ame­na­za in­de­pen­den­tis­ta, po­dría fun­cio­nar co­mo un dis­pa­ra­dor pa­ra que di­se­ñe­mos en se­rio po­lí­ti­cas de lar­go pla­zo que in­vo­lu­cren a los pue­blos ori­gi­na­rios que, se­gún el cen­so de 1991, el úl­ti­mo más o me­nos ra­zo­na­ble, cons­ti­tuía el 7% de la po­bla­ción.

De lo que no nos ol­vi­da­mos es de la otra, la me­mo­ria prin­ci­pal de las compu­tado­ras, don­de re­si­den pro­gra­mas y da­tos que usa­mos ha­bi­tual­men­te. RAM sig­ni­fi­ca ran­dom ac­cess me­mory, me­mo­ria de ac­ce­so alea­to­rio. Se bo­rra ca­da vez que apa­ga­mos la com­pu. No es tan fá­cil con los con­flic­tos reales que, an­te to­do, es im­por­tan­te evi­tar que es­ca­len.

DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.