Op­ti­mis­mo y re­pre­sión ‘a la G20’

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - JAI­RO STRACCIA

A En­ri­que Cris­to­fa­ni, el pre­si­den­te del Santander, no lo pue­den con­te­ner. Al fren­te de la en­ti­dad des­de 1992, cuan­do era Ban­co Río, es­ta es­pe­cie de Ma­nuel Quin­di­mil de los ban­que­ros que vi­vió otros au­ges y cri­sis hoy es­tá exul­tan­te. Sus pro­pios co­le­gas tra­tan de fre­nar­le el em­ba­le pe­ro él lle­gó a in­for­mar­le ya a su ca­sa ma­triz que la Ar­gen­ti­na en­tró en un ci­clo de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do iné­di­to, que es­ta­rá más cer­ca del 4% que del 3% en los pró­xi­mos años. Es cier­to, aca­ba de ab­sor­ber un ban­co co­mo el Ci­ti y tie­ne, pe­se a re­ti­ros vo­lun­ta­rios abier­tos, unos 9 mil em­plea­dos a car­go. Na­die lo ha­ría si cre­ye­ra que lo que vie­ne es el desas­tre, “pe­ro su áni­mo es­tá por las nu­bes”, gra­fi­ca un em­pre­sa­rio que com­par­te reunio­nes pe­rió­di­cas con él.

No es el úni­co. Des­de las pri­ma­rias, una ola de op­ti­mis­mo ex­plí­ci­to se desató en el sec­tor pri­va­do. Cris­tiano Rat­taz­zi, el pre­si­den­te de la au­to­mo­triz ita­lia­na Fiat, en­tró al ac­to del Día de la In­dus­tria el jue­ves pa­sa­do en Pi­lar re­co­men­dan­do una lec­tu­ra: “Lo que di­jo Stur­ze­neg­ger es ex­ce­len­te, es­tá pa­ra leer­lo”. Se re­fe­ría al dis­cur­so del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral el día an­te­rior an­te los prin­ci­pa­les due­ños de em­pre­sas del país nu­clea­dos en la ofi­cia­lis­ta Aso­cia­ción Em­pre­sa­ria Ar­gen­ti­na (AEA). Allí es­tu­vie­ron des­de Luis Pa­ga­ni, de Ar­cor, has­ta Héctor Mag­net­to, de Cla­rín. Ma­rio Ble­jer, ex je­fe del Cen­tral y otro­ra ase­sor del can­di­da­to de Cristina Kirch­ner, Da­niel Scio­li, re­fren­da­ba es­tas pro­yec­cio­nes en los pa­si­llos.

—¿Se pue­de arrui­nar es­te re­pun­te, Ma­rio?

—Es di­fí­cil que se arrui­ne. Ten­drían que en­tu­sias­mar­se e in­ven­tar al­gún im­pues­to que ge­ne­re un cli­ma ad­ver­so, o ten­dría que ha­ber al­gu­na cri­sis ex­ter­na muy fuer­te. Pe­ro aho­ra que el par­ti­do va 4 a 1 es fá­cil ser op­ti­mis­ta. Yo lo de­cía an­tes.

Los nú­me­ros, en tan­to, pa­re­cie­ran to­mar en­vión. No só­lo vol­vió a re­pun­tar la in­dus­tria cer­ca de un 6% in­ter­anual y la cons­truc­ción cre­ció al 20% en ju­lio: en Acin­dar, prin­ci­pal proveedora de hie­rro re­don­do pa­ra las obras, la de­man­da se ace­le­ró en las dos se­ma­nas des­pués de las PA­SO y su pre­vi­sión de cre­ci­mien­to anual en ven­tas que es­ta­ba en 10% subió al 15%. Y el dato de la se­ma­na que pa­só inad­ver­ti­do es que la in­ver­sión bru­ta que mi­de el es­tu­dio Fe­rre­res y Aso­cia­dos acen­tuó su rit­mo de ex­pan­sión: ve­nía sal­tan­do al 7% y 10% en ma­yo y ju­nio res­pec­to del año pa­sa­do, pe­ro en ju­lio lo hi­zo al 16%. Gen­te que po­ne fie­rros por­que ve que hay mer­ca­do ha­cia de­lan­te. O sea, al­gu­nos que em­pie­zan a creer que por lo me­nos es­ta re­cu­pe­ra­ción no se cor­ta­rá pron­to.

Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que no ha­ya nu­ba­rro­nes en el ho­ri­zon­te, que pue­den no ve­nir de la macro, sino del con­tex­to so­cial. ¿Có­mo se­rá el hu­mor de una so- cie­dad cu­yo mo­tor de em­pleo mu­ta al cuen­ta­pro­pis­mo? De los 186 mil pues­tos crea­dos en los úl­ti­mos 12 me­ses, se­gún el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, unos 60 mil fue­ron mo­no­tri­bu­tis­tas. Y los que que­dan en re­la­ción de de­pen­den­cia, ¿có­mo to­ma­rán el cam­bio de re­gu­la­cio­nes que avan­za por sec­to­res? Car­los Or­mae­chea, pre­si­den­te de Tec­pe­trol, la pe­tro­le­ra de Te­chint en el Sur, no an­du­vo con vuel­tas: “Hay que re­du­cir los cos­tos un 50%”, sin­te­ti­zó en el se­mi­na­rio de AEA. No só­lo se re­fe­ría al ítem la­bo­ral. Ha­bla­ba tam­bién de lo­gís­ti­ca, de cam­biar el ca­mión por el tren.

En es­te con­tex­to, las es­ce­nas de la re­pre­sión po­li­cial en la ma­dru­ga­da del sá­ba­do en el cen­tro por­te­ño, cual­quie­ra ha­ya si­do el ori­gen y las in­ter­pre­ta­cio­nes po­si­bles, tam­bién tie­nen un sig­ni­fi­ca­do en el com­bo ofi­cial proin­ver­sor. Así co­mo el ajus­te la­bo­ral se plas­ma en acuer­dos sec­to­ria­les con gre­mia­lis­tas que acep­tan cam­bios en las re­gu­la­cio­nes, y así co­mo los nue­vos pre­cios de la ener­gía se con­su­man cuan­do lle­gan las fac­tu­ras de luz y gas, el con­cep­to abs­trac­to de “se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”, “res­pe­to a las le­yes” y la idea re­pe­ti­da de ser “un país nor­mal” que es­bo­zan en Cam­bie­mos se con­cre­ta cuan­do las fuer­zas de se­gu­ri­dad ac­túan en el es­pa­cio pú­bli­co. Y eso tam­bién es­tá en la vi­drie­ra de la “vuel­ta al mun­do”. El año que vie­ne se­rá la cum­bre del G20 en nues­tro país. Su última edición en ju­lio, en Ham­bur­go, de­jó más de 140 de­te­ni­dos.

FO­TOS: PA­BLO CUARTEROLO

Ra­taz­zi re­co­mien­da leer a Stur­ze­neg­ger. Cris­to­fa­ni, ob­nu­bi­la­do.

EXTASIADOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.