Cre­ce el con­flic­to por el cie­rre de tres se­des ru­sas en ee.UU.

Ru­sia re­cha­zó la clau­su­ra y el re­gis­tro de las mi­sio­nes co­mer­cia­les en nue­va York y Was­hing­ton, y el con­su­la­do en san Fran­cis­co.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AFP

La clau­su­ra de tres ofi­ci­nas di­plo­má­ti­cas ru­sas en Es­ta­dos Uni­dos si­gue pro­vo­can­do un cru­ce de acu­sa­cio­nes en­tre am­bos paí­ses. El can­ci­ller ru­so, Ser­guei La­vrov, con­vo­có ayer al nú­me­ro dos de la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Mos­cú pa­ra pre­sen­tar­le una car­ta de pro­tes­ta por la re­qui­sa que su­frie­ron las tres de­pen­den­cias.

Ru­sia con­si­de­ra “ile­gí­ti­mos” los reg ist ros de sus edi­fi­cios di­plo­má­ti­cos en au­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes ofi­cia­les del Es­ta­do ru­so. “Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen que aca­bar con sus bur­das vio­la­cio­nes del de­re­cho in­ter­na­cio­nal y re­nun­ciar a vio­lar la in­mu­ni­dad de las ins­ti­tu­cio­nes di­plo­má­ti­cas ru­sas”, sos­tie­ne el tex­to en­tre­ga­do por La­vrov a Ant­hony God­frey.

God­frey es ac­tual­men­te el más al­to di­plo­má­ti­co es­ta­dou­ni­den­ses con car­go en Mos­cú, des­pués de que el em- ba­ja­dor John Tefft anun­cia­ra en ju­lio su in­ten­ción de de­jar el car­go des­de prin­ci­pios de sep­tiem­bre.

Es­tos re­gis­tros y “la ame­na za de rom­per la puer ta de en­tra­da” son “un ac­to de agre­sión sin pre­ce­den­tes, que po­dría ser uti­li­za­do por los ser vi­cios se­cre­tos es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra crear un ac­to pro­vo­ca­dor con­tra Ru­sia con ob­je­tos com­pro­me­te­do­res que se­rían co­lo­ca­dos” por esos mis­mos ser­vi­cios, se­gún la di­plo­ma­cia ru­sa. Mos­cú “se re­ser­va el de­re­cho de to­mar me­di­das de re­pre­sa­lias en ba­se a la re­ci­pro­ci­dad”, agre­ga la car­ta. Pre­sen­cia. El re­gis­tro de uno de los lo­ca­les ru­sos cu­ya clau­su­ra or­de­nó la Ca­sa Blan­ca –la mi­sión co­mer­cial en Was­hing­ton– co­men­zó por la tar­de en pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes de la Em­ba­ja­da de Ru­sia, in­for­mó la agen­cia RIA No­vos­ti.

“Se ha au­to­ri­za­do a los em­plea­dos de la em­ba­ja­da a asis­tir a los re­gis­tros tras las in­sis­ten­tes so­li­ci­tu­des de Ru­sia”, di­jo a la agen­cia un por­ta­voz de la em­ba­ja­da ru­sa, Ni­ko­lai La­jo­ni­ne.

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, Rex Ti­ller­son, ha­bía anun­cia­do el miér­co­les por te­lé­fono a La­vrov la de­ci­sión de ce­rrar con­su­la­dos ru­sos en Es­ta­dos Uni­dos.

El vier­nes, la di­plo­ma­cia ru­sa ya ha­bía afir­ma­do que el FBI te­nía pre­vis­to re­gis­trar ayer los lo­ca­les de su con­su­la­do en San Fran­cis­co, del que Es­ta­dos Uni­dos tam­bién man­dó el cie­rre, jun­to a las mi­sio­nes co­mer­cia­les ru­sas en Was­hing­ton y Nue­va York.

Es­ta­dos Uni­dos jus­ti­fi­có es­tas clau­su­ras en res­pues­ta a la drás­ti­ca re­duc­ción de 755 di­plo­má­ti­cos y em­plea­dos, ru­sos o es­ta­dou­ni­den­ses, en Ru­sia, im­pues­ta a fi­nes de ju­lio por Mos­cú en reac­ción a las nue­vas san­cio­nes eco­nó­mi­cas apro­ba­das por el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se.

En San Fran­cis­co, tes­ti­gos di­je­ron ha­ber ob­ser­va­do una hu­ma­re­da ne­gra que sa­lía de una chi­me­nea del con­su­la­do ru­so. Ello se de­bió a “me­di­das pa­ra pre­ser­var el edi­fi­cio”, di­jo sin más pre­ci­sio­nes la por­ta­voz del mi­nis­te­rio ru­so de Ex­te­rio­res, Ma­ria Za­ja­ro­va.

se­gún la can­ci­lle­ría de mos­cú, es “un ac­to de agre­sión sin pre­ce­den­tes”

AP

HU­MO. En el con­su­la­do ru­so en San Fran­cis­co, el vier­nes, an­tes de que fue­ra re­gis­tra­do por el FBI.

AP

CA­JAS. Re­ti­ran do­cu­men­ta­ción tras el re­gis­tro en San Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.