Car­tas de los lec­to­res a PER­FIL

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

PER­FIL agra­de­ce las car­tas de sus lec­to­res y eli­ge pu­bli­car aque­llas cu­yo tex­to no su­pere los mil ca­rac­te­res, ex­cep­to las que jus­ti­fi­quen ma­yor ex­ten­sión por su con­te­ni­do. No ha­brá res­pues­tas in­di­vi­dua­les, sal­vo las re­fe­ri­das a no­tas apa­re­ci­das en es­te dia­rio, que se­rán ana­li­za­das y con­tes­ta­das por el De­fen­sor de los Lec­to­res (ombudsman) en su co­lum­na de los do­min­gos. Las car­tas de­ben lle­gar fir­ma­das con nom­bre, ape­lli­do y di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co, y no se pu­bli­ca­rán aque­llas sus­crip­tas con seu­dó­ni­mos o ini­cia­les y tam­po­co co­mu­ni­ca­dos, ga­ce­ti­llas o –sal­vo ex­cep­cio­nes– car­tas en­via­das a otros me­dios. PER­FIL se re­ser­va el de­re­cho de re­su­mir, re­du­cir o ex­trac­tar el con­te­ni­do. Es­cri­bir a: co­rreo­cen­[email protected]­fil.com. dis­ci­pli­nar ma­gis­tra­dos, pre­sio­nes in­de­bi­das so­bre jue­ces de la Cor­te pa­ra que re­nun­cien y re­pre­sión a los Quom, con víc­ti­mas fa­ta­les, en Cha­co y For­mo­sa, sin ha­blar de que nun­ca los re­ci­bió a pe­sar de años de acam­pe en Pla­za de Ma­yo. Y va­rios et­cé­te­ra más que por la ex­ten­sión de la no­ta no se pue­den enu­me­rar. To­do es­to ve­mos que for­ma par­te del dis­cur­so y ba­ja­da de lí­nea exac­ta de los al­tos man­dos de Uni­dad Ciu­da­da­na. Car­los Os­val­do Tuya car­los­tu­[email protected] que en­tre­gó el man­do pre­si­den­cial al pre­si­den­te Ma­cri en di­ciem­bre de 2015? Sus se­gui­do­res ase­gu­ran que vol­ve­rá en 2019 sal­vo que fue­se de­te­ni­da. La ex pre­si­den­ta siem­pre ga­na y en es­tas PA­SO, sea por uno o un mi­llón de vo­tos, ella ga­nó; si fue por un vo­to, por­que a pe­sar de las tram­pas no pu­die­ron dar­la per­de­do­ra, y si la di­fe­ren­cia hu­bie­se si­do por un mi­llón por­que el pue­blo votó a con­cien­cia. Ella siem­pre ga­na, más allá de los pe­que­ños de­ta­lles. Qui­zás a es­ta si­tua­ción, sea apli­ca­ble la re­cor­da­da frase que uti­li­za­ba en sus dis­cur­sos el pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín: “Un mé­di­co por allí…”. Ale­jan­dro Ol­me­do Zu­ma­rán aol­me­do­zu­ma­ran @gmail.com so­brio, me­su­ra­do, pu­li­das sus ex­pre­sio­nes con ma­du­rez e in­te­li­gen­cia, acre­cen­ta­das por la ex­pe­rien­cia eu­ro­pea. Allá, en Man­ches­ter, don­de fue­ra ído­lo, por trans­gre­dir la tem­po­ra­ria prohi­bi­ción de ma­ne­jo fue es­po­sa­do y tras­la­da­do a una cel­da con re­jas, jun­to a pre­sos co­mu­nes, y con­de­na­do a ar­duos tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios. Pe­ro no se que­ja, por­que la ley, no ad­mi­te ex­cep­cio­nes y es igual pa­ra to­dos. A su sim­pa­tía na­tu­ral, pi­ca­res­ca, su­ma su pre­sen­cia atil­da­da, pul­cra, in­clu­yen­do el arre­glo de un in­ci­si­vo par­ti­do. Ad­mi­ra al pre­si­den­te Ma­cri, su sa­bio con­se­je­ro en los ini­cios in­cier­tos por los ca­mi­nos del fútbol y de la vi­da, a quien guar­da pro­fun­do re­co­no­ci­mien­to. Con­tan­do con es­pon­ta­nei­dad ex­pe­rien­cias y anéc­do­tas en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va, dio una cla­se ma­gis­tral pa­ra pa­dres y ado­les­cen­tes de fi­lo­so­fía de vi­da. La bi­lle­te­ra, tan lle­na co­mo su he­la­de­ra, no lo ma­reó. La hu­mil­dad fue, y si­gue sien­do, su com­pa­ñe­ra de ru­ta. Un digno em­ba­ja­dor. Va­lió es­cu­char­lo. Y lo di­ce un fer­vien­te ri­ver­pla­ten­se co­mo yo. Car­los Bot­tino bot­tino.car­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.