CA­FIE­RO

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

Leí la no­ta de Jor­ge Fontevecchia pu­bli­ca­da el sá­ba­do 26, co­mo lo ha­go siem­pre. Tie­ne un error his­tó­ri­co. Es­cri­be que el pe­ro­nis­mo se man­tu­vo cohe­sio­na­do en 1985, lo que no tie­ne sus­ten­to: en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Ca­fie­ro rom­pió con el PJ y sa­có más vo­tos que la lis­ta ofi­cial, que lle­va­ba a Her­mi­nio Igle­sias de can­di­da­to. Tam­bién Ca­fie­ro for­zó la re­no­va­ción pe­ro­nis­ta rom­pien­do con Vi­cen­te Saa­di, que era el ti­tu­lar del par­ti­do. Fue un enor­me es­fuer­zo emo­cio­nal pa­ra An­to­nio, que creía en la uni­dad co­mo ele­men­to de fuer­za, co­mo se lo ha­bía en­se­ña­do Pe­rón. En ese tiem­po, el pe­ro­nis­mo lo cri­ti­có mu­chí­si­mo. Fue muy du­ro to­do. De­cían co­sas ho­rri­bles de él, co­mo que era so­cial­de­mó­cra­ta, al­go peor que un in­sul­to en el pe­ro­nis­mo. Mu­cho peor que ser trai­dor. No es­ta­ban cla­ros los li­de­raz­gos, ni la con­duc­ción, ni el fu­tu­ro. Pe­ro él to­mó esa de­ci­sión y fue pa­ra ade­lan­te, no sin du­das. El pe­ro­nis­mo pu­do pro­ce­sar el re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y fa­ci­li­tar la lle­ga­da de Me­nem con gran can­ti­dad de di­ri­gen­tes que no eran par­te del “círcu­lo ro­jo” de en­ton­ces, gra­cias a la de­mo­cra­cia in­ter­na que im­pu­so An­to­nio, al­go iné­di­to an­tes y des­pués. A lo que Cristina no se ani­mó. An­to­nio te­nía una ge­ne­ro­si­dad y una vi­sión his­tó­ri­ca de la que Cristina ca­re­ce. Sil­via D. Mer­ca­do smer­ca­[email protected]­fo­bae.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.