El cie­rre, ese enemi­go mal­di­to

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

Bue­na par­te de los lec­to­res sa­ba­ti­nos de PER­FIL ha­brán re­ci­bi­do con sor­pre­sa –y tal vez des­agra­do– la edición de ayer, al no ver re­fle­ja­dos con ma­yor am­pli­tud el desa­rro­llo y cul­mi­na­ción de la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción rea­li­za­da en la Pla­za de Ma­yo pa­ra re­cla­mar la apa­ri­ción con vi­da de San­tia­go Maldonado, de cu­ya des­apa­ri­ción –for­za­da, se­gún la ca­rá­tu­la de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial– se cum­plió un mes el vier­nes 1°.

El cie­rre de la edición –co­mo las de ca­si to­das, tan­to de sá­ba­do co­mo de do­min­go, oper ada a la s 21. 30 – fue la ra­zón por la cual no se lle­gó a in­for­mar con jus­ti­cia so­bre los in­ci­den­tes re­gis­tra­dos en la pla­za y sus al­re­de­do­res cuan­do la gran ma­yo­ría de los ma­ni­fes­tan­tes ya se ha­bía re­ti­ra­do. Pa­ra una par­te de los lec­to­res, hu­bo una bre­ve e i ncom­ple­ta re­fe­ren­cia en la pá­gi­na 6, y pa­ra una pe­que­ña por­ción –que ex­clu­yó a los se­gui­do­res de PER­FIL en provincias y par­te del área me­tro­po­li­ta­na– al­go más am­plio en la pá­gi­na 6.

Es­te ombudsman ya se ha ocu­pa­do de los ries­gos que impl ic a el c ier re del dia­rio cuan­do aún se es­tán desa­rro­llan­do acon­te­ci­mien­tos de im­por­tan­cia. En los vie­jos tiem­pos –cuan­do los por­ta­les de no­ti­cias no ex is­tían – el pro­ble­ma no te­nía so­lu­ción. Hoy, afor­tu­na­da­men­te, los lec­to­res cuen­tan con la ver­sión on­li­ne, Per­fil.com, que per­mi­te ac­tua­li­zar en tiem­po real lo que es­tá su­ce­dien­do en la Ar­gen­ti­na y el res­to del mun­do. No es lo mis­mo, cla­ro: los lec­to­res del for­ma­to pa­pel pen­sa­rán que son víc­ti­mas de un sis­te­ma ope­ra­ti­vo su­pe­ra­do por las cir­cuns­tan­cias.

En la edición de hoy, el tra­ta­mien­to es otro: se re­cu­pe­ra, ana­li­za, ac­tua­li­za e in­ter­pre­ta lo ocu­rri­do en la Pla­za de Ma­yo y sus ale­da­ños, tan­to en lo que hace al con­te­ni­do y ob­je­ti­vo cen­tral de la mo­vi­li­za­ción –en de­fi­ni­ti­va, que se se­pa qué pa­só con Maldonado y cuál fue el rol de las fuer­zas fe­de­ra­les (y de su con­duc­ción po­lí­ti­ca) que in­ter­vi­nie­ron en los sucesos del Sur. Ca­fie­ro. La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Sil­via Mer­ca­do –una de las pro­fe­sio­na­les de es­te ofi­cio con ma­yor co­no­ci­mien­to de los ava­ta­res del pe­ro­nis­mo– en­vió un mail al fun­da­dor de PER FIL y edi­to­ria­lis­ta Jor­ge Fontevecchia, que se re­pro­du­ce en la pá­gi­na an­te­rior con al­gu­nas co­rrec­cio­nes es­ti­lís­ti­cas no cen­tra­les. Mer­ca­do in­di­ca allí que la co­lum­na de con­tra­ta­pa del sá­ba­do 26 con­tie­ne un error his­tó­ri­co al de­cir que el jus­ti­cia­lis­mo es­tu­vo cohe­sio­na­do en 1985, cuan­do en ver­dad hu­bo un quie­bre in­terno im­por­tan­te al rom­per An­to­nio Ca­fie­ro con la con­duc­ción del par­ti­do.

Fontevecchia fue bre­ve al res­pon­der, acep­tan­do el co­men­ta­rio co­mo vá­li­do: “Sí, de­be­ría ha­ber co­lo­ca­do 1989 en lu­gar de 1985. Gra­cias por ser lec­to­ra tan aten­ta”. Co­lum­nis­ta opo­si­tor. En al­gu­nas oca­sio­nes y por ra­zo­nes pun­tua­les, es­te ombudsman ha ex­pre­sa­do que es­tá fue­ra de su cam­po de ac­ción lo edi­ta­do por otras pu­bli­ca­cio­nes de Per­fil y tam­bién en el por­tal Per­fil.com, sal­vo ca­sos en los que és­te re­pro­du­ce tex­tos del dia­rio pa­pel.

Es­ta es una de las ex­cep­cio­nes. Días atrás, la edición on­li­ne pu­bli­có una co­lum­na fir­ma­da por Gre­go­rio A. Ca­ro Fi­gue­roa con el tí­tu­lo “¿Es co­rrec­to afir­mar que Ur­tu­bey ga­nó?”. En la ba­ja­da, se afir­ma­ba que “a pe­sar de que se mues­tra co­mo al­ter­na­ti­va del jus­ti­cia­lis­mo pa­ra las pre­si­den­cia­les de 2019, ob­tu­vo el se­gun­do peor re­sul­ta­do del pe­ro­nis­mo des­de 1946” ( h t t p: // w w w.p e r f i l .c o m / co­lum­nis­tas/es-co­rrec­toa­fir­mar-que-ur­tu­bey-gano. phtml).

¿Cuál es la fa­lla en es­te ca­so? En reali­dad, son dos: por una par­te, no acla­rar –co­mo se­ría óp­ti­mo– quién es el au­tor, por­que só­lo in­di­car su nom­bre al pie de la no­ta no pa­re­ce su­fi­cien­te tra­tán­do­se de un tex­to tan aser­ti­vo; por otra, no in­di­car que quien es­cri­be es un opo­si­tor al go­bierno pro­vin­cial.

Pa­ra in­for­ma­ción de los lec­to­res: Gre­go­rio Ca­ro Fi­gue­roa es pe­rio­dis­ta, his­to­ria­dor y po­lí­ti­co en­cua­dra­do en la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal, uno de los par­ti­dos que se opo­nen al jus­ti­cia­lis­mo sal­te­ño, del cual es prin­ci­pal re­fe­ren­te el go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ur­tu­bey. A los 30 años fue se­cre­ta­rio pri­va­do del go­ber­na­dor Miguel Ra­go­ne (des­ti­tui­do en 1974 por Ma­ría Es­te­la Mar­tí­nez de Pe­rón, que in­ter­vino la pro­vin­cia, y se­cues­tra­do po­co an­tes del gol­pe del 24 de mar­zo de 1976; es el úni­co go­ber­na­dor des­apa­re­ci­do de la his­to­ria ar­gen­ti­na). Ca­ro Fi­gue­roa se exi­lió du­ran­te la dic­ta­du­ra, fue ase­sor en am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so Na­cio­nal y aca­ba de par­ti­ci­par en las PA­SO por una agru­pa­ción del ra­di­ca­lis­mo co­mo pre­can­di­da­to a se­na­dor pro­vin­cial.

Es­te ombudsman su­gie­re a la con­duc­ción de Per­fil.com que –tal co­mo lo hace la ver­sión pa­pel de es­te dia­rio– las fir­mas de sus co­lum­nis­tas con­ten­gan acla­ra­cio­nes acer­ca de su iden­ti­dad y even­tual per­te­nen­cia po­lí­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal, eco­nó­mi­ca o so­cial.

CEDOC PER­FIL

IN­CI­DEN­TES. Par­te de la edición de ayer con co­ber­tu­ra par­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.