La co­rrup­ción K

Perfil (Domingo) - - REPORTAJE -

—No creo que hu­bie­se una ma­triz de co­rrup­ción. No creo en go­bier­nos co­rrup­tos y go­bier­nos ho­nes­tos. Hay fun­cio­na­rios co­rrup­tos en un go­bierno u otro. Es­to va­le pa­ra el go­bierno de Cristina y pa­ra es­te go­bierno de Ma­cri. No ten­go do­ble va­ra. No creo que al­gu­nos ca­sos que ya co­no­ce­mos del go­bierno de Ma­cri lo eti­que­ten co­mo un go­bierno co­rrup­to. No creo que ha­ya que ha­cer de la co­rrup­ción una bandera me­diá­ti­ca mar­ke­ti­ne­ra.

—Us­ted he­re­dó un área que de­pen­día de Jai­me, una de las per­so­nas con más acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción, y al mis­mo tiem­po de De Vido. Más allá de que su ta­rea no era ha­cer jus­ti­cia, lo que en­con­tró ¿no le ge­ne­ró la sos­pe­cha de que hu­bo un por­cen­ta­je al­to de co­rrup­ción?

—No le pue­do dar da­tos so­bre eso. Pri­me­ro, por­que mi aten­ción es­ta­ba fo­ca­li­za­da en re­sol­ver un te­ma muy sen­si­ble, que sig­ni­fi­có la muer­te de 52 per­so­nas y fue el ini­cio de la caí­da de la con­fian­za en el go­bierno de Cristina: la tra­ge­dia de On­ce. Pe­ro no es me­nos cier­to que en el au­to de pro­ce­sa­mien­to del juez Go­ri­ni, que de­tu­vo a Jai­me, e hace men­ción a in­for­ma­ción apor­ta­da por no­so­tros. Y tam­bién de­bo de­cir que ja­más en­con­tré un im­pe­di­men­to por par­te de Cristina pa­ra avan­zar en es­tos cam­bios. Al con­tra­rio. Me de­cía: “Me­te­le, Fla­co”.

—Jai­me, Lá­za­ro Báez, López. Hay una su­ma de he­chos de co­rrup­ción co­mo pa­ra que se pre­gun­ta­ra: bueno, si Cristina de­cía ‘Me­te­le, Fla­co”, ¿to­do eso ve­nía de Nés­tor?

—No, no. Ja­más me pi­die­ron na­da. Al con­tra­rio. Ni Nés­tor, por­que yo no fui mi­nis­tro de él, ni Cristina. Nun­ca.

—Se­ría im­por­tan­te que per­so­nas que fue­ron mi­nis­tros du­ran­te mu­cho tiem­po del go­bierno an­te­rior ten­gan una au­to­crí­ti­ca un po­co más con­tun­den­te res­pec­to de la co­rrup­ción. Por­que us­ted hace au­to­crí­ti­ca de mu­chos te­mas.

—Sí. Pe­ro yo le cuen­to lo que yo creo. Ade­más, na­die an­da gri­tan­do en un go­bierno: “¡Soy co­rrup­to!”. Yo es­ta­ba fo­ca­li­za­do en mi área. En ge­ne­ral de­be ocu­rrir lo mis­mo en el go­bierno de Ma­cri. El mi­nis­tro se de­di­ca a su área y, por un pro­ble­ma de res­pe­to, no opi­na so­bre el área de los de­más.

—Pe­ro cuan­do ve­nían los em­pre­sa­rios a con­tar­le que pa­ga­ban coimas…

—Ja­más un em­pre­sa­rio me vino a con­tar que pa­ga­ba coimas.

—Cuan­do a par­tir de 2003 en “No­ti­cias”, y de 2005 en PER­FIL, veía no­tas con to­do lo que se sa­be hoy, ¿le pa­re­cía que eran fan­ta­sías de la pren­sa?

—Bueno, siem­pre tu­ve una vi­sión, y sé que no es bueno eso, po­co creí­ble so­bre la pren­sa. Cuan­do se em­pie­za a ge­ne­ra­li­zar, pa­re­cie­ra que no se sa­be qué es cier­to y qué no. Nun­ca vi a Lá­za­ro Báez o Cris­tó­bal López en Ca­sa de Go­bierno. No pue­do men­tir. Ja­más vi­nie­ron a ver­me pa­ra pe­dir­me tal o cual obra. Ni tu­vie­ron re­la­ción con­mi­go, ni es­ta­ban en el trans­por­te. No pue­do ha­blar de lo que no sé. Se­ría una es­pe­cu­la­ción y a mí me mo­les­ta cuan­do al­gu­nos que fue­ron par­te del go­bierno ha­blan de la co­rrup­ción que­rien­do sa­car ven­ta­ja. A ver, el ca­so López: a mí me dio mu­cha bron­ca por­que tra­ba­jé 14 ho­ras por día du­ran­te ocho años y un ti­po co­mo ése nos ter­mi­na ha­cien­do un da­ño fe­no­me­nal.

—¿Nun­ca des­con­fió de al­guien co­mo Jo­sé López?

—No te­nía re­la­ción con él. Lo úni­co que po­día vin­cu­lar­nos con el Area de In­fra­es­truc­tu­ra y Pla­ni­fi­ca­ción fue el trans­por­te. Pe­ro cuan­do yo asu­mo ya ha­bían pues­to un se­cre­ta­rio de Trans­por­te, Ale­jan­dro Ramos, una ex­ce­len-

—Más que la vi­sión que uno pue­da te­ner so­bre la pren­sa, la que tie­ne que ac­tuar es la Jus­ti­cia. No hay jus­ti­cia si la Jus­ti­cia no ac­túa rá­pi­da­men­te. El Po­der Ju­di­cial de­be ac­tuar de in­me­dia­to cuan­do sos­pe­cha de co­rrup­ción.

—Us­ted mar­ca que no hay go­bier­nos co­rrup­tos, sino per­so­nas co­rrup­tas. Pe­ro un con­jun­to de per­so­nas le da un ses­go, un gra­do de pa­to­lo­gía a un go­bierno. Los ca­sos ais­la­dos no. Nin­gún go­bierno pue­de es­tar exen­to de te­ner fun­cio­na­rios co­rrup­tos, pe­ro cuan­do se da no só­lo en lo cuan­ti­ta­ti­vo, sino en lo cua­li­ta­ti­vo, cuan­do se da en fun­cio­na­rios tan cer­ca­nos co­mo el nú­me­ro dos del Mi­nis­te­rio de Pla­nea­mien­to, o en el ma­yor con­tra­tis­ta de obra pú­bli­ca de la pro­vin­cia en la que na­ció el pre­si­den­te, ge­ne­ra una sen­sa­ción de que, más allá de las per­so­nas, el sis­te­ma per­mi­tía ese ni­vel de co­rrup­ción. ¿No hay un pun­to a par­tir del cual se pue­de pen­sar que ya no se tra­ta de ca­sos ais­la­dos sino de una es­truc­tu­ra?

—Si uno lo ana­li­za, los ca­sos que apa­re­cen en Ar­gen­ti­na es­tán aso­cia­dos ex­clu­si­va­men­te al Mi­nis­te­rio de In­fra­es­truc­tu­ra y Pla­ni­fi­ca­ción. Don­de hay per­so­nas de­te­ni­das.

—Jai­me y Jo­sé López.

—Los ca­sos de Ri­car­do Jai­me y López, sí. Pe­ro hay que de­jar que las ins­tan­cias ju­di­cia­les con­de­nen o ab­suel­van. Que ha­yan exis­ti­do de­nun­cias vin­cu­la­das a un área no ge­ne­ra­li­za, ni mar­ca una ma­triz de co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da. Es in­jus­to pa­ra los cien­tos de

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

JAI­ME, DE VIDO, BAEZ, CRIS­TO­BAL LO­PEZ Y JO­SE LO­PEZ. “El ca­so de Jo­sé López: a mí me dio mu­cha bron­ca por­que tra­ba­jé 14 ho­ras por día du­ran­te ocho años y un ti­po co­mo ése nos ter­mi­na ha­cien­do un da­ño fe­no­me­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.