Cre­cen los ca­sos de adic­ción al jue­go y ca­da vez más jó­ve­nes pi­den ayu­da

en se du­pli­có el por­cen­ta­je de lu­dó­pa­tas y cam­bió el per­fil de los pa­cien­tes: con­sul­tan tan­to va­ro­nes co­mo mu­je­res y a me­nor edad. De­ba­ten una ley pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad.

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - FLO­REN­CIA BALLARINO

Má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das, ca­rre­ras de ca­ba­llos, bin­gos, pun­to y ban­ca, pó­ker. No jue­gan por di­ver­sión, jue­gan por­que sien­ten eu­fo­ria al apos­tar, y si­guen ha­cién­do­lo pa­ra sen­tir más eu­fo­ria una y otra vez, aun­que los lle­ve a la rui­na eco­nó­mi­ca. Son adic­tos a los jue­go de azar. “La lu­do­pa­tía es un tras­torno men­tal, es­tá re­co­no­ci­do des­de 2013 co­mo una adic­ción com­por­ta­men­tal. Es­to im­pli­ca dos fe­nó­me­nos: to­le­ran­cia y de­pen­den­cia. To­le­ran­cia por­que las per­so­nas re­quie­ren ca­da vez ma­yor es­tí­mu­lo pa­ra ob­te­ner la mis­ma res­pues­ta. Y de­pen­den­cia por­que apa­re­cen sín­to­mas (au­men­to de la ten­sión, irri­ta­bi­li­dad y cam­bios de hu­mor), cuan­do el su­je­to se ale­ja del ob­je­to de con­su­mo”, ex­pli­có Verónica Mo­ra Du­buc, se­cre­ta­ria del ca­pí­tu­lo de jue­go pa­to­ló­gi­co de la Aso­cia­ción de Psi­quia­tras Ar­gen­ti­nos (APSA).

El jue­go com­pul­si­vo es un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca y los es­pe­cia­lis­tas en adic­cio­nes ad­vier­ten que los ca­sos van en au­men­to en la Ar­gen­ti­na por­que cre­ció la can­ti­dad de sa­las de jue­gos en to­do el país y ca­da vez hay más ofer­tas de apues­tas en in­ter­net (ver re­cua­dro).

Un es­tu­dio rea­li­za­do por el ex Ins­ti­tu­to de Jue­gos de Apues­tas por­te­ño (Ijac­ba) en 2010, iden­ti­fi­có un 0,7% de ju­ga­do­res pa­to­ló­gi­cos (16 mil per­so­nas) y un 2,5% de adul­tos con sín­to­mas de jue­go pro­ble­má­ti­co en CA­BA. “Cuan­do re­pe­ti­mos el es­tu­dio en 2015, el va­lor de 0,7% se ele­vó a 1,8%. Mien­tras que el por­cen­ta­je de por­te­ños que apues­ta se man­tu­vo es­ta­ble en el 38%, la can- ti­dad de ju­ga­do­res pa­to­ló­gi­cos cre­ció”, ad­vir­tió Du­buc.

Ade­más, ca­da vez son más los pe­di­dos de ayu­da que lle­gan a la lí­nea gra­tui­ta del Pro­gra­ma de Pre­ven­ción y Asis­ten­cia al Jue­go Com­pul­si­vo de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res (0800-444-4000), don­de se re­ci­be un pro­me­dio de cien lla­ma­das al mes. Tam­bién fue cam­bian­do el per­fil de los pa­cien­tes. “An­tes ha­bía más adul­tos ma­yo­res y a lo lar­go de los años la po­bla­ción fue sien­do más jo­ven. Per­so­nas que, por ejem­plo, em­pie­zan a a ju­gar a los 18 años y ya bus­can ayu-

SIN CON­TROL. Los lu­dó­pa­tas sue­len per­der la no­ción de tiem­po. “Me per­dí”, ad­mi­tió el ex po­li­cía Os­car Al­va­ren­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.