Des­de el calafate, un pla­nea­dor bus­ca rom­per hoy el ré­cord mun­dial de al­ti­tud

Se tra­ta del Per­lan II, un avión sin mo­tor y de di­se­ño ul­tra­so­fis­ti­ca­do. In­ten­ta­rá su­pe­rar los 16 mil me­tros de al­tu­ra. El pro­yec­to in­ter­na­cio­nal reú­ne a cin­cuen­ta es­pe­cia­lis­tas.

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - EN­RI­QUE GARABETYAN

da a los 20”, ex­pli­có Ma­ria­na Liot­ti, in­te­gran­te del Gru­po de Tra­ba­jo de Adic­cio­nes del Hos­pi­tal por­te­ño Teo­do­ro Al­va­rez. Allí en el úl­ti­mo año asis­tie­ron a 130 per­so­nas por de­man­da ex­pon­tá­nea (tur­nos al 46302981) o de­ri­va­dos del Ijac­ba.

Men­ti­ras.

“La per­so­na que em­pie­za a ju­gar, no va a ser un lu­dó­pa­ta in­me­dia­ta­men­te. En el tra­yec­to se tran­si­tan dis­tin­tas fa­ses, em­pie­zan a apa­re­cer si­tua­cio­nes pro­ble­má­ti­cas. Una de ellas es el te­ma de men­tir. Al prin­ci­pio van a ju­gar acom­pa­ña­dos y hay un mo­men­to que em­pie­zan a ir so­los, a ocul­tar que se fue a ju­gar o apos­tar el di­ne­ro que es­ta­ba des­ti­na­do a otra co­sa. Es­to va de­te­rio­ran­do los víncu­los fa­mi­lia­res y la­bo­ra­les”, afir­mó Du­buc.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca en­tre los adic­tos al jue­go es que exis­te cier­ta pér­di­da de la no­ción del tiem­po y la reali­dad. “No lo­gro re­cor­dar en qué mo­men­to me per­dí”, es­cri­bió en Fa­ce­book el ex po­li­cía Os­car Ed­gar­do Al­va­ren­ga lue­go de ser en­con­tra­do en el ca­sino del Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo, tras es­tar des­apa­re­ci­do tres días. “Es­pe­ro en paz y tran­qui­li­dad abor­dar con se­rie­dad mi en­fer­me­dad pa­ra dis­fru­tar de los que quie­ro y me quie­ren”, re­co­no­ció el ase­sor de Cris­tian Ri­ton­do.

Tras el diag­nós­ti­co, el adic­to al jue­go se pue­de re­cu­pe­rar. “El tra­ta­mien­to apun­ta a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, re­cu­pe­rar su la­zos. Es muy im­por­tan­te la red fa­mi­liar del pa­cien­te”, afir­mó Liot­ti. En el Hos­pi­tal Al­va­rez hay un equi­po que in­clu­ye psi­có­lo­gos, psi­quia­tras, asis­ten­tes so­cia­les y te­ra­pis­tas ocu­pa­cio­na­les.

En la Cá­ma­ra de Dipu­tados avan­za un pro­yec­to de ley na­cio­nal pa­ra pre­ve­nir la lu­do­pa­tía que fue im­pul­sa­do por la dipu­tada Ga­brie­la Al­bor­noz (UCR ). El tex­to plan­tea des­de sa­car los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de las sa­las de jue­go has­ta crear un re­gis­tro na­cio­nal de au­to­ex­clu­sión, don­de ca­da per­so­na con pro­ble­mas con el jue­go se pue­da ano­tar vo­lun­ta­ria­men­te por seis me­ses. Es­te ti­po de re­gis­tro exis­te ac­tual­men­te en las provincias de Bue­nos Ai­res y Córdoba, con más de tres mil per­so­nas au­to­ex­clui­das.

más de tres mil per­so­nas se ano­ta­ron en el re­gis­tro de au­to­ex­clu­sión

“Ca­da vez más cer­ca, pe­ro to­da­vía fal­ta. Y el día “D” po­dría ser hoy mis­mo”. Con esa pers­pec­ti­va y áni­mo se le­van­tan ca­da ma­ña­na los in­te­gran­tes del equi­po in­ter­na­cio­nal que, des­de hace tres se­ma­nas, po­nen a pun­to el pla­nea­dor más so­fis­ti­ca­do del mun­do: el Per­lan II. Con ese avión sin mo­tor, y des­de el ae­ró­dro­mo de El Calafate, bus­can que­brar el ré­cord mun­dial de al­ti­tud pa­ra es­ta ca­te­go­ría. Mien­tras, rea­li­zan in­ves­ti­ga­cio­nes at­mos­fé­ri­cas y re­ca­ban da­tos pa­ra el desa­rro­llo de la in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca.

Lo ori­gi­nal es que la mar­ca a su­pe­rar fue es­ta­ble­ci­da hace exac­ta­men­te on­ce años, tam­bién so­bre es­ta ciu­dad pa­ta­gó­ni­ca, en un vue­lo de un pla­nea­dor con­ven­cio­nal, el Per­lan I, que al­can­zó los 15.460 me­tros de al­tu­ra. Lue­go de esa proeza, y con la idea de es­tu­diar me­jor las con­di­cio­nes de vue­lo de la al­ta at­mós­fe­ra e in­ven­tar el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir “su­bien­do”, se fun­dó el “Pro­yec­to Per­lan”.

Hoy sus cin­cuen­ta in­te­gran­tes com­par­ten el en­tu­sias­mo por vo­lar. Por eso acla­ran que na­die co­bra por es­te tra­ba­jo y se fi­nan­cian con do­na­cio­nes. Eso tam­bién ex­pli­ca que, pe­se al frío de sep­tiem­bre en es­te rin­cón cor­di­lle­rano, la mi­sión su­ma lar­gos días de tra­ba­jo de ex­per­tos en in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca y de­ce­nas de des­pe­gues y ate­rri­za­jes de los cua­tro pi­lo­tos. De he­cho, los lo­gros tec­no­ló­gi­cos ya al­can­za­dos les va­lie­ron el apo­yo de Ai­rbus, el ma­yor fa­bri­can­te de avio­nes del mun­do, que in­vi­tó a pe­rio­dis­tas (en­tre ellos PER­FIL) a co­no­cer el pro­yec­to.

El cli­ma apro­pia­do pa­ra lle­gar a gran al­ti­tud, por la com­bi­na­ción de ve­lo­ci­dad y fuer­zas de las co­rrien­tes as­cen­den­tes, se da por un bre­ve lap­so, a fi­nes del in­vierno. Por eso to­do el equi­po del Per­lan po­ne a dia­rio el má­xi­mo es­fuer­zo pa­ra te­ner 25,9 km 15,4 km to­do lis­to en el mo­men­to en que coin­ci­dan las con­di­cio­nes de vien­tos y es­ca­sa nu­bo­si­dad. Al­go que, se­gún los pro­nós­ti­cos, po­dría dar­se hoy mis­mo. No só­lo bus­ca­rán que­brar el ré­cord an­te­rior sino que in­ten­ta­rán se­guir ele­ván­do­se has­ta la al­ti­tud má­xi­ma teó­ri­ca del avión: 27 mil me­tros, prác­ti­ca­men­te el tri­ple de la al­ti­tud a la que via­jan los vuelos co­mer­cia­les.

“En las prue­bas que hi­ci­mos el año pa­sa­do la ma­yor al­ti­tud que lo­gra­mos fue 7.900 me­tros. 10 a 12 km 15 a 35 km 15,5 km 7km Y hace tres se­ma­nas, tras una bue­na ra­cha se ele­vó has­ta los 9.906 me­tros”, le con­tó a PER­FIL Ed War­nock, in­ge­nie­ro aeronáutico, pi­lo­to re­ti­ra­do y di­rec­tor ge­ne­ral del Pro­yec­to. Y agre­gó que pa­ra po­der ba­tir el ré­cord de­ben dar­se con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas par­ti­cu­la­res, con cie­los des­pe­ja­dos de nu­bes y co­rrien­tes ve­lo­ces, que les per­mi­tan apro­ve­char las me­jo­res “on­das de mon­ta­ña”, un ti­po de vien­to as­cen­den­te que só­lo se for­ma en geo­gra­fías cor­di­lle­ra­nas.

Pe­ro pa­ra ba­tir ré­cords las on­das de mon­ta­ña “nor­ma­les” no al­can­zan. Y por eso es­tán en El Calafate. “En po­cas par­tes del pla­ne­ta se for­man on­das de la en­ver­ga­du­ra que per­mi­ta al­can­zar es­ta al­ti­tud. Só­lo en Alaska, Es­can­di­na­via y Nue­va Ze­lan­dia”, ex­pli­có Miguel Itur­men­di, je­fe de in­ge­nie­ros de vue­lo del Per­lan II. “Y en Pa­ta­go­nia es­tán las más po­de­ro­sas de­bi­do a la in­fluen­cia que ge­ne­ra en la ve­lo­ci­dad del vien­to el frío del cer­cano cas­que­te po­lar aus­tral”.

El avión lle­va equi­pa­mien­to pa­ra me­dir el com­por­ta­mien­to y la vi­bra­ción de las alas du­ran­te el vue­lo, en un am­bien­te de ba­jí­si­ma den­si­dad at­mos­fé­ri­ca y a -60°C, lo que obli­ga a que los pi­lo­tos se vis­tan con va­rias ca­pas de ro­pas es­pe­cia­les. “To­do lo que apren­da­mos del Per­lan es in­for­ma­ción que po­drá ser­vir­les a las com­pa­ñías ae­ro­náu­ti­cas”, sos­tu­vo Paul Ere­men­ko, di­rec­tor de Tec­no­lo­gía de Ai­rbus. “Por­que, en el fu­tu­ro, pa­ra po­der eco­no­mi­zar com­bus­ti­ble, las ae­ro­na­ves co­mer­cia­les, bus­ca­rán vo­lar a la ma­yor al­tu­ra po­si­ble”, con­clu­yó el ex­per­to.

Fuen­te: Na­tu­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.