So­bre la edu­ca­ción re­li­gio­sa en Sal­ta

Perfil (Domingo) - - IDEAS - EZE­QUIEL SPECTOR*

Pue­de una pro­vin­cia es­ta­ble­cer la edu­ca­ción re­li­gio­sa en sus es­cue­las pú­bli­cas pri­ma­rias? Ac­tual­men­te, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción tie­ne pen­dien­te un pro­nun­cia­mien­to so­bre es­ta cues­tión. El ca­so tra­ta de un amparo co­lec­ti­vo ini­cia­do por la Aso­cia­ción por los De­re­chos Ci­vi­les (ADC) y un gru­po de ma­dres de alum­nos sal­te­ños, con­tra el Es­ta­do pro­vin­cial, con el ob­je­to de que se de­cla­re la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las nor­mas lo­ca­les que dis­po­nen que la en­se­ñan­za re­li­gio­sa in­te­gre el plan de es­tu­dios y se im­par­ta den­tro del horario de cla­se.

El ar­gu­men­to es que es­tas nor­mas vio­lan la li­ber­tad re­li­gio­sa de aque­llas fa­mi­lias que no pro­fe­san la re­li­gión ca­tó­li­ca, que es la que ge­ne­ral­men­te se im­par­te en los co­le­gios pú­bli­cos. Tal de­re­cho in­di­vi­dual se en­cuen­tra re­co­no­ci­do por la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal y por tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos. Los de­man­dan­tes cuen­tan que la car­ga ho­ra­ria de edu­ca­ción re­li­gio­sa lle­gó a ser de un mí­ni­mo de dos ho­ras por se­ma­na, y que aque­llos alum­nos que se nie­gan tie­nen que re­ti­rar­se del au­la, sin te­ner una ac­ti­vi­dad al­ter­na­ti­va que rea­li­zar. Si bien la ma­te­ria no es es­tric­ta­men­te obli­ga­to­ria, en el sen­ti­do de que no hay san­cio­nes for­ma­les por ne­gar­se a cur­sar­la, sí crea una pre­sión so­cial ha­cia esos me­no­res, al trans­mi­tir­les el men­sa­je de que es­tán en fal­ta. Por otra par­te, da lu­gar a si­tua­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción. El di­rec­tor de la Aso­cia­ción por los De­re­chos Ci- vi­les ex­pli­ca que, por ejem­plo, al­gu­nos co­le­gios em­pe­za­ron a acla­rar en los bo­le­ti­nes si el me­nor era o no ca­tó­li­co, y que in­clu­so a una niña no le die­ron el pre­mio de aban­de­ra­da por cons­tar en su bo­le­tín que no pro­fe­sa­ba tal re­li­gión.

A los efec­tos de abor­dar es­te te­ma, es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir en­tre dos for­mas en las cua­les el Es­ta­do pue­de vul­ne­rar la li­ber­tad re­li­gio­sa de sus ciu­da­da­nos. La pri­me­ra es la mo­da­li­dad di­rec­ta, con un sis­te­ma de san­cio­nes ju­rí­di­cas ex­plí­ci­tas. Es de es­pe­rar que la edu­ca­ción re­li­gio­sa en Sal­ta se fi­nan­cie con fon­dos es­ta­ta­les, que pa­gan los ciu­da­da­nos obli­ga­to­ria­men­te, in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión que pro­fe­sen. Y sa­be­mos que hay san­cio­nes ju­rí­di­cas por eva­sión fis­cal. Por lo tan­to, la mo­da­li­dad coer­ci­ti­va es­tá pre­sen­te en es­te ca­so. No es, por su­pues­to, la si­tua­ción más gra­ve que po­da­mos ima­gi­nar, si con­si­de­ra­mos las du­ras pe­nas que hay en paí­ses co­mo Ara­bia Sau­di­ta o Irán por apar­tar­se del plan de vi­da que quie­ren im­po­ner esos go­bier­nos. Pe­ro es cier­ta­men­te un te­ma que de­be­ría re­vi­sar­se.

La se­gun­da mo­da­li­dad, que es la que aquí me in­tere­sa re­sal­tar, es la in­di­rec­ta. Bá­si­ca­men­te, cuan­do se tra­ta de ni­ños, el Es­ta­do no ne­ce­si­ta ape­lar a la coer­ción fí­si­ca con su me­ca­nis­mo de san­cio­nes ju­rí­di­cas ex­plí­ci­tas. Pue­de vul­ne­rar la li­ber­tad re­li­gio­sa por me­dios in­for­ma­les, co­mo in­vi­tar a un alumno a re­ti­rar­se del au­la y de­jar­lo sin na­da que ha­cer, mien­tras a la gran ma­yo­ría se le im­par­te edu­ca­ción re­li­gio­sa; o ne­gar­le ser aban­de­ra­do por no pro­fe­sar un de­ter­mi­na­do cul­to. Que no ha­ya san­cio­nes le­gal­men­te es­ta­ble­ci­das por ne­gar­se a cur­sar una ma­te­ria de re­li­gión no di­ce ca­si na­da acer­ca de si esa nor­ma­ti­va es cons­ti­tu­cio­nal. El es­pe­cial tra­to que las di­fe­ren­tes con­ven­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos dan a los ni­ños con­tem­pla pre­ci­sa­men­te el he­cho de que su si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad es mu­cho ma­yor que la de adul­tos res­pon­sa­bles. La con­se­cuen­cia es que hay una se­rie de ma­ne­ras in­for­ma­les de vio­len­tar sus de­re­chos, que pa­san prin­ci­pal­men­te por la pre­sión so­cial que un es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo pue­de ejer­cer so­bre ellos, sin si­quie­ra apli­car las san­cio­nes ju­rí­di­cas que ge­ne­ral­men­te nos preo­cu­pan a los adul­tos.

Es­tas con­si­de­ra­cio­nes pue­den ser el pun­to de par­ti­da pa­ra una dis­cu­sión más ge­ne­ral so­bre si el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ac­tual real­men­te hon­ra el ideal de ciu­da­da­nos li­bres, o si por el con­tra­rio es ho­ra de pen­sar en for­mas al­ter­na­ti­vas. *Pro­fe­sor, Es­cue­la de De­re­cho, UTDT.

CEDOC PER­FIL

LLA­MA­DO. A una de las mar­chas en apo­yo a la en­se­ñan­za de re­li­gión en las es­cue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.