¿Por qué nos opo­ne­mos?

Perfil (Domingo) - - IDEAS - TORCUATO SOZIO*

Sal­ta tie­ne una Cons­ti­tu­ción que per­mi­te la edu­ca­ción re­li­gio­sa. La Ley de edu­ca­ción di­ce que ella de­be ser obli­ga­to­ria. Dis­tin­tas re­so­lu­cio­nes adop­ta­das por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de esa pro­vin­cia, a lo lar­go de es­te plei­to, agra­va­ron aún más la si­tua­ción. Y la prác­ti­ca, en ca­da uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos, ce­rró el círcu­lo: re­zo dia­rio, cru­ci­fi­jos en las au­las, in­di­ca­ción de la re­li­gión que pro­fe­san los alum­nos en sus bo­le­ti­nes, nin­gu­na ac­ti­vi­dad pa­ra aque­llos que de­ci­dan no per­ma­ne­cer en esa cla­se obli­ga­to­ria y asis­ten­cia a to­das las conmemoraciones re­li­gio­sas, co­mo fue pro­ba­do en nues­tro ex­pe­dien­te ju­di­cial y con­va­li­da­do por las dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes que efec­tua­ron los ami­gos del tri­bu­nal en las au­dien­cias de es­te mes. Es de­cir, se co­lo­có a la re­li­gión (que, co­mo sa­be­mos, en la prác­ti­ca es la ca­tó­li­ca) al ni­vel de ma­te­má­ti­ca, his­to­ria o geo­gra­fía, por men­cio­nar al­gu­nas ma­te­rias de la cu­rrí­cu­la co­mún de to­do el país.

¿Qué ar­gu­men­ta Sal­ta? Que la trans­fe­ren­cia de los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, pro­du­ci­da una par­te en la eta­pa mi­li­tar del 76 al 83, y otra du­ran­te el go­bierno del ex pre­si­den­te Me­nem, le da fa­cul­ta­des a esa pro­vin­cia pa­ra de­fi­nir su plan de es­tu­dios. Con ese cri­te­rio, no se­ría vá­li­da pa­ra Sal­ta la Ley na­cio­nal de edu­ca­ción que, pre­vé un sis­te­ma co­mún pa­ra el país. De otro mo­do, ¿po­dría una pro­vin­cia sa­car de su en­se­ñan­za obli­ga­to­ria la ma­te­má­ti­ca o la his­to­ria? En el ca­so que ana­li­za­mos, na­da obs­ta­ría acen­tuar el es­tu­dio de Güe­mes o tra­tar as­pec­tos par­ti­cu­la­res de su her­mo­sa geo­gra­fía. Pe­ro no más. Es­te ar­gu­men­to co­lo­ca­ría al mar­co le­gal sal­te­ño por so­bre las le­yes na­cio­na­les y de la pro­pia Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, con lo que Sal­ta pre­ten­de­ría ac­tuar co­mo un país y no co­mo una pro­vin­cia de la Ar­gen­ti­na.

Pe­ro nues­tro plei­to, re­cha­za­do en to­das las ins­tan­cias sal­te­ñas, pro­bó que, ade­más, la apli­ca­ción de esas nor­mas lo­ca­les dis­cri­mi­na y es­tig­ma­ti­za a quie­nes no son re­li­gio­sos y, en la prác­ti­ca, tam­bién a quie­nes no son ca­tó­li­cos. Ya vi­mos an­tes las con­duc­tas que se im­po­nen en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos.

En es­te con­tex­to com­ple­jo y pro­ble- má­ti­co, pa­dres y ma­dres de ni­ños y ni­ñas no ca­tó­li­cos jun­to a la Aso­cia­ción por los De­re­chos Ci­vi­les (ADC) han rea­li­za­do un re­cla­mo en se­de ju­di­cial pun­tua­li­zan­do es­tas vio­la­cio­nes de de­re­chos y pro­po­nien­do dis­tin­tos re­me­dios que per­mi­tan que ce­se es­ta si­tua­ción de en­se­ñan­za re­li­gio­sa coer­ci­ti­va.

La Aso­cia­ción y los de­más de­man­dan­tes se ba­sa­ron en que el Es­ta­do de­be per­ma­ne­cer en una po­si­ción de neu­tra­li­dad re­li­gio­sa pa­ra no con­tra­riar los prin­ci­pios del res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos ya men­cio­na­dos. La en­se­ñan­za de cual­quier re­li­gión, y en par­ti­cu­lar la re­li­gión ca­tó­li­ca, co­mo ocu­rre en Sal­ta, vio­la­rían el prin­ci­pio esen­cial de li­ber­tad de pen­sa­mien­to que sos­tie­ne la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les.

Tam­po­co es ad­mi­si­ble, co­mo ha sos­te­ni­do el ex mi­nis­tro de Edu­ca­ción de la Na­ción, Lic. Esteban Bull­rich, que se im­par­ta edu­ca­ción re­li­gio­sa se­gún el cre­do de los asis­ten­tes a ca­da es­cue­la, por im­prac­ti­ca­ble e in­cons­ti­tu­cio­nal.

Mu­chos se pre­gun­tan por qué ocu­rre una si­tua­ción que atra­sa 150 años el de­ba­te so­cial ar­gen­tino. La res­pues­ta es sen­ci­lla: en el país, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te en el Norte, la Igle­sia Ca­tó­li­ca es un enor­me fac­tor de po­der.

Las au­to­ri­da­des, e in­clu­so el go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, ar­gu­men­tan que su pro­vin­cia es pre­do­mi­nan­te­men­te ca­tó­li­ca. Hay que re­cor­dar que son las ins­ti­tu­cio­nes y no los nú­me­ros los que sos­tie­nen los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos co­mo el nues­tro. ¿Aca­so Sal­ta no for­mó par­te de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te? ¿Aca­so Sal­ta no se en­cuen­tra re­pre­sen­ta­da en el Con­gre­so Na­cio­nal? ¿Pen­sa­mos que las mi­no­rías que ha­bi­tan en esa pro­vin­cia se sen­ti­rán aco­gi­das por una es­cue­la de ges­tión pú­bli­ca con en­se­ñan­za obli­ga­to­ria re­li­gio­sa uni­di­rec­cio­nal?

Un vie­jo di­cho in­di­ca que el pen­sa­mien­to es co­mo el pa­ra­caí­das: só­lo fun­cio­na si se abre. Y aquí es­ta­mos dis­cu­tien­do si li­be­rar­lo o atra­par­lo. Oja­lá la Cor­te Su­pre­ma com­par­ta nues­tro plan­teo. *Di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción por los De­re­chos Ci­vi­les (ADC).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.