Som­bras na­da más

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SERGIO SI­NAY*

En un en­sa­yo que es­cri­bió ha­cia 1917, Carl Jung (18751961), pa­dre de la psi­co­lo­gía ana­lí­ti­ca, pre­sen­tó su idea de la Som­bra co­mo el rin­cón os­cu­ro de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. La de­fi­nía co­mo “la su­ma de nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas des­agra­da­bles que desea­ría­mos ocul­tar, las fun­cio­nes in­su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das en no­so­tros y el con­te­ni­do del in­cons­cien­te per­so­nal”. To­dos te­ne­mos nues­tra Som­bra y ocul­ta­mos en ella lo que ne­ga­mos y re­cha­za­mos de no­so­tros. Pe­ro lo re­cha­za­do si­gue exis­tien­do y per­tur­ba. De­be sa­lir por al­gún la­do. Así es co­mo se lo ad­ju­di­ca­mos a otro (u otros). Per­ci­bi­mos, de­nun­cia­mos y has­ta odia­mos en otros lo mis­mo que ne­ga­mos en no­so­tros. Y a me­nu­do, si no lo tie­nen, se lo in­ven­ta­mos. Los to­ma­mos co­mo un lien­zo blan­co, se­gún de­fi­ne el fi­ló­so­fo Sam Keen, pa­ra crear el ros­tro de un enemi­go, sin ad­ver­tir que, es un es­pe­jo.

Des­de aquel en­sa­yo en ade­lan­te mu­cho se es­tu­dió y pro­fun­di­zó acer­ca de es­ta ins­pi­ra­da des­crip­ción, y se lo si­gue ha­cien­do. El pro­pio Jung en su mo­men­to, y mu­chos de sus dis­cí­pu­los y con­ti­nua­do­res des­pués, es­tu­dia­ron có­mo se ma­ni­fies­ta la Som­bra en la pa­re­ja, en el tra­ba­jo, en la fa­mi­lia, in­clu­so en el ar­te. El si­glo XX, más lo que va del XXI, re­sul­tó un cam­po fér­til pa­ra la ob­ser­va­ción de la Som­bra en la po­lí­ti­ca, así co­mo la Som­bra co­lec­ti­va. El na­zis­mo fue aca­so la más te­ne­bro­sa ex­pre­sión de es­ta última, echa­da so­bre los ju­díos. Pe­ro aso­mó tam­bién en el fas­cis­mo, en nu­me­ro­sos po­pu­lis­mos y dic­ta­du­ras aquí y allá, se vuel­ve a ver en las reac­cio­nes xe­nó­fo­bas an­te los re­fu­gia­dos, ex­tien­de su os­cu­ri­dad ba­jo la for­ma de is­la­mo­fo­bia y arro­ja co­ti­dia­nos y mi­se­ra­bles ex­cre­men­tos de co­bar­día en las re­des so­cia­les y en nu­me­ro­sos fo­ros en los cua­les es fá­cil ad­ver­tir que las atro­ci­da­des que se dis­pa­ran des­de el ano­ni­ma­to des­cri­ben más a quie­nes las pro­nun­cian que a los des­ti­na­ta­rios de las dia­tri­bas.

Ja­mes Ho­llis, ana­lis­ta que di­ri­ge el Jung Edu­ca­tio­nal Cen­ter, de Hous­ton, es­tu­dia el as­pec­to po­lí­ti­co y co­lec­ti­vo de la Som­bra en Tus zo­nas os­cu­ras (Kai­rós). Re­cuer­da allí a Ed­mund Bur­ke, pa­dre del liberalismo bri­tá­ni­co en el si­glo XVIII, se­gún quien to­do lo que se ne­ce­si­ta pa­ra que el mal triun­fe es que las bue­nas per­so­nas callen. Ho­llis se pre­gun­ta por qué “los bue­nos” no só­lo ca­llan sino que mi­ran ha­cia otro la­do o has­ta co­la­bo­ran en te­rri­bles epi­so­dios de la his­to­ria y del pre­sen­te. Su res­pues­ta es que lo ha­cen por­que lí­de­res ca­ris­má­ti­cos, opor­tu­nis­tas, am­bi­cio­sos, in­mo­ra­les y a ve­ces des­qui­cia­dos sa­ben es­ti­mu­lar la Som­bra y ac­ti­var las par­tes en­fer­mas de quie­nes, en otras cir­cuns­tan­cias, se mues­tran sa­nos y nor­ma­les. Y por­que es­tas per­so­nas, trans­for­ma­das en ma­sas (o en “gen­te”, “mi­li­tan­cia”, et­cé­te­ra) e ig­no­ran­tes de su pro­pia Som­bra, se creen uni­di­men­sio­na­les, só­lo ho­nes­tos, sin­ce­ros, so­li­da­rios, tra­ba­ja­do­res, et­cé­te­ra. Pu­ra luz.

Co­mo es­pe­sos nu­ba­rro­nes en un ho­ri­zon­te cer­cano, la Som­bra co­lec­ti­va (na­ci­da de la su­ma de las Som­bras in­di­vi­dua­les) es­tá siem­pre pre­sen­te. Se ne­ce­si­ta re­co­no­cer­la y traer­la a la luz de la con­cien­cia pa­ra ver lo que hay en ella y, aun­que ate­mo­ri­ce, tra­ba­jar en ese con­te­ni­do pa­ra sa­near­lo y no pro­yec­tar­lo. Los que pri­me­ro de­ben anoti­ciar­se de ello, y no ol­vi­dar­lo nun­ca, son quie­nes des­de la po­lí­ti­ca y des­de los go­bier­nos plan­tean trans­for­mar la so­cie­dad. Y lue­go quie­nes co­mo ciu­da­da­nos co­mu­nes as­pi­ran a vi­vir en un país me­jor. Por­que unos y otros tie­nen su Som­bra. Co­mo ocu­rre con la som­bra fí­si­ca que pro­yec­tan cuer­pos y ob­je­tos, és­ta no se pue­de eli­mi­nar. Si hay luz, hay som­bra. Cuan­do ca­da quien ig­no­ra la pro­pia y la pro­yec­ta so­bre otro se pro­du­cen grie­tas abis­ma­les. Ocu­rre así que quie­nes pro­cla­man el cam­bio se va­len de las mis­mas tri­qui­ñue­las me­diá­ti­cas y ar­ti­ma­ñas seu­do­le­ga­les que de­nun­cia­ban en sus ad­ver­sa­rios. O, del otro la­do, ha­blan de Jus­ti­cia quie­nes la bas­tar­dea­ron, de­nun­cian frau­des los frau­du­len­tos, se di­cen ro­ba­dos los la­dro­nes, de­nun­cian po­bre­za quie­nes la ne­ga­ron. Y se ven ma­ni­fes­ta­cio­nes de en­ca­pu­cha­dos (¡na­da me­nos!) lla­man­do dic­ta­du­ra a un go­bierno le­gal. Cuan­do to­das las Som­bras emer­gen al uní­sono, só­lo hay os­cu­ri­dad. *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

CEDOC PER­FIL

CARL JUNG. De­fi­ne la som­bra co­mo el rin­cón os­cu­ro de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.