Si es­to es un hom­bre

Perfil (Domingo) - - IDEAS - GUI­DO CROXATTO*

En su li­bro Si es­to es un hom­bre, Primo Le­vi afir­ma que si al pri­mer chis­te de ju­díos los ale­ma­nes hu­bie­ran reac­cio­na­do crí­ti­ca­men­te, el Ho­lo­caus­to po­dría ha­ber no su­ce­di­do. Pe­ro los hom­bres ca­lla­ron. Los chis­tes se pro­pa­ga­ban por las ca­lles, las au­las, las fa­mi­lias. El chis­te dio lu­gar a un pre­jui­cio ex­ten­di­do que se con­vir­tió en ma­sa­cre. Fal­tó reac­ción a tiem­po. Fal­tó gen­te no dis­pues­ta a “de­jar pa­sar” el te­ma. Le­vi nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar así so­bre la im­por­tan­cia de las reac­cio­nes rá­pi­das (so­bre to­do des­de las co­mu­ni­da­des aca­dé­mi­cas y la cul­tu­ra) an­te sucesos que pue­den des­en­ca­de­nar crí­me­nes y su­fri­mien­to.

El ca­so Maldonado es un buen es­pe­jo crí­ti­co pa­ra re­pen­sar la lec­ción pe­da­gó­gi­ca de Primo Le­vi. A no “de­jar pa­sar” el te­ma co­mo si fue­ra un ca­so “más” de la reali­dad la­ce­ran­te a la que nos “ha­bi­tua­mos” los ar­gen­ti­nos. Nor­ma­li­zar la des­apa­ri­ción de una per­so­na en una pro­tes­ta po­lí­ti­ca es un he­cho que so­ca­va el sen­ti­do de una cul­tu­ra. El rol de los maes­tros, co­mo re­cuer­da Cortázar, es en­se­ñar a pen­sar y so­bre to­do, a per­ma­ne­cer des­pier­tos an­te he­chos inusi­ta­da­men­te gra­ves, co­mo la des­apa­ri­ción de Maldonado.

El gre­mio Cte­ra (que afir­mó que el Go­bierno “te­me el de­ba­te en las au­las”) pro­pu­so, con oca­sión del Día In­ter­na­cio­nal del Des­apa­re­ci­do, re­fle­xio­nar en torno del gra­ví­si­mo ca­so de la des­apa­ri­ción for­za­da de San­tia­go Maldonado, des­apa­re­ci­do lue­go de par­ti­ci­par de una pro­tes­ta ma­pu­che en el Sur. Es­to no pa­re­ce un ex­ce­so de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, al con­tra­rio: sig­ni­fi­ca no ais­lar las au­las de lo que su­ce­de en la reali­dad so­cial y cul­tu­ral ar­gen­ti­na, ais­la­mien­to que de­gra­da el ni­vel de con­cien­cia so­cial así co­mo el sen­ti­do de dis­ci­pli­nas co­mo ins­truc­ción cí­vi­ca. La des­apa­ri­ción de una per­so­na lue­go de una pro­tes­ta es un he­cho de má­xi­ma gra­ve­dad ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­ca y no es­tá mal que la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va re­fle­xio­ne so­bre el mis­mo, to­man­do un pa­pel ac­ti­vo, ge­ne­ran­do, en el Día In­ter­na­cio­nal del Des­apa­re­ci­do, con­cien­cia crí­ti­ca en­tre do­cen­tes y es­tu­dian­tes, aun­que es­to in­co­mo­de –y es sano que así sea, el rol de la edu­ca­ción es ser crí­ti­ca, ge­ne­ran­do pen­sa­mien­to crí­ti­co– al Go­bierno.

Du­ran­te la dic­ta­du­ra se ex­ten­die­ron los pac­tos de si­len­cio an­te ca­da ca­so de des­apa­ri­ción. El “de eso no se ha­bla” se hi­zo tan cé­le­bre co­mo el “ni es­tá ni no es­tá” de la Jun­ta Mi­li­tar. El Go­bierno es el má­xi­mo res­pon­sa­ble de en­con­trar con vi­da a San­tia­go Maldonado. No es­tá mal que la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va in­te­gre re­gu­lar­men­te en las au­las los de­ba­tes cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos que su­ce­den fue­ra de ellas. Es la úni­ca for­ma de pre­pa­rar crí­ti­ca­men­te a los es­tu­dian­tes pa­ra que ejer­zan sus de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos. En lu­gar de cues­tio­nar a los do­cen­tes (pre­ten­di­da­men­te “po­li­ti­za­dos”, siem­pre que un do­cen­te ejer­ce su sen­ti­do crí­ti­co se lo aso­cia con la “po­lí­ti­ca”, co­mo si la de­mo­cra­cia no fue­ra el reino pleno de la vi­da po­lí­ti­ca; el des­me­re­ci­mien­to del tér­mino “po­lí­ti­ca” así co­mo la de­nun­cia de “po­li­ti­za­ción” es, pre­ci­sa­men­te, una he­ren­cia se­mióti­ca y se­mán­ti­ca del Pro­ce­so, que el Go­bierno re­pli­ca en sus dis­cur­sos sin ad­ver­tir­lo, cuan­do cues­tio­na la “ideo­lo­gía”, la “po­li­ti­za­ción”, o el “pen­sa­mien­to crí­ti­co”, etc.) que in­te­gran, en el Día In­ter­na­cio­nal del Des­apa­re­ci­do, el ca­so de San­tia­go Maldonado, pa­ra pen­sar en con­jun­to con sus alum­nos y fa­mi­lias tan trá­gi­co su­ce­so, el Go­bierno de­be­ría cen­trar su aten­ción en la bús­que­da de la per­so­na des­apa­re­ci­da, lo cual con­fi­gu­ra su má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad. El pro­ble­ma no es que los do­cen­tes ar­gen­ti­nos ha­blen en las au­las de San­tia­go Maldonado mien­tras en­se­ñan los ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción. El pro­ble­ma se­ría, re­me­mo­ran­do el con­se­jo de Primo Le­vi, exac­ta­men­te lo con­tra­rio: que no lo hi­cie­ran. Que de­ja­ran pa­sar el te­ma, co­mo si na­da, nor­ma­li­zan­do una des­apa­ri­ción en el mar­co de una pro­tes­ta. La reac­ción do­cen­te de­be ce­le­brar­se, no cues­tio­nar­se. Me­nos en una de­mo­cra­cia. Ha­blar de Maldonado no es “po­li­ti­zar” su des­apa­ri­ción. Ne­gar­la es “po­li­ti­zar”. *Co­ni­cet-Max Planck. CELS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.